Secciones
En octubre 2020

Un año de la explosión en el bar de San Miguel: "Hay mil pruebas de que a Lucía la prendieron fuego"

La causa tiene actualmente tres imputados, pero todos permanecen en libertad.

Un año pasó del día en que Lucia Costa Osores murió tras haberse quemado viva dentro del bar Zar Burgers&Beer, en la localidad de San Miguel, y para su familia, cada día pesa más. La ausencia de la joven de 18 años es terrible, pero eso no quita que su madre luche con todas sus fuerzas para que se haga justicia.

En la noche del viernes 9 de octubre de 2020, luego de meses sin poder salir como consecuencia de la cuarentena por el coronavirus, la adolescente asistió con amigos a una cervecería en la que se produjo una explosión en la mesa en la que ella se encontraba sentada, producto de que la camarera del lugar acercó un bidón de alcohol a un centro de mesa que tenía fuego.

Lucía Costa Osores murió al prenderse fuego dentro de un bar en San Miguel.

El terrible hecho generó que los padres de la chica hicieran una denuncia, la cual actualmente se tramita en la UFI N°4, a cargo de la fiscal Tamara Roxana Vaisman, donde están imputados por el delito de "homicidio culposo" el dueño del lugar, el encargado y la camarera que acercó el bidón.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"La causa tiene 9 cuerpo y 200 fojas, pero no va para donde tiene que ir. Van a ir a un juicio donde nadie va a ser culpable. Pedimos el cambio de carátula de homicidio culposo a homicidio con dolo eventual (que prevé una pena de 8 a 25 años de prisión), y nos dijeron que no. A un año de lo que pasó con Lucía, puedo decir que esto está politizado. Con la figura de homicidio culposo, van a entrar y salir, y esto no tiene que pasar, no puede ser que quede todo en la nada", se lamentó Lorena Osores, mamá de la víctima.

En este sentido, contó que este domingo se dirigirá a la puerta del bar donde ocurrió la tragedia, y aunque llueva, ella y los amigos de "Luci" (como le decían), estarán presentes para recordarla. En cambio, el martes 12 de octubre la cuestión será distinta: irán directamente hacia la fiscalía que tramita la causa principal para pedir justicia. "Hay colectivos que van a salir para ahí, y estarán presentes otras familias de víctimas de San Miguel que van a estar apoyando", explicó en diálogo con BigBang.

A raíz de la explosión se abrió también una investigación en la UFI N° 20 por el delito de robo, ya que tras el incendio, muchos de los jóvenes afectados (quienes también se quemaron) perdieron sus pertenencias y hasta el día de hoy no pudieron recuperarlas porque no se sabe dónde están. Una de ellas es el celular de Lucía, el cual gracias a una cámara de seguridad, se sabe que lo tuvo en su poder la cajera del lugar, pero que en el momento no se lo quiso devolver a una amiga de la joven.

La causa tiene tres imputados, todos en libertad.

"Desde el día uno la situación fue manipulada, no se confiscó nada, ni fue la fiscal. Fue tanta gente a la puerta, como los de control urbano y bomberos, y quedó el dueño limpiando todo. Hubo policías que le tomaron declaración a los chicos también quemados, donde les hicieron firmar un papel que decía que ellos habían estado manipulado fuego, y no fue así. El video que después apareció por suerte mostró como fue todo. Los bomberos no cercaron el lugar, no tomaron el control de la situación, sino que eso lo hizo el dueño, cuando ellos tenían que haber despejado todo", aclaró Osores.

Es que esa noche, después de largos meses sin poder salir, finalmente el grupo de amigos de Lucía decidió ir a Zar, donde todo se volvió una tragedia poco después de que los chicos se sentaran a la mesa, cuando la moza del lugar quiso rellenar el centro de mesa que contenía fuego con un bidón enorme de alcohol.

 

Según se supo después, en ese momento había alrededor de 80 personas en el lugar, no solo porque estaban los clientes, sino porque además se estaba festejando un cumpleaños de un conocido del encargado del bar. Sin embargo, los propios amigos de Lucía declararon que nadie auxilió a la joven a pesar de que pedía a gritos que la salvaran, y que la gente de Zar no los dejaba tampoco acercarse a ella para ayudarla. Quienes vieron a Lucía aseguraron que fue la más quemada, y que la joven gritaba en el piso pidiendo ayuda. Aunque sobrevivió algunas horas, finalmente murió el 10 de octubre, con casi todo su cuerpo afectado.

Por otro lado, se inició también en la Fiscalía N° 8 una causa administrativa contra los responsables de las habilitaciones y los controles por parte del municipio, ya que según la pericia que hicieron los bomberos en el lugar, el bar no contaba con ninguna de las medidas que debía tener para estar abierto al público.

Actualmente en esta causa están imputadas dos personas que se dedicaban al control de los bares en la localidad, quienes pasaron por la puerta del lugar cuando había ocurrido la explosión, y en lugar de ayudar, no hicieron nada.

La explosión en el bar ocurrió el 9 de octubre de 2020.

Esta semana, de hecho, declararon dos empleados del área de control urbano local, y aunque por ley podía estar presente la abogada de la querella, Liz Barrionuevo, la fiscal no lo permitió. "De todas las pruebas que hay, no nos permiten que participemos en ninguna y nadie se hace cargo de lo que presentamos. No entiendo cómo la política se puede meter tanto en la Justicia", se lamentó Lorena.

Además, dijo que tampoco la fiscalía N°8 y la N°4 se quieren hacer cargo de comprobar si estaba permitido que en la localidad de San Miguel se saliera a comer a lugares semicerrados por el Covid-19, o solo se podía al aire libre.

"Hay cosas que como ciudadanos no podemos permitir, la gente con poder tapa la muerte de nuestros seres queridos, no nos podemos conformar como que nosotros no somos nadie. Lucía era muy importante y voy a llegar hasta las últimas consecuencias por ella", aseguró la mamá de la joven. 

En lo que respecta a la elevación de la causa, dijo que hasta el momento no hay una fecha precisa, y que si bien quisiera que pronto el proceso llegue a juicio para que así ella pueda empezar su duelo, lo cierto es que si el proceso se hiciera ahora, todos los responsables quedarían libres. "El año me pesa horrores, parece que fue ayer, pero solo pido justicia por Lucía. Tenemos mil pruebas de que a Lucía la prendieron fuego, que la dejaron tirada, y que ella podría estar hoy viva", cerró.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!