Secciones
Policiales

Triple crimen de Rosario: la novia prófuga, el novio "electrotécnico" y sus vínculos narcos

Martín Frassi, abogado de Brisa Milagros Leguizamón Ferreyra, confirmó que su defendida se presentará ante la Justicia y reveló que no tenía permiso de la Justicia para casarse.

Brisa Milagros Leguizamón Ferreyra Esteban Enrique “Pinky” Rocha aún siguen prófugos de la justicia, luego de que a la salida del casamiento de ambos fueran asesinados por presuntos sicarios Iván Maximiliano Giménez, de 35 años, su pareja Erica Vanesa Romero, de 37, y Elena, la hija de ambos de apenas un año. En este contexto, Martín Frassi, abogado de Leguizamón confirmó que su defendida se presentará ante la Justicia.

Los novios están procesados en una causa por narcotráfico y son investigados por integrar la banda de Olga “Tata” Medina, condenada en junio de 2020 a cinco años de prisión por comercialización de drogas. Había sido el juez federal Carlos Vera Barros quien los acusó de “integrar una organización dedicada al traslado, acopio, fraccionamiento y comercialización de estupefacientes” desde abril de 2016.

Leguizamón Ferreyra cumplía actualmente prisión domiciliaria en una casa ubicada en la calle Rueda al 200, porque tiene niños pequeños a su cuidado, mientras que Rocha había sido excarcelado en abril de 2021 por la Cámara Federal de Casación Penal. Por esta razón, Frassi aseguró que a causa de su prisión domiciliaria, Leguizamón  no tenían permiso de la Justicia para casarse.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

La investigación del triple crimen quedó en manos del fiscal Gastón Ávila, de la Unidad de Homicidios Dolosos y la Agencia de Investigación Criminal, luego de que el fiscal federal Claudio Kishimoto le ordenara a Gendarmería que arreste a Brisa Leguizamón “por el desprecio hacia las órdenes judiciales” y le exija a Esteban “Pinky” Rocha presentarse al Tribunal Federal para “notificarse de su situación procesal”.

Desde entonces, los principales sospechosos del crimen se encuentran prófugos. La justicia ordenó que los beneficios de ambos sean revocados: Brisa Leguizamón debe volver a prisión, mientras que “Pinky” fue declarado en rebeldía luego de no presentarse ante el fiscal. Actualmente, a él lo busca la Policía Federal Argentina por pedido del Tribunal Oral Federal N°1 de Rosario, mientras que ella está siendo rastreada por Gendarmería.

Bajo este panorama, Frassi adelantó que su defendida comparecerá ante el fiscal después de haber violado la prisión domiciliaria para casarse y presentó un recurso de apelación para que se revea la decisión de revocarle la prisión domiciliaria en la causa por comercio de estupefacientes. Como si esto fuera poco, reveló que fue "Pinky" quien pagó la fiesta de casamiento porque "es técnico en refrigeración y le iba bien".

De la boda fueron parte una multitud de de personas, entre 150 y 300 invitados, vinculadas al narcotráfico. De hecho, en el lugar estaban miembros del clan Cantero, de la banda Los Monos. ”La obscenidad que hemos visto nos demuestra el poder económico y la impunidad de estos grupos. Era una típica fiesta mafiosa. Esto no era una fiesta inocente, era la película de El padrino”, había dicho el secretario de Seguridad de la provincia de Santa Fe, Jorge Bortolozzi.

El abogado de Leguizamón dijo en declaraciones a LT8 que "ella está dispuesta a comparecer", y admitió que se casó sin la autorización judicial necesaria por cumplir prisión domiciliaria. "Brisa me había pedido (que solicitara el permiso) hace dos o tres meses, pero como faltaba una documentación esa presentación no se hizo", sostuvo Frassi. A su vez, dijo que presentó un recurso ante el TOF1 para ir a la Cámara de Casación Penal.

Cabe destacar que la Justicia ordinaria santafesina investiga el triple crimen, efectuado por un grupo de sicarios que se movía en una camioneta Volkswagen Amarok,  y el TOF1 de Rosario citó a comparecer a Leguizamón y Rocha, pero ninguno de los dos se presentó. Por esta razón, el letrado solicitó que se revea la resolución del último fin de semana que revocó el beneficio de prisión domiciliaria de la novia.

 

Rocha también está procesado en la misma causa pero Casación le otorgó la libertad. Sin embargo, al no comparecer el domingo último ante el TOF1, el tribunal ordenó su captura y se encuentra prófugo. "En principio mi defendida está procesada y el juicio se iba a realizar el 14 de febrero, aún no está condenada. Se la sindica como que estaría en el tercero o el cuarto eslabón de una cadena delictiva", dijo.

Y agregó: "Soy abogado de Brisa, Rocha tiene un defensor oficial, pero cuando me pidió asesoramiento sobre su citación a presentarse el domingo a las 11 mi idea fue que se presentara, porque él está en libertad y no hay ningún motivo para su detención". Consultado respecto a cómo se financió la boda, el abogado aclaró que si bien "desconoce" el origen de los recursos, su defendida "vive del trabajo de su pareja, ahora su marido".

En ese sentido, aclaró que Pinky "es electrotécnico o técnico en refrigeración y le iba bien en ese sentido". Fuentes judiciales precisaron que el matrimonio va a ser juzgado como "eslabones menores" de una cadena de comercialización de drogas en el noroeste rosarino, vinculada a una mujer llamada Olga "Tata" Medina, que cumple condena por narcotráfico de 4 años de prisión, dictada en 2020.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!