Secciones
Policiales

Pidieron la detención de los entrenadores acusados abuso sexual a jugadoras menores

Omar Giménez, ex entrenador de la categoría sub 16 de Argentino de Quilmes, y su hijo, Diego Giménez, siguen prófugos.

Omar Giménez, de 58 años y entrenador de la categoría sub 16 del Club Atlético Argentino de Quilmes, y su hijo, Diego Giménez, de 28 y de la sub 14, siguen prófugos, luego de ser denunciados por acosar y abusar sexualmente a un grupo de jugadoras de fútbol del club de tan solo 13 años. De acuerdo a la denuncia, las adolescentes recibían mensajes subidos de tono, insinuaciones, fotos y videos de los genitales de sus entrenadores. 

En varios de los chats que están en poder de la justicia se puede leer como Omar le decía a una de las víctimas que precisaba “ir a tomar una ducha” o que “estaba más buena que comer dulce de leche con cuchara”. Además, le respondía a fotos publicadas con “sos re linda” y “la próxima, foto con el entrenador”.  A raíz de una primera denuncia, se detectaron más de 10 presuntos casos de nenas que sufrían de este tipo de situaciones.

Entre ellas, una madres que denunció que su hija, además de ser acosada, fue abusada sexualmente luego de un entrenamiento. Según informó Infobae, una de ellas contó que Diego también es peluquero y que la semana pasada, estuvo en el barrio donde vive la víctima, en la zona del río, haciéndole trencitas a todas las nenas de la zona. La madre de la chica narró que, como se hizo tarde, le permitió al DT que se quedará a dormir, ya que lo conocían desde hacía algunos años. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El hijo de Omar aprovechó la noche para ingresar a la habitación de la menor y abusarla sexualmente. La nena pudo contarlo recién cuando el escándalo por los chats se había hecho público. El caso quedó en manos del fiscal Daniel Ichazo, quien en principio los imputó por el delito de grooming y en las últimas horas, el juez firmó el pedido de detención contra ambos basándose en los testimonios de las víctimas y en las capturas de los chats que evidencian una situación de acoso grave.

 

Al mismo tiempo, una joven de 21 años también denunció que cuando tenía 11 años fue abusada por Diego. La mujer dijo que, durante muchos años, él fue su cuñado, ya que el menor de los sospechosos estaba en pareja con su hermana. Según relató, el acusado se quedaba a dormir en la casa familiar y aprovechaba la madrugada para entrar en su habitación para abusarla. 

El Club Atlético Argentino de Quilmes, que milita en la Primera B Metropolitana, fue el primero en denunciar y hacer públicos los nombres de los entrenadores de la Sub-16 y Sub-14 del fútbol femenino. La institución lo hizo a través de su cuenta de Twitter: "Hemos realizado las acciones correspondientes, acompañando a las damnificadas a realizar la denuncia correspondiente y nos pusimos a disposición de las familias para afrontar este duro momento".

Además, las autoridades del club expulsaron a Omar y Diego Giménez con "entrada prohibida" al club. "Estoy muy sorprendido, asqueado con estas calañas que nos tocaron, lamentablemente. Trabajaban en el club hace un mes y medio. Tristemente fuimos todos engañados porque vinieron con un proyecto a simple vista muy lindo, tenían un perfil social que era conocido en la zona (trabajaban en villas de emergencia, hacían ollas populares y también estaban con el fútbol femenino allí). Nos contaron que su idea era sacar a las nenas de la calle, traerlas al club para también fortalecer las inferiores y nos pareció muy bueno", sostuvo el presidente del club, Roberto Romero.

 

Y agregó: "Pero nunca nos imaginamos que nos íbamos a encontrar con estas aberraciones. El jueves (10 de marzo) a la noche me llamó el coordinador del fútbol femenino diciéndome que una de las chicas le manifestó que esta persona le mandaba mensajes de acoso, fuera de lugar y que no le contó nada a los padres porque tiene miedo y no sabe qué hacer. Le dije que inmediatamente se comunique con los padres y que había que hacer la denuncia. El coordinador se comunicó con la madre y al día siguiente fueron los tres a hacer la denuncia a la comisaría de la Mujer. Ahí mismo como institución quisimos constituirnos como denunciantes, pero no nos tomaron la denuncia".

Según explicó, las autoridades le dijeron que "con la denuncia de la familia alcanzaba". "Cosa que después no pasó porque mandé una denuncia a la fiscalía porque queremos presentarnos como querellantes contra esta gente. En el club no pasaba nada, pero pasaba todo después. Nosotros no teníamos ningún tipo de conocimiento hasta que saltó esto. Tuvimos una reunión con todos los padres para escucharlos y para hablar de lo ocurrido y dos chicas nos manifestaron que a ellas también les habían intentado mandar mensajes pero nunca le respondieron", reveló el presidente en diálogo con la Red y aclaró que los acosadores desaparecieron: "Intentamos llamarlos y tienen los teléfonos directamente apagados, ni les llegan los mensajes".

Romero explicó además que se trataban de "mensajes a toda hora", donde le decía que era la mejor y otros desubicados dichos, entre otras cosas, haciendo alusión a su ropa y a su cuerpo. "Lamentablemente, el fútbol femenino es semiprofesional solo en la A; el resto, todo amateur. Por lo que es muy difícil -por la situación económica- llegar a hacer todo lo que correspondería. Uno siempre trata de hacer lo mejor. A la nena le dije 'te felicito porque fuiste muy valiente'. Hay que inculcar que se hable, que se cuente, porque de estas basuras hay en todos lados. Estar atentos a poder denunciarlos. Ojalá esto sirva", cerró. 

Omar y Diego Giménez actualmente siguen prófugos de la justicia. Sin ir más lejos, a penas se dio a conocer la denuncia, padre e hijo desaparecieron sin dejar rastro. "Fueron a hacerle un escrache a la casa y ya no estaban", contó el presidente de Argentino de Quilmes.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!