Secciones
Policiales

Un grupo de sicarios asesino de cinco balazos a una maestra en Misiones y se fugaron a Brasil

Se trataría de un intento de ajuste de cuentas para con su pareja.

Carla Betina de Olivera de 37 años y su marido Ismael Sergio Batista Camargo circulaban el miércoles en su Renault Sandero Stepway por las calles Santa Rita y Malvinas Argentinas del barrio Provincias Unidas, Misiones, cuando fueron interceptados por un asesino que si decirles una palabra, se puso al lado del auto, disparó y asesinó.

La víctima fatal, que era maestra de un colegio primario, fue quien se llevó la peor parte. Recibió cinco disparos y murió al instante sin siquiera poder recibir atención médica debido a la gravedad de sus heridas. Por su parte, Camargo recibió un disparo en uno de sus brazos, y si bien fue trasladado con urgencia al Hospital de Bernardo de Irigoyen su estado no  es crítico y se encuentra fuera de peligro.

La secuencia comenzó cuando la pareja que estaba transitando como de costumbre por su barrio se freno en un semáforo, y una moto con dos personas sentadas se le pararon al lado, y sin darles pistas, ni motivos, ni explicaciones" comenzaron a acribillarlos. La causa judicial por este episodio se abrió de inmediato, y frente a los primeros indicios se estimó que lo ocurrido se debía a un ajuste de cuentas. Todavía no se determinó para quien era, ya que son tres las principales hipótesis.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Por un lado se sospecha que el caso puede estar ligado al hermano del sobreviviente, quien es actualmente funcionario municipal de la provincia de Misiones motivo por el cual se cree que podría haber algún problema político o de intereses para con el. Otra de las hipótesis, tiene que ver con el trabajo de Camargo, quien se constató que trabaja dentro del cambio informal de moneda extranjera y cuenta con un familiar trabajando en el Paso Internacional.

Lo que aún no se pudo dictaminar ni entender, es si las balas iban dirigidas a la mujer para hacerle "entender" a alguno de los familiares que no "molesten" más, o si los disparos eran para el hombre, pero los alcanzó Olivera. Desde la cuenta de Facebook de la Supervisión Regional de Bernardo de Yrigoyen, donde trabajó la víctima fatal, expresaron su dolor por la muerte de la maestra. “Después de que las lágrimas se secan y los adiós se han dicho, tenemos que aferrarnos a los recuerdos felices que hayamos compartido con nuestros seres queridos que ya hayan partido. Esto es lo que los mantiene vivos en nuestras mentes y en nuestros corazones. Mis condolencias”.

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!