Secciones
Policiales

"Suelten a Los Monos o matamos a los fiscales": la amenaza en el medio del juicio contra los narcos

Un hombre llamó de forma anónima al 911 para pedir la liberación de Los Monos y amenazó de muerte a todos los fiscales del juicio que se está llevando adelante contra el jefe de la narcobanda.

A comienzos de este mes, el Gobierno nacional decidió reforzar la presencia de efectivos de las fuerzas federales en la provincia de Santa Fe e implementó en forma conjunta con la Policía local nuevas estrategias de seguridad ciudadana debido al gran número de balaceras que se registraron en la ciudad de Rosario y a causa del juicio que se lleva adelante contra el líder de los "Los Monos". 

Pero Rosario, al parecer, parece incontrolable: el Poder Judicial de Santa Fe recibió un nuevo mensaje mafioso en las últimas horas en el que se amenaza con "matar a todos los fiscales" si no liberan "a los Cantero y a Los Monos", mientras se lleva adelante el juicio oral en Rosario al jefe de esa narcobanda por al menos 12 balaceras contra sedes judiciales y domicilios particulares de jueces.

 

El mensaje fue hecho por un anónimo a la central de emergencias 911, lo que motivó un refuerzo en la custodia de los representantes del Ministerio Público Fiscal que participan de las pesquisas contra la narcobanda liderada por Ariel "Guille" Cantero. "Suelten a los Cantero, suelten a Los Monos o vamos a matar a todos los fiscales”, fue una de las amenazas que recibió el Poder Judicial. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Como consecuencia de ese llamado anónimo recibido el lunes último se inició una investigación judicial a cargo del fiscal del Flagrancia, Franco Carbone, quien dispuso distintas medidas de urgencia. Una amenaza similar recibió también la central 911 en 2018, aunque en aquella ocasión estaba dirigida contra jueces de Rosario en vez de fiscales, por lo cual está siendo juzgado ahora el jefe de “Los Monos”.

Sebastián Carranza, vocero del Ministerio Público de la Acusación (MPA), sostuvo que la amenaza telefónica fue hecha “el lunes a la tarde con un llamado al 911” por parte de un hombre que repitió la misma frase en dos oportunidades.  El vocero agregó que el fiscal Carbone “ordenó una serie de medidas para determinar la identidad” de la persona que llamó y recordó que la frase fue similar a un llamado realizado en 2018 también al 911.

Cabe recordar que en aquella oportunidad el mensaje fue dirigido a los jueces que habían condenado a Cantero y otros cabecillas de la banda “Los Monos”. De acuerdo a la investigación, aquella amenaza se hizo desde un teléfono celular sin chip, puesto que permite realizar llamadas de emergencia, como las dirigidas al 911.

A partir de estas amenazas, el Ministerio de Seguridad provincial, que tiene a cargo el operativo en el Centro de Justicia Penal de Rosario en el que se realiza el juicio, reforzó desde el lunes la custodia del edificio y también la de los fiscales. Carranza explicó que si bien la amenaza hace alusión a la familia Cantero, “no se descarta ninguna hipótesis” sobre el posible autor, “tanto de la banda que es investigada como de otras organizaciones criminales”.

Es que en otras ocasiones una banda enfrentada a “Los Monos”, liderada por Esteban Alvarado, buscó inculpar de delitos propios a la familia Cantero utilizando un cartel que había aparecido en asesinatos que decía: “Con la mafia no se jode”. El 19 de agosto pasado, un día antes de que se iniciara el juicio a Cantero y otras seis personas por 12 hechos de balaceras a domicilios de magistrados y edificios judiciales, el Centro de Justicia Penal de Rosario fue baleado por desconocidos.

En la investigación de esos hechos, el fiscal Carbone pidió el allanamiento de la celda que “Guille” Cantero ocupa en el penal de Marcos Paz, donde se encontró un teléfono fijo a su disposición y se presume que pudo haber sido utilizado para planificar ese ataque.Cantero está siendo juzgado al igual que otros miembros de la misma narcobanda, aunque no lo hacen de manera presencial, sino por videoconferencia desde la cárcel federal de Marcos Paz, donde cumple condena. 

 

El líder de Los Monos está acusado de ser el presunto instigador de 7 de las 12 amenazas y balaceras a objetivos judiciales, todas ocurridas en 2018, luego de conocerse la condena a la narcobanda que lideró, y que en su caso lo sentenció a 22 años de prisión. Pero las intimidaciones no solo están vinculadas al juicio contra Los Monos, ya que dos concejales de la ciudad de Santa Fe también recibieron hoy amenazas de muerte por escrito y enviadas en sobres.

Se trata de los concejales Luciana Ceresola (PRO) y Carlos Suárez (UCR), ambos del interbloque Juntos por el Cambio (JxC), quienes participaron de las PASO del domingo último con la aspiración de renovar sus bancas. Ambos sobres contenían leyendas intimidatorias y restos de cenizas y, curiosamente, tenían escrito los nombres de dos mujeres y la dirección de un departamento situado en 1 de Mayo al 2500 de la ciudad de Santa Fe, dato que es materia de investigación.

Además, en el envío a Ceresola se encontró una publicidad de la empresa de sepelios Casa Rodríguez, en tanto que en el de Suárez fue hallada otra de la firma Sentir, que también brinda servicios funerarios. A raíz de lo sucedido, los ediles radicaron la denuncia en la sede de la Fiscalía Regional I del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Las amenazas fueron repudiadas por el interbloque Juntos por el Cambio, que interpretó que ese accionar "está directamente relacionado con la labor legislativa" de los ediles por haber "abordado en forma permanente temas difíciles que toda ciudad moderna debe enfrentar y no mirar distraídos para otro lado, buscando una posición cómoda". 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!