Secciones
Policiales

Tuvo un altercado con policías, murió acribillado y los efectivos siguen "en actividad"

La víctima recibió 9 impactos de bala y además tenía heridas anteriores en sus muñecas, el tobillo y el abdomen.

Claudio Romano fue asesinado el 1° de octubre de 2019 en el barrio de Villa Crespo por oficiales de la Policía de la Ciudad, quienes le dispararon nueve veces al hombre de 39 años, después de que bajara de su auto con tres puntazos en su estomago y lleno de sangre.

Por el hecho, tres policías fueron imputados por el delito de "homicidio calificado". Estuvieron detenidos cerca de un mes, luego recibieron el beneficio de la domiciliaria y ahora se encuentran en libertad y pleno ejercicio de sus funciones.

Claudio Romano fue asesinado por tres policías en 2019.

A un año del brutal hecho, la mujer de Romano, Lucía Sánchez, explicó a BigBang que, como ya se sorteó el tribunal, ahora están a la espera de que la causa sea elevada a juicio para finalmente poder dar inicio al proceso judicial contra Alejandra Beatriz Manzanelli, Daniel Isabel López, y Darío Ramón Pérez.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Los policías están en libertad y están trabajando desde abril. El año pasado la jueza le negó la excarcelacion y después la Cámara se la dio con la condición de presentarse una vez al mes, pero por la pandemia presentaron un escrito y ahí mi abogada se enteró de que estaban trabajando", explicó.

Sobre esto, la mujer indicó que el abogado de los oficiales presentó un escrito que figura en el expediente y en el que dice que ellos ahora ejercen sus funciones habituales. Cuando se enteró de esto, junto a su letrada Sánchez manifestó su disconformidad, a lo que el defensor aclaró que en realidad los imputados hacen solo tareas administrativas dentro de la fuerza.

"No le creo porque en el escrito dice que ejercen sus funciones habituales", aclaró la pareja de la víctima, quien además comentó que ya se elevó la prueba de la querella y la del juzgado y que ahora sólo falta la respuesta de la defensa para poder así esperar la fecha de juicio, el cual creen que se llevará a cabo el año próximo.

El hecho ocurrió el 1° de octubre de 2019.

Gracias a lo que se pudo reconstruir por las imágenes de las cámaras de seguridad ubicadas en la zona, la jueza en lo Criminal y Correccional N° 49, Ángeles Gómez Maiorano, decidió el año pasado procesar a los tres implicados por el delito de "homicidio agravado por ser miembros de la Policía de la Ciudad y por el uso de armas de fuego".

En una audiencia llevada a cabo en octubre de 2019 en la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional porteña, el abogado de los acusados pidió el sobreseimiento de sus clientes, mientras que la querella y la fiscalía solicitaron que se mantenga el procesamiento en su contra, y finalmente los magistrados Julio Marcelo LuciniMariano González Palazzo Magdalena Laíño resolvieron no hacer lugar al sobreseimiento, debido a que consideraron que los disparos que efectuaron contra Romano fueron totalmente innecesarios, ya que la situación de peligro ya había pasado porque el supuesto agresor estaba reducido en el suelo. 

Sin embargo, tras este fallo, en abril de este año la Cámara Criminal entendió que no había peligro de fuga, peligrosidad ni riesgo de obstaculizar el trámite procesal y les concedió la excarcelación.

"Ellos enseguida quedaron detenidos y habrán estado en prisión un mes, después tuvieron la domiciliara, porque argumentaron que Pérez tenía a la mujer embarazada, y las otras mujeres son madres de chico pequeños, y después de eso en abril los excarcelaron", sumó Sánchez.

De la reconstrucción del hecho surgen algunas dudas que hasta el momento no han podido ser resueltas. Ese 1° de octubre, según muestran las cámaras de seguridad, cerca de las 11 de la mañana Romano estacionó su auto detrás del patrullero que era manejado por el oficial Pérez, y todo ensangrentado y con un cuchillo en su mano, se acercó hasta el vehículo policial y lastimó en su brazo al agente.

Ante este hecho, los oficiales empezaron a dispararle y cuando la víctima cruzó por adelante del patrullero, los agentes siguieron disparando. Cuando Romano ya estaba en el suelo y había soltado el cuchillo, usaron nuevamente sus armas. 

De la autopsia se desprende que el hombre de 39 años recibió nueve disparos, que tenía cortes superficiales en sus dos muñecas y que además presentaba tres puntadas en su estómago.

Aún así, lo que todavía no se sabe es por qué Claudio estaba herido antes de cruzarse con los policías, y si además, él y los oficiales habían tenido un encuentro previo. El hombre de 39 años solía viajar hacia esa zona habitualmente, porque trasladaba a pacientes que debían hacer rehabilitación en un centro de salud cercano. Tras dejarlos, aguardaba por la zona, y luego los pasaba a buscar y de nuevo los llevaba hasta su casa.

"La Policía de la Ciudad hizo un peritaje en su auto, cuando eso no se puede y la Federal hizo uno nuevo tres meses después, así que tuvieron tiempo de borrar todo. En el auto había sangre hasta en el techo. En la calle Malabia está la única cámara que muestra todo. Después la Federal pasó a retirar otras cámaras, y ellos dicen que no aparecen ni los policías ni Claudio en los 15 minutos previos al hecho, pero no les creo porque siempre ocultaron todo", manifestó.

Sobre esto, la pareja de Romano dijo que el comisario a cargo de la investigación, de apellido Gauna, le comentó que no existen certezas respecto a si los oficiales y la víctima se cruzaron antes de enfrentarse.

"Claudio siempre estacionaba en el mismo lugar, y en el lugar donde yo creo que lo atacaron (a la vuelta de Malabia al 900), las cámaras no andaban. Cuando fui al día siguiente del hecho a hablar con los vecinos, ninguno quería hablar porque tenia miedo, pero me dijeron que la policía trabaja con los pungas. Yo creo que a él lo atacó un punga que lo mandó Pérez a robarle", sostuvo convencida Sánchez.

Por el ataque hay tres policías imputados.

"Para mí hubo un taque dentro del auto, porque tenia tres puntazos y heridas en la muñeca y en el tobillo. Y creo que Pérez estuvo detrás de eso porque cuando Claudio se bajo de su auto, directo fue a atacarlo a él", explicó.

Según la pareja de Romano, desde el día uno el comisario Gauna, de la División de Homicidios de la Federal, intentó instalar la versión de que la víctima se había querido quitar la vida antes del hecho, algo que la autopsia descartó por completo.

De igual manera, los tres oficiales imputados negaron desde el primer día que conocían al fallecido de antes, algo que Sánchez considera que es falso. "Es mentira que Claudio bajó enajenado de su auto y no puede ser que los policías no lo conocieran porque siempre estacionaba en el mismo lugar, mañana y tarde. Él mientras dejaba a sus pacientes, se quedaba caminando por la calle y de hecho varios policías fueron a declarar y hablaron maravillas de él porque lo conocían", cerró.

Temas

  • Claudio Romano
  • Asesinato
  • Causa
  • Situación
  • Policías
  • Un año
  • Villa Crespo

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios