Secciones
Desapareció en tierra del fuego

Trece años sin Sofía Herrera: "Hay chicas que me llaman y me dicen: 'Soy la nena que buscás'"

La nena tenía 3 años al momento de su desaparición. Hasta ahora no existen datos concretos sobre su paradero.

"Esta es una fecha que lastima. Pasaron 13 años sin que nadie pueda encontrar a Sofi y esa es una deuda grande que tenemos como sociedad. No la pudo encontrar la Justicia, ni tampoco nosotros como familia, y en esta fecha se revive todo lo que pasó ese día", confesó a BigBang, muy movilizada, María Elena Delgado, mamá de Sofía Herrera, la niña de 3 años que desapareció en 2008 de un camping en Río grande, al cual había asistido junto a su familia y unos amigos.

Desde el día que se llevaron a la nena, pasaron 13 años, y por eso, este martes sus papás decidieron convocar una marcha para las 17 en Avenida Belgrano y San Martín, en la ciudad de Río Grande, con el objetivo de recordarle a toda la provincia de Tierra del Fuego, y también a la Argentina entera, que la menor falta de su casa y que nadie sabe dónde está ni qué pasó con ella.

"Vamos a estar con los carteles con fotos de Sofi, ya hicimos copias de la última actualización. Vamos a estar hablándole a la comunidad y pidiendo lo que siempre pedimos, que aparezca Sofi. Esta es una fecha que moviliza mucho, porque siempre estamos esperando el regreso de Sofi, que puede darse en cualquier momento", sostuvo Delgado.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En este sentido, aseguró que desde el primer día siguen todas y cada una de las pistas que les llegan, porque incluso al día de hoy sigue recibiendo muchos llamados y muchas comunicaciones de personas que le envían fotos de chicas parecidas a Sofía.

Las dos pistas fuertes que se siguen

"Hay muchos chicos de la edad Sofi que me dicen que la tuvieron de compañera de escuela, o hay nenas que se llaman Sofía y tienen un parecido y entonces la gente me avisa. También me pasó muchas veces que me llaman y me dicen 'soy la nena que buscás'. Pero como ya he recibido varias comunicaciones así, uno ya se va curtiendo y todo lo toma con pinzas. Al principio de la causa creía todo, pero con el paso del tiempo uno va aprendiendo", contó.

Sobre esto, Delgado comentó que cada denuncia que le llega, ella la pasa a la policía para que, se trate del lugar que se trate, comprueben si hay alguna posibilidad de que sea Sofía. Algunos casos se descartan rápido, aunque otros llevan más tiempo por la complejidad que tienen o porque las chances son mayores. Aún así, al menos hasta el día de hoy, los papás de la niña que hoy ya tendría 16 años nunca pudieron escuchar un dato alentador.

Incluso, actualmente permanece en investigación un último llamado, el cual vino desde Buenos Aires. Se trata de un hombre que asegura que Sofía vive hoy con una señora que la adoptó años atrás, cuando era chiquita. Para él, el parecido de la pequeña con la niña es muy grande, y todavía los investigadores no descartaron la pista.

Del mismo modo, existe otro testimonio más complejo, el cual quizás podría arrojar algún dato certero. "Me llamó una persona de Buenos Aires, que me dijo que a los 4 días de que Sofi desapareciera, él estaba en un taller mecánico y había un hombre que vendía un auto que había traído desde el sur. Dice que para él vio a Sofía llorando en el auto, pero que en ese momento no habló porque la familia le dijo que no se metiera y porque tenía miedo. Yo digo que no pueden tener miedo en un momento de democracia como el que vivimos, pero igual agradezco los llamados. Datos como esos hemos recibido muchos, por eso creo que hay gente que puede saber algo al día de hoy", aseguró.

Respecto a este relato, María Elena Delgado explicó que ni siquiera saben si este taller sigue extiendo actualmente, y que se trata de datos muy complejos de reconstruir, porque son informaciones pérdidas, que es difícil que conduzcan directo a las identidades de las personas implicadas. 

"Como esos datos, hay muchísimos, pero no se puede hacer nada. También hay datos muy certeros, muy reales, que uno diría 'es Sofía', y no. Nosotros vamos a seguir esperando, yo estoy conectada con la policía y ya les mande todo", explicó, y por último aclaró que con la pandemia, la investigación se estancó, y que no hay novedades en la causa.

La desaparición 

Herrera fue vista por última vez el 28 de septiembre de 2008, día en que había ido junto a sus papás y una familia amiga al camping recién inaugurado John Goodall, ubicado 59 kilómetros al sur de Río Grande. Apenas llegaron al lugar, el papá de la menor, y los hijos de la familia amiga salieron a buscar ramas para prender el fuego, y en menos de nueve minutos, la niña de 3 años y 8 meses desapareció sin dejar rastros.

Aunque ese día la buscaron por todo el predio, e incluso hasta el día de hoy la Justicia intenta determinar que pasó con Sofía y cuál es su paradero, lo cierto es que existe el testimonio clave de uno de los chicos que estaba junto a la nena, quien asegura en la actualidad, y también lo hizo 13 años atrás, que la menor fue sacada del camping por un hombre que se la llevó en un auto gris.

Se trata de Néstor, uno de los hijos de la familia amiga de los Herrera, quien tenía 6 años y al otro día de la desaparición contó ante los investigadores que había visto que un hombre la sacaba del lugar. Incluso, en esa oportunidad el chico fue sometido a una cámara Gesell, donde hizo el primer dibujo del sospechoso al que vio en el camping.

Durante 8 meses se buscó a Sofía en base a lo que Néstor había visto, hasta que los psicólogos del Gobierno de la Nación que lo atendieron descartaron tu testimonio y dijeron que el niño mentía. Por ese entonces, los profesionales que lo trataban y sus maestras de la escuela pidieron también que no fuera sometido a más declaraciones porque el chico estaba afectado y triste ante la situación que vivía.

Sin embargo, a finales del 2017 ingresó un nuevo juez a la causa, Daniel Cesari Hernández, quien después de tomarse un año para leer en profundidad las fojas del expediente, notó cosas que le llamaron la atención, y le pidió a Néstor, quien ya era mucho más grande, que volviera a declarar.

Con 18 años, el joven aseguró nuevamente que vio cómo un hombre se la llevó del predio, y hasta hizo un identikit de la persona a la que había visto, dibujo que fue actualizado unos 10 años. Esa imagen coincide de lleno con el rostro de "Espanta la virgen", llamado José Dagoberto Díaz, un chileno que estuvo involucrado en el principio de la investigación, cuando declaró que un capataz de una estancia le había hecho daño a la nena al haberla atrapado en una trampa para cazar zorros.

Lo que se supo después es que ese capataz estaba en otra provincia al momento de la desaparición de Sofía, y desde entonces Díaz permanece inubicable, ya que la Justicia no tiene idea de dónde puede estar, debido a que vive en chozas y de forma nómade, aún a pesar de que permanece vigente en su contra un pedido de captura internacional por esta causa.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!