Secciones
Policiales

Quedó grabada: su hijo de 5 años no se quiso bañar, le pegó con un fierro y lo dejó internado

La madre fue denunciada por su propia hermana y ahora fue condenada a un año de prisión.

Hace pocas horas, una mujer fue condenada a un año de prisión después de golpear a su pequeño hijo de cinco años. El hecho ocurrió en un barrio de la ciudad de Tartagal, en la provincia de Salta. La madre le pegó al chiquito con un fierro. Tras el maltrato infantil, la hermana de la atacante y varios vecinos la denunciaron en la Policía provincial.

 

Tras el hecho, la mujer quedó detenida. Además de los relatos de varios testigos, incluida la propia hermana de la mujer de 21 años, sumaron un video del momento en el castigó a fierrazos al nene. El nombre de la denunciada es Nadia Marlene Gallardo y tiene 21 años. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según la causa judicial, la paliza al nene de cinco años ocurrió el 3 de agosto de 2021. Aquella tarde, la mujer bañaba al pequeño en su propiedad cuando el chiquito hizo una travesura. Como no se quería bañar, se escapó corriendo, desnudo por toda la casa. 

 

Fuera de sí, la mujer lo corrió, lo encerró en una habitación, agarró un fierro del patio y le pegó muchas veces. El menor gritó hasta que en un momento, cayó desvanecido. Tenía heridas por todo su cuerpo. Los vecinos llamaron a la Policía al escuchar lo que había sucedido. 

 

Cuando los efectivos de la Policía de Salta llegaron al lugar, no podía creer lo que veían. El menor debió ser internado de urgencia en un centro asistencia de la zona y pudo recuperarse de a poco. En tanto, el Juzgado de Familia y de Género debió sacarle la tenencia a la mujer y dársela a una familiar. 

 

Fue la hermana de Gallardo quien siguió adelante con la denuncia contra la violenta, quien quedó detenida en una comisaría. Desde entonces, fue ella quien se hizo cargo del menor cuando recibió el alta médica. El menor debió continuar con tratamiento psicológico por los hechos de violencia que había vivido. 

 

En tanto, la mujer quedó deteneida hasta el inicio del juicio, a cargo de la jueza de la Sala II del Tribunal de Juicio de la ciudad de Tartagal, Azucena Margarita Vázquez. Tras el análisis de las pruebas, la condenó a un año de prisión de ejecución efectiva luego de considerarla la responsable de “lesiones agravadas por el vínculo”. 

Aunque la defensa de la joven de 21 años había pedido que el cumplimiento de la condena sea realizado en prisión domiciliaria, tal como se había mantenido hasta antes de la condena, la jueza se negó. Por eso fue trasladada al Cuerpo Femenino de Policía. La familia de la acusada había pedido en varias entrevistas que fuera a la cárcel. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!