Secciones
Salvaje

Quiso defenderse de un robo y el ladrón lo ahorcó con un cable y ahogó en una pileta

El hecho ocurrió ese domingo antes del mediodía en una casa de San Isidro.

Un hombre de 41 años fue asesinado en su casa de Boulogne, San Isidro, por un delincuente que entró a robarle cuando su mujer lavaba el auto en el patio delantero de la casa.

Según pudieron reconstruir los investigadores, el agresor maniató a la víctima, pero luego la ahorcó con un cable y lo tiró atado a la pileta, donde fue encontrado sin vida.

El fallecido fue identificado como Federico Sáenz, quien habría peleado con el delincuente, lo que hizo que el ladrón terminara matándolo con un cable que encontró dentro del hogar.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El robo ocurrió en la mañana de este domingo, cuando la esposa del hombre lavaba su auto en la entrada de la vivienda ubicada en la calle Aguado 1251.

Si bien la mujer se encontraba del lado de adentro de la propiedad, el delincuente saltó la reja, la redujo y le sacó las llaves, dejándola fuera de la propiedad. Desde afuera, la señora pudo ver como el agresor maniataba a su marido y lo golpeaba, por lo que desesperada, hizo lo que pudo para salir a pedir ayuda. Como cerca había una garita de seguridad, pidió que llamaran a la policía.

Aún así, mientras eso sucedía, el ladrón dejó atado a Sáenz en el jardín, pero como él seguía pidiendo auxilio a los gritos, el violento le pegó una trompada. No conforme, en medio de una aparente situación de resistencia de la víctima, ahorcó al hombre con un cable y después atado como estaba lo tiró a la pileta, donde murió ahogado.

En la casa estaban también dos niñas, sobrinas de la pareja, quienes revelaron que el delincuente también las amenazó y les dijo que se quedaran encerradan en su cuarto.

Por su parte, los móviles de la comisaría 3ra. de Boulogne y de la Patrulla Municipal de San Isidro entraron a la casa guiados por la mujer y allí en la cocina se encontraron con el violento, quien tenía en su poder una cuchilla.

Allí mismo el ladrón fue detenido por los policías, mientras que los otros oficiales buscaban a Sáez por la casa, a quien finalmente lo encontraron ahogado.

“Lo sacaron del agua y tenía dos vueltas de un cable HDMI rodeándole el cuello. De inmediato le hicieron maniobras de RCP, pero no lo pudieron reanimar. Todo indica que estuvo varios minutos en el agua”, reveló una fuente del caso.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!