Secciones
Policiales

"¿Te gustó estar con...?": la escalofriante denuncia por violación contra Villa

La joven aseguró, además, que el delantero de Boca intentó silenciarla con cinco mil dólares.

El delantero de Boca Sebastián Villa fue denunciado por su pareja en las últimas horas por "intento de asesinato y abuso sexual con acceso carnal". La joven radicó su presentación judicial en los tribunales de Lomas de Zamora y sus abogados presentaron pruebas del ataque que habría tenido lugar el 26 de junio del año pasado, al tiempo que solicitaron que se le aplique una perimetral al futbolista. 

La joven, cuya identidad es reservada, conoció al futbolista hace más de dos años y mantenía una relación sentimental "con idas y vueltas" desde entonces. "A los efectos de darle contexto a mi presentación (judicial), considero preciso comentar que conocí a Sebastián Villa a principios del año 2020 y que, a partir del día que lo conocí, comenzamos a frecuentarnos con habitualidad; lo que permitió que conozca a su entorno más íntimo, como lo son los familiares, amigos y compañeros de su club de fútbol", arranca la denuncia.

"Para el día de los hechos que aquí denuncio habría pasado poco más de un año de habernos conocido. Nuestra relación tuvo idas y vueltas como cualquier relación, más aún teniendo en cuenta la profesión de futbolista en el Club Atlético Boca Juniors del señor Villa y su entorno. El denunciado, en las discusiones que teníamos, era una persona sumamente violenta y agresiva; pero sólo había ejercido sobre mí violencia verbal, por lo regular, adjetivándome con palabras descalificantes", sumó.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La noche del ataque, de acuerdo a la denunciante, el futbolista le pidió que la acompañara a un asado del que participaron otros jugadores del plantel xeneize en un barrio cerrado de la localidad de Ezeiza. "Llegadas las 22 horas aproximadamente, Sebastián había injerido una gran cantidad de alcohol y si bien estaba acostumbrada a verlo en ese estado, empezó a hacerme una escena de celos porque yo habría tenido, según el denunciado, un encuentro con un compañero de la plantilla".

"En el transcurso de esta escena, comenzó a elevarme el tono de voz y, en consecuencia, a ponerse más violento de lo habitual. Dicha circunstancia hizo que nos retirábamos de la casa quinta en donde se realizó el asado, poco después de las 22 horas. Cuando nos retiramos, nos dirigimos a la casa de Sebastián Villa, que quedaba cerca de ahí".

En la casa, de acuerdo a la denuncia, había una persona de seguridad contratada por el jugador. "Me empezó a hablar mal y a maltratar. Tras insultarme y al verlo en ese estado violento, le advierto que de seguir con dicha actitud me iba a retirar e irme. Frente a dicho planteo, me manifestó que se iba a 'portar bien' y luego, por unos minutos, se calmó y me propuso ir a dormir. Así las cosas, estábamos acostados porque nos íbamos a dormir como una noche habitual. Sebastián había tomado más de una botella de whisky".

"Él me estaba acariciando la cara cuando de repente se pone violento, me aprieta con fuerza la mandíbula y la nuca, me pega una cachetada y me dice: '¿Te gustaron mis compañeros?'. En ese momento, me pongo realmente mal, comienzo a llorar y le digo: 'Pará, Sebastián, ¿qué hacés?'. Entonces frena y yo le digo que me quiero ir, sin saber si esa violencia se iba a agravar por mi intención de huir. Me responde: 'Cálmese, pare con la bobada, no se enoje'. A partir de ahí creí que se iba a calmar, por lo que seguimos acostados. En ese momento, estaba absolutamente aterrorizada y se me vino a la cabeza los antecedentes de violencia que tenía Sebastián, según los medios de comunicación", recordó, en alusión a la otra denuncia por violencia de género del jugador de Boca.

La joven apuntó también contra el empleado de seguridad de Villa, a quien acusó de "tapar absolutamente todas las acciones de Sebastián". "En ese momento, él cruzó un límite que no había cruzado antes: el de levantarme la mano, lo cual para mí ya era motivo categórico de ruptura. Sentía entre temor y bronca por el golpe recibido, sin saber cómo actuar, realizando un análisis interno de cuál sería el proceder que me evite agravar mi vulnerable posición, teniendo en cuenta que afuera sólo se encontraba su seguridad, quien de manera indiscriminada se ocupa de tapar absolutamente todas las acciones de Sebastián y en quien yo en ese momento no confiaba".

