Secciones
Policiales

Se disfrazaron de policías, asaltaron una subcomisaria y se robaron armas, chalecos y un patrullero

Siete delincuentes asaltaron  la subcomisaría de la localidad de Arroyo Leyes, situada a unos 20 kilómetros del centro de la ciudad de Santa Fe.

Un momento de asombro, incertidumbre y resignación se vivió en la localidad de Arroyo Leyes, ubicada a 20 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. Allí, cerca de las 2:30 de la madrugada del jueves en la subcomisaría, entraron dos delincuentes vestidos con uniformes policiales y junto a cinco cómplices lograron maniatar y robarle a los efectivos que se encontraban trabajando. Se llevaron armas, un patrullero, asaltaron una casa de la zona para luego darse a la fuga.

De acuerdo con las primeras versiones, el insólito hecho ocurrió cuando solo habían tres efectivos de la policía santafesina en la subcomisaría, dos hombre y una mujer. Durante la madrugada, dos de los delincuentes llegaron a la dependencia vestidos con uniformes policiales diciendo que necesitaban ayuda por haber roto un neumático, pero luego irrumpieron otros cinco cómplices con los rostros cubiertos, y ataron y amordazaron a los oficiales que estaban en el lugar.

Cuando tuvieron la situación controlada, los asaltantes le quitaron a los verdaderos uniformados sus armas reglamentarias, una pistola, una escopeta, un chaleco antibalas y una camioneta patrullera, pero antes de huir fueron a una casa vecina, redujeron a los dueños del lugar y les robaron un Peugeot 206, los teléfonos celulares y otros elementos.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Los delincuentes emprendieron la fuga rumbo al sur por la ruta provincial 1 en el auto particular y en el patrullero, que abandonaron en distintos lugares tras tirotearse con la policía que comenzó a perseguirlos.  La fiscal del caso, Rosana Peresín, dijo que "alrededor de las 2.30 de la madrugada" le informaron que "habían entrado entre seis y siete personas a la comisaría de Arroyo Leyes, se habían llevado un móvil, en teoría habían entrado a un domicilio y se habían llevado un automóvil".

En declaraciones a radio Universidad, la funcionaria del Ministerio Público de la Acusación (MPA) agregó que le dio intervención a la División Judiciales "para que le tome declaración al personal (policial) y a los vecinos que son testigos, inclusive había dos personas detenidas en la comisaría". Peresín confirmó que fueron recuperados ambos vehículos y un chaleco y que se encontró un revólver, aunque no aclaró si era del personal policial o de los delincuentes.

A su vez, el vecino que también fue víctima de robo, quien se identificó como Alejandro, calificó el hecho como "muy raro" y dijo que cuando se fueron los delincuentes y pudo liberarse, llegó a la comisaría "en 5 segundos y supuestamente recién se habían desatado" los policías.  "No habían llamado todavía (a sus colegas para alertar del hecho) y delante nuestro empezaron a llamar.", dijo.

Y sumó: "Todo el tiempo que ellos (los delincuentes) estuvieron acá no llamaron, no sé si estaban atados (los policías) porque cuando yo llegué estaba todo impecable, no había nada desordenado", añadió Alejandro al atender a los medios de prensa en su casa. Además, dijo que le parecía "todo muy raro", ya que "los teléfonos de los policías estaban tirados al lado de la entrada (de la dependencia), y confirmó que "al móvil de la policía se lo robaron y lo pararon acá (en la puerta de su casa), hicieron lo que hicieron y se fueron", en referencia al robo. Consternado, el hombre dijo que los asaltantes, dos de los cuales actuaron a cara descubierta, le pedían dinero, "tenían una Ithaca y dos 9 milímetros" y que les notó "una tonada tumbera".

Según explicó, se "robaron algunas pavadas, un termo y un cargador de batería", agregó el vecino, quien luego contó que junto a su esposa los maniataron con un cinto y que a él le pegaron. Luego del aviso al teléfono policial 911, que activó la alarma en las diferentes agrupaciones policiales, concurrieron oficiales de Orden Público, del Comando de la Costa y de la Agrupación Cuerpos y se organizó un operativo cerrojo. El auto particular robado al vecino fue abandonado por los asaltantes en inmediaciones de Callejón Mocoví y Olivos, en jurisdicción del barrio santafesino de Colastiné Norte, en tanto el patrullero fue hallado en Callejón Reina y Benteveos, en jurisdicción de la ciudad de San José del Rincón.

Las fuentes dijeron que los delincuentes huyeron a pie por zonas de difícil acceso para vehículos y que cubrieron la retirada con disparos de armas de fuego que fueron respondidos por el personal policial. En el interior del auto Peugeot los agentes hallaron un revólver calibre 22, municiones de pistola 9 milímetros y cartuchos que presumiblemente corresponden a la escopeta 12/70 que robaron de la subcomisaría.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!