Secciones
Peligrito

Feroz enfrentamiento entre los vecinos y la Policía por "Martincito", un menor que roba

Los vecinos se cansaron del menor de 16 años y quisieron lincharlo. Él se escudó con un colchón y luego la Policía lo protegió en su casa.

Cansancio, hartazgo y furia. Un grupo muy numeroso de vecinos se reunieron anoche para intentar echar del vecindario a un precoz delincuente conocido en el barrio como "Martincito", un adolescente de 16 años responsable de una gran cantidad de robos en esa zona. "En unas diez cuadras a la redonda les ha robado a todos; desde una escoba a una rueda de un auto, estéreo. Lo que tenga a mano", sostuvo Darío, un vecino del lugar.

El hecho ocurrió en el barrio San Lorenzo de la ciudad Neuquén. Más de 200 personas fueron hasta la casa de "Martincito" -ubicada e la Manzana 15 sobre la calle Rodhe- para buscarlo, cansados de que les robe. “Salí de ahí adentro, rata”, “rastrillo de mierda”, “parásito de la sociedad”, fueron algunos de los gritos que recibió el adolescente, mientras un cordón policial protegía la vivienda de la furia de los vecinos.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En diálogo con La Primera Mañana por AM550, Darío explicó que los vecinos de cansaron luego de que el joven de 16 años intentara "entrar a una casa y a la despensa que se encuentra ahí rompiendo la puerta de entrada y la heladera exhibidora, por eso la gente dijo basta". "A veces roba con su hermana con la que suele andar, casi nunca está sólo, siempre con algún cómplice. Después sale la familia a defenderlo y por ende disturbios en el barrio", sumó.

A través de un video que difundieron en vivo los propios vecinos a través de Facebook, se puede escuchar: “Le intentaron robar a mi mamá”. De hecho, la víctima denunció ante efectivos de la Comisaría 16 que le rompieron los vidrios de la casa para intentar entrar, pero no lo consiguieron y se fueron. La mujer señaló a “Martincito” y a su hermana, quienes escaparon corrieron a su casa, escudados por un colchón para amortiguar las piedras.

La revuelta comenzó al mediodía del jueves, momento en el que intervino la Policía y logró mantener la calma  hasta alrededor de las 21 horas. A partir de ahí y pasadas las 12 de la noche, el enfrentamiento entre un grupo de 20 vecinos y el personal policial fue constante: con bombas caseras, intentaron incendiar la casa donde vive el menor de edad, afortunadamente los Bomberos lograron evitar que el fuego se propague.

En la vivienda se encontraba Martincito, su hermana y su madre, a quienes también les gritaron “rateros”. Lejos de mostrarse intimidado, el adolescente decidió salir por la ventana que daba a una suerte de balcón y en medio de las piedras y las balas de goma comenzó a hacerles gestos obscenos a los manifestantes, provocando que los ánimos estallaran por los cielos: "Estamos cansados de Martincito y la Policía que lo defiende y no hace nada”.

El enfrentamiento entre los vecinos y la policía duró hasta las 4 de la mañana: "Anoche el hartazgo hizo que pase lo que pasó. A la madrugada otro grupo de jóvenes se agarró con la policía que no tendría que haber sido así. Se distorsionó todo". Su hermana quedó detenida por varias causas que recaen sobre ella, mientras que a "Martincito" lo trasladaron a un hogar de menores hasta que se resuelva su situación judicial. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!