"Es por ello que, entre lágrimas producto del golpe, él comienza a acariciarme el pelo, me seca las lágrimas y me empieza a besar; pero acto seguido me aprieta devuelta la mandíbula con mucha fuerza; impidiéndome respirar por muchos segundos hasta que logré zafarme de esa situación. Y me muerde de manera violenta los labios. En esos momentos pensé que pretendía matarme", prosigue la denuncia.

Después de los golpes, la joven aseguró que Villa comenzó a abusar sexualmente de ella. "Se bajó su bóxer un poco, no todo, y comenzó a penetrarme con su miembro de forma violenta: mientras yo intentaba liberarme agitando desesperadamente los brazos y tirándole manotazos al cuerpo. Pero él seguía violándome y me decía: '¿Te gustó estar con...? ¿Eso es lo que querías?'".

"El denunciado comenzó a abusarme, propinándome algunos golpes y tapándome la boca con su mano, momento en el cual yo le realicé algunos rasguños producto de querer salir de esa situación. Me abusó, en principio de frente y terminó poniéndome boca abajo, casi sin dejarme respirar; dado que entre gritos y llantos me fui quedando sin aire. A esto se le sumó su cuerpo arriba mío y su mano en la boca, lo cual se agravó cuando me dio vuelta y me apretaba la cabeza contra la cama".

El ataque siguió. "Es importante que me fui quedando sin aire y sin fuerzas a lo largo del abuso. Ese tormento que pareció eterno cesó cuando el señor Villa eyaculó dentro mío y, una vez finalizado el sometimiento sexual, me largué a llorar de manera descontrolada. El abusador se secó su miembro con una toalla y yo me dirigí al baño, donde al mirarme al espejo logré recuperar el aire, el que me había quitado el abuso sufrido. Entré de manera profunda en un ataque de llanto. No lograba entender lo sucedido, no podía creer que él continuara como si nada hubiera sucedido y sin permitirme egresar de la habitación".

"Es de aclarar que después de que el malviviente me abusó sexualmente, me entero de que se había apersonado personal policial por solicitud de un vecino cercano y que tuvo que arreglarlo de alguna forma, la cual desconozco", sumó en la denuncia, al tiempo que señaló que logró llamar por teléfono a una amiga después del abuso y se fue con ella. "Me corté el pelo bien corto producto del shock, tenía dolores en las paredes vaginales".

Al día siguiente, el 27 de junio del 2021, ingresó al Hospital Penna. "Durante todo este tiempo, yo hablaba con Sebastián y con su amigo y mano derecha; Féliz. Él principalmente me solicitaba que no hiciera nada, que no diera nombres, que no hacía falta denunciar. No obstante, yo necesitaba atenderme y la doctora me explicó que, aunque sea su pareja, los síntomas son compatibles con un abuso sexual y que abajo había dos efectivos de la Policía para ir a hacer la denuncia".

"La ginecóloga que me atendía, intuyendo que mis daños habían sido producto de un abuso, me solicitó que hiciera la denuncia. Y yo recibía constantemente mensajes de Féliz diciéndome que me fuera y que no lo nombrara a Sebastián Villa. La realidad es que en el estado en el que me encontraba no podía ni hablar con la profesional y me fui llorando sin hacer denuncia alguna, ya que como bien dije, no me encontraba en condiciones físicas ni emocionales para realizar la misma, dado que aún tenía un miedo que me paralizaba".

Después de eso, la joven aseguró que se volvió a encontrar con Villa y que, ante la advertencia de que había decidido denunciarlo, el delantero le ofreció cinco mil dólares para que no lo hiciera. Luego, denunció que Félix le sacó el celular y borró todos los mensajes y la información vinculada al ataque. "Por suerte yo le había reenviado todo a mi amiga y a mi hermano. Aprovechándose de qu eyo estaba llorando, de forma violenta me obligó a firmar un papel y me entregó un sobre que tenía plata. Me decía: 'Todo esto es tu culpa. Sebastián se va a ir del país y va a ser millonario, nunca te va a perdonar".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!