Secciones
Policiales

Quién es Seungri, el ídolo del K-Pop envuelto en la oscura trama de prostitución, drogas y partuzas

Un golpe duro para los adolescentes del mundo. 

Para el mundo del K-Pop, lo que acaba de pasar, el escándalo en el que se han visto envueltos varias de sus principales estrellas, es un golpe demoledor a la reputación del movimiento. Ayer te lo contábamos acá. Hoy vamos a contarte quién es Seungri, una súperestrella que mueve millones, por su música y por sus negocios no siempre lícitos.

Prostitución, drogas y partuzas en el K-Pop: el escándalo sexual de Seungri, Jung Joon Young y otros ídolos

Su verdadero nombre es Lee Seung-hyun. En el años 2006 se incorporó a la banda BigBang (nada que ver con este portal), la banda que revolucionó el K-Pop cuando ganó el premio a la Mejor Actuación Mundial en los MTV Europe Music Awards en 2011. Era la primera vez que una banda coreana obtenía un galardón semejante.

 

Seungri es el miembro más joven del grupo. En su país, Corea del Sur, la prostitución está prohibida. Sin embargo, Seungri está acusado nada menos que de haber armado una organización de prostitución VIP para empresarios extranjeros que pasaban por su país. Una de las pistas que lo delató y lo dejó, por decirlo de algún modo, hasta las manos, fue su costumbre un tanto exhibicionista de compartir videos mientras él mismo mantenía sexo con las prostitutas. Las prostitutas ignoraban que estaban siendo filmadas, por lo cual al hacerlo cometió otro delito y se complicó la vida.

¿Cómo empezó todo? El bigbang del problema

Con el dinero ganado, Seungri no invirtió en verdulerías, compañías discográficas, parripollos, canchas de pádel o cervecerías artesanales. No señor. Seungri sabía lo que quería, pensó Este es mi mundo, ¿por qué no sentir orgullo de ello? y se asoció a un club nocturno al que llamó Burning Sun. Y vaya si ardió el sol. Con la noche, las sustancias, las tentaciones, llegaron también la soberbia y la impunidad de aquellos que creen que porque son ases del K-Pop son los dueños del universo. Cosas que pasan: en Corea no se usa mucho el psicoanálisis, y muchísimo menos en el mundo del K-Pop. Hubiera venido bien un psicoanalista y un poco de educación en materia de temas de género. Ahora es tarde.

Una y otra vez, mujeres que acudían a Burning Sun denunciaron que en el boliche habían sido agredidas y drogadas. Por eso los acusaron a Seungri y a sus socios de los delitos de (anotá): soborno, violencia contra los clientes, contratación de prostitutas para gente importante, tráfico y uso de drogas, y abusos sexuales. Ni Burlando te levanta semejante muerto. 

Al propio Seungri, precisamente, lo vincularon con el delito de "soborno sexual". El pibe tenía una compañía llamada Yuri Holdings, que incluía restaurantes, negocios de entretenimiento, etc. Interesado en expandirse, el nabo organizaba reuniones con empresarios y en el afán de convencerlos de que pusieran plata, les traía un Gancia coreano y, a falta de limón un par de prostitutas. La Justicia interpreta que eso no está bien, y no me refiero al Gancia coreano. Seguro de su impunidad, le encargaba a sus empleados que contrataran a las prostitutas a través de KakaoTalk, una aplicación de celular. Los mensajes quedaban grabados, se hacían capturas, hasta las manos querido. Hasta las manos Seungri y hasta las manos otra estrella del K-pop, Jung Joon-young, que tenía la misma fuckin costumbre de grabar encuentros con señoritas, apretar send y compartir con todos sus amiguis. Así lo hizo entre 2015 y 2016.

El adiós al K-pop

“Creo que será mejor que deje la industria del entretenimiento en este momento. Simplemente no puedo soportar causar más daño a las personas que me rodean, mientras soy odiado y criticado por el público y se me trata como a un enemigo de la nación durante la investigación”, escribió en marzo, y renunció a la sociedad de la que formaba parte.

Los fans más duros, decepcionados, le pidieron que se fuera de la banda. Es que le estaba haciendo un daño "irreparable a la reputación del grupo". Uno de ellos llegó a decirle incluso que se sentía avergonzado consigo mismo. No es para tanto, pibe. ¿El K-Pop no se mancha? Millones de fans en el mundo se lo preguntan en estos aciagos días. 

 

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Un golpe duro para los adolescentes del mundo.