Secciones
Justicia

Triple crimen de Melchor Romero: buscan al adolescente sospechado de matar a su familia

Tiene 17 años y fue visto ayer cuando se escapó de los efectivos que realizaban un mega rastrillaje. El fiscal aclaró que no está imputado, aunque no descartan que sea sospechoso.

Exequiel Omar Horacio Sanso, el principal sospechoso por el triple crimen de Melchor Romero, habría sido visto ayer durante un mega operativo de la Policía de la provincia de Buenos Aires a dos kilómetros del lugar de la vivienda donde aparecieron descuartizados los cuerpos de su madre, su padrastro y su sobrina en año nuevo. Sanso habría sido visto corriendo por al menos dos testigos al percatarse de la presencia de los efectivos.

En su carrera dejó una gorra de color celeste que, de acuerdo a lo que adelantaron fuentes policiales, serviría para que los perros de la fuerza sigan con el rastrillaje casa por casa en la zona de Melchor Romero.

El primero de enero la madre de Sanso, Graciela Holsbak (54) y su padrastro, Raúl Bravo (54) fueron encontrados sin vida en la casa en la que vivían en la localidad bonaerense de Melchor Romero. Junto a ellos también estaba la nieta de la mujer, Alma (5); todos ellos fueron asesinados a cuchillazos. Holsbak presentaba al menos 13 cortes en su cuerpo y una herida mortal en la zona del abdomen. Bravo recibió una decena de lesiones y un corte a la altura del corazón que le provocó la muerte, mientras que Alma fue hallada descuartizada dentro de una bolsa.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El propio fiscal de la causa, Marcelo Martini, adelantó, en dialogo con el canal de noticias TN, que si bien Sanso no está imputado, es considerado sospechoso del brutal crimen no sólo por ser el único testigo, ya que vivía en la vivienda, sino también por la mala relación que, de acuerdo a lo que aportaron una serie de declaraciones de vecinos, tenía con la pareja de su madre.

 Acerca de la investigación, el fiscal dijo que “hay pocos elementos de prueba” porque, por ejemplo, el o los cuchillos con los que se cometieron los crímenes no fueron encontrados y los vecinos de la cuadra dicen que no escucharon nada.



“De un lado de la casa hay un cañaveral y del otro otra casa, pero son amplias, tipo quintas. Además como era Año Nuevo, había muchos ruidos, petardos”, sostuvo el funcionario judicial. Martini no descartó que otra persona pudo haber intervenido en el hecho, pero dijo que “están todos los números puestos en él (por el joven de 17 años) porque no viene”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!