Secciones
Por fin una buena

¡Se salvó de milagro! Le dieron el alta al chico de 12 años que fue baleado en el ojo

Joaquín, la víctima del grave episodio de inseguridad que se vivió en Ciudad Evita el último miércoles, aseguró que se quiere ir del país y que tiene miedo a la inseguridad.

La semana pasada, la noticia de que la habían disparado en un ojo a un niño de 12 años durante un intento de robo en Ciudad Evita, se difundió todos los medios de comunicación. El relato de Natalia, la madre del damnificado, por su crudeza y la exposición que hace de una situación cada vez más grave, recorrió todos los hogares del país. Hoy, a menos de una semana del fatídico evento, Joaquín recibió el alta en el Hospital Italiano de San Justo.

 

"Sinceramente quiero salir adelante, quiero vivir en otro país. Porque no me gusta cómo está la situación, siempre veo por las noticias y es horrible todo lo que pasa", declaró el niño frente a las cámaras de televisión y acompañado por su madre.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El camino al Aeropuerto de Ezeiza como salida para superar el episodio traumático vivido, es recurrente en muchos casos donde la inseguridad golpea con firmeza. En el caso de Joaquín, esto se manifiesta, además, en sus testimonios: "Yo sé que con un psicólogo, dentro de unas semanas, voy a poder salir a la calle".

"Es algo inesperado que te peguen un tiro por una mochila. Según dicen me tiraron sin querer, pero es horrible que te apunten así a la cabeza y que casi te maten", detalló el menor, quien a su vez celebró poder volver a su casa: "me dijeron los doctores que la recuperación fue muy rápida y muy buena. En dos semanas vuelvo a la escuela, quiero juntarme con mis amigos y ver la tele".

 

Los deseos del niño de emigrar también son apoyados por su madre, quien aseguró que siempre le dice "estudiá y andate, porque no tenés futuro acá". Además, Natalia definió a la Argentina como "un país que no podés proyectar ni comprar dos litros de leche de un día al otro".

"Es literal que hoy estoy viviendo con la mitad de mi corazón. Siento ese dolor en el pecho, que se quedó ese día que él me llamó. Me va a costar, pero me voy a recuperar. Todo lo que me quede por hacer, lo voy a hacer por él", festejó la madre.

El incidente

 

A Joaquín le dispararon cerca de las 12:30 del miércoles pasado en la intersección de la avenida Tte. Gral. Juan Domingo Perón y Maracaná, cuando este volvía de la escuela. Enseguida fue socorrido por Jésica, una empleada de una granja del lugar. Ella fue quien evito que se desangre con un delantal, mientras llegaba la madre para llevarlo al Hospital Ballestrini de La Matanza. "No tengo palabras para agradecerle. La quiero mucho", expresó el chico.

"Esto tiene que cambiar. No puede ser que quienes están en el poder estén como si nada y nosotros, los que trabajamos y cumplimos para pagarles a estos vagos, drogones, que no les importa nada, no podamos ni salir a la calle. Por un milímetro no le volaron la cabeza. Se tiene que terminar esto de una vez, nos están matando como a perros", protestó la madre a la mañana siguiente al ataque.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!