Secciones
Policiales

Gatillo fácil: se juntó con amigos en una plaza y fue asesinado por la Policía de Córdoba

El hecho ocurrió el domingo a la madrugada en circunstancias que se investigan.

Un adolescente de 15 años fue asesinado este domingo de un balazo y otros dos menores de edad resultaron heridos, tras un presunto enfrentamiento con policías en la localidad cordobesa de Paso Viejo, en Cruz del Eje.

Por el hecho, cinco efectivos fueron detenidos e imputados por homicidio agravado y lesiones graves, mientras que además los oficiales fueron apartados de sus funciones preventivamente.

Joaquín Paredes murió luego de recibir un disparo por la espalda.

En base a lo que pudieron reconstruir los investigadores, todo ocurrió en la madrugada del domingo, cuando un grupo de chicos se reunió en una plaza, violando las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según las fuentes, en un momento de la juntada, uno de los adolescentes tuvo que ser trasladado al dispensario local porque presuntamente había consumido alcohol en exceso y sus amigos se quedaron esperando fuera del establecimiento, en la vía pública, para ver cómo estaba.

Allí aparentemente comenzaron a generarse algunos disturbios, debido a que en el centro médico se negaban a atender al chico, por lo que los empleados dieron aviso a la Policía, que envió al menos dos agentes al lugar.

En el intento de dispersar al grupo y en circunstancias que aún son investigadas, uno de los adolescentes, identificado como Joaquín Paredes, murió tras recibir un balazo policial, y otros dos chicos resultaron también heridos por un disparo.

El velorio para despedir al joven comenzó este domingo por la tarde en la cooperativa de Villa de Soto, y este lunes su cuerpo será sepultado.

La fiscal de Instrucción de Dean Funes a cargo de la causa, Fabiana Pochettino, informó a través del Ministerio Público Fiscal (MPF) que los cinco policías que participaron del hecho fueron detenidos e imputados y que se secuestraron sus armas, celulares y vestimenta, a los efectos de someter los objetos a estudios periciales para tratar de determinar si el proyectil que mató al adolescente fue disparado por alguno de ellos.

Este lunes despedirán al adolescente fallecido.

“Fue un hecho de características muy violentas”, consideró la fiscal Pochettino, al detallar que la investigación preliminar indica que durante una reunión clandestina de jóvenes, no permitida en el marco de la pandemia de coronavirus, “el personal policial se habría acercado para disuadirlos y, por circunstancias que se están tratando de averiguar, la policía abrió fuego y se produjo la muerte de un joven".

Del mismo modo, la representante del Ministerio Público dijo que la bala que mató al adolescente de 15 años ingresó por su espalda y se alojó en el esternón, lo que le produjo la muerte, y que otros dos jóvenes resultaron heridos pero están fuera de peligro.

Asimismo Pochettino, en función de los testimonios relevados en el lugar del hecho, dijo que luego de la muerte del adolescente los otros chicos que participaban de la reunión y algunos vecinos “habrían tomado una actitud enojo y fueron hasta la subcomisaría”, donde se produjeron “desmanes y destrozos”, que alcanzaron también a la sede de un juzgado de paz y a un móvil policial.

Tras el hecho, los vecinos generaron disturbios en la comisaría local.

“Estamos en plena investigación, con muchos testimonios para tomar y muchas medidas probatorias todavía para hacer”, sostuvo la funcionaria judicial.

Gloria, abuela de un amigo de las víctimas, contó al medio Cadena 3 que "los chicos se habían juntado a tomar y a escuchar música, y la policía pasó a eso de las 4 y 20 de la mañana, les dijeron que se fueran y ellos les dijeron que sí, que ya se iban". Según ella, después de eso los efectivos dieron la vuelta a la plaza, volvieron con otro patrullero más, los encerraron y les empezaron a tirar.

Los cinco efectivos involucrados en el hecho, además de estar detenidos e imputados, fueron pasados a situación pasiva, al igual que el jefe de zona de la comisaría local, según dispuso la titular del tribunal de conducta policial, Ana Becerra.

El chico de 15 años fue baleado por la policía.

"Estoy conmocionado, y me pongo en el lugar del padre del chico, es de nuestro pueblo y pasó algo con la policía, estamos trabajando para que se aclare y nosotros queremos la respuesta, estoy trabajando para eso", expresó por su parte el jefe comunal, Darío Herrera.

Los agentes imputados y separados de la fuerza son Maykel Mercedes López (24), Enzo Ricardo Alvarado (28), Ronald Nicólas Fernández Aliendro (26), Iván Alexis Luna (25) y el sargento Jorge Luis Gómez (33).

Este no es el primer caso de supuesto gatillo fácil que ocurre en la provincia, ya que el pasado 6 de agosto un grupo de policías baleó el auto en el que iban cinco jóvenes en la Ciudad de Córdoba, quienes habrían intentado evadir un control de tránsito.

Tras el hecho, Valentino Blas Correas recibió un disparo por la espalda mientras iba sentado en la parte trasera del vehículo, y a los pocos minutos perdió la vida.

Temas

  • adolescente
  • córdoba
  • Asesinado
  • Policías
  • detenidos
  • Joaquín Paredes
  • Gatillo fácil
  • Joven
  • heridos

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios