Secciones
hallazgo

Un hombre fue encontrado muerto en su casa: tenía a su mamá enterrada en el patio

La mujer llevaba desaparecida más de 10 años.

Por estas horas, la fiscal Andrea Verónica Palín intenta resolver un espeluznante misterio que surgió a partir de la muerte de Luis Genignani, un vecino de 61 años, que fue hallado sin vida por la Policía en su casa ubicada sobre la calle Gavilán al 800, en la localidad bonaerense de La Tablada. Fueron los vecinos del hombre, que sufría alteraciones mentales,  los que dieron aviso a las autoridades a causa de un olor nauseabundo que provenía de la vivienda.

Como el hedor en la manzana ya era insoportable, algunas personas dieron aviso al 911 y un patrullero no tardó en hacerse presente en el lugar. Al tocar la puerta y no recibir respuesta alguna, los uniformados forzaron la entrada de la casa para ingresar y descubrieron a Genignani tendido, ya sin vida, sobre su cama. Pero el del hombre no fue el único cuerpo que encontraron los efectivos en el domicilio, ya que hallaron también restos humanos en el fondo de la vivienda.

Al ingresar a la casa, los agentes se toparon con los gatos de la familia, que permanecían fieles a su amo debajo de la cama, y una cruz dibujada con pintura blanca sobre una de las paredes en el jardín de la vivienda. Junto al dibujo, los policías notaron que había tierra removida y advirtieron con horror que se trataba de una tumba. Debajo del montículo, los efectivos descubrieron restos humanos en avanzado estado de descomposición.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Si bien esperan por los resultados del trabajo forense para confirmar la identidad, los investigadores sospechan que podría tratarse de la madre de Genignani, una mujer que de acuerdo al testimonio de los vecinos se encontraba desaparecida desde hace unos 10 años. Por ahora, la principal hipótesis de la fiscal apunta a que el individuo enterró a su mamá en el jardín de su casa y ahora investigan cuáles fueron las causas que provocaron la muerte de la mujer.

Por otra parte, los restos de Genignani no presentaban a simple vista signos de violencia como para sospechar de un homicidio. El hombre estaba sobre la cama en una de las habitaciones de la casa en posición fetal y padecía del denominado Síndrome de Diógenes (un trastorno del comportamiento humano, en el que las personas acumulan basura y objetos en el interior de sus domicilios).

Un hecho similar había ocurrido en Corrientes en enero de este año: una mujer fue hallada muerta dentro de su domicilio ubicado en la calle Chubut al 1500, en el barrio 300 Viviendas. La Policía se hizo presente en el lugar, luego de que varios vecinos denunciaran que salía un olor hediondo desde dentro de la casa y que a la mujer no la veían desde hacía bastante tiempo.

Según las primeras hipótesis, la víctima murió por la fuerte ola de calor que afectó a toda la región del Noreste (NEA) durante los primeros días de enero. Sin embargo, no fue el único hallazgo dentro del domicilio: en otra de las habitaciones, sobre la cama, se encontraba otro cuerpo en completo estado de putrefacción que sería de la madre de la mujer, quien había fallecido hacía dos años.

 

El hecho ocurrió el viernes 21 de enero, luego de que las autoridades se hicieran presente en la vivienda para constatar a qué se debía el olor nauseabundo que se desprendía de allí. Al ver que nadie contestaba, forzaron la puerta de entrada en presencia de dos testigos e ingresaron al lugar. Dentro, se toparon con el cuerpo de una mujer en avanzado estado de descomposición de entre 50 y 60 años; pero además hubo otro descubrimiento: un esqueleto seco a su lado. 

El cadáver esquelético sería de una mujer y se trataría de la madre de la fallecida. “Por el momento no podemos confirmar nada. Ya que es un esqueleto seco, que llevaba más de dos años, presumimos que sería la progenitora, teniendo en cuenta que ambas vivían juntas, según los vecinos”, detallaron las fuentes. La principal hipótesis es que la víctima “buscó el cuerpo de la madre que murió hace dos años y se llevó el cadáver a la casa”. 

Una mujer fue hallada muerta dentro de su domicilio ubicado en la calle Chubut al 1500, en el barrio 300 Viviendas. 

Según trascendió, la mujer de apellido  Traversaro tenía entre 50 y 60 años y sufría un avanzado caso de esquizofrenia. En el domicilio no había aire acondicionado y los vecinos informaron que el calor era insoportable. El cuerpo llevaba varios días de descomposición. De hecho, los primeros análisis arrojaron que la mujer habría fallecido hace aproximadamente diez días. Los peritos revisaron el lugar y no encontraron lesiones compatibles con arma blanca o de fuego, por lo que en aquella oportunidad y tal como ocurrió en La Plata, se descartó la hipótesis de homicidio y cobró aún más fuerza que el calor fue la causa de muerte.

 

También en febrero de este año, un hombre de 65 años fue encontrado sin vida por sus hermanas cuando fueron a su casa a tomar mates y empezaron percibir fuertes olores que venían desde su habitación. El dramático momento se vivió en la ciudad de La Plata, precisamente en una vivienda ubicada en la zona de calle 10 entre 44 y 45. De acuerdo a lo trascendido por la policía, las hermanas del hombre habían arribado a la vivienda para “tomar unos mates” y fueron recibidas por la esposa de su hermano, una mujer de 83 años, que al ser consultada por el hombre, respondió que se encontraba “encerrado en la habitación” desde hace algunos días. Los familiares fueron a buscarlo y dieron con el macabro hallazgo. 

 El hombre de 65 años fue encontrado sin vida por sus hermanas.

Del lugar salía despedido un fuerte olor y los investigadores revelaron que la mujer sostuvo que la víctima “hacía días que estaba en su cuarto y que no salía”. Al encontrarlo, inmediatamente llamaron a una unidad del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME) y los profesionales médicos constataron el deceso el deceso al llegar al lugar, aunque esperan por la autopsia para determinar el momento exacto y qué provocó la muerte.

En principio, no se hallaron signos de violencia o indicios de un intento de robo, razón por la cual la principal hipótesis de la fiscal Virginia Bravo, cuya causa recayó en sus manos, apunta a que el hombre pudo haber sufrido una descompensación días atrás que le provocó un ataque cardíaco y que la situación no fue advertida por su esposa, a raíz de que la misma padece una enfermedad neurodegenerativa. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!