Secciones
Policiales

Un jurado popular absolvió a una mujer acusada de haber matado a su marido en Mendoza

Durante el proceso judicial se logró determinar que la acusada sufrió de violencia de género durante todo su matrimonio.

Una mujer acusada de haber matado a su marido en Mendoza fue absuelta este miércoles por un jurado popular que no logró ponerse de acuerdo a la hora de resolver el fallo. Debido a la falta de consenso en la resolución, el fiscal retiró su acusación contra la sospechosa, y así el juez a cargo de la causa ordenó retirar los cargos contra ella y dejarla en inmediata libertad.

La muerte de Carlos Ernesto Pelayes ocurrió en junio de 2018 en la ciudad mendocina de Godoy Cruz, cuando Claudia Jaquelina Cortéz, víctima de violencia de género, se defendió de un ataque de su marido y lo mató con un cuchillo. Por el violento hecho, la mujer de 49 años estuvo detenida un año, aunque gran parte de ese tiempo lo vivió con prisión domiciliaria, debido a que sufre de cáncer de mama.

El juicio por el crimen de Pelayes empezó el lunes pasado, y este miércoles llegó a su fin luego de que los 12 ciudadanos que conformaban el jurado popular no lograran llegar a un fallo unánime. De ese modo, el proceso se declaró estancado, y como indica la ley, el juez Ezequiel Crivelli le preguntó al fiscal en jefe de Homicidios Fernando Guzzo si iba a continuar con la acusación, ante lo cual el representante del ministerio público optó por no seguir.

Debido a esto, Crivelli absolvió a la imputada, ordenó su inmediata libertad y la eximió de pagar las costas procesales. Aunque Cortéz llegó a juicio bajo arresto domiciliario, estaba imputada por el delito de "homicidio calificado por el vínculo" de su marido y padre de sus hijos, lo que podría haberle deparado una pena de prisión perpetua.

Un femicidio cantado después de 23 años: las pericias que complican al marido de la instructora de fitness

En todo momento, la defensa de la sospechosa dejó en claro que ella nunca quiso hacerle daño al fallecido, pero que el día del ataque debió defenderse con un cuchillo porque Pelayes, drogado y alcoholizado, la golpeó e intentó que mantuvieran relaciones sexuales sin consentimiento.

Por su parte, en el inicio del proceso el fiscal había pedido una condena por "homicidio calificado", aunque en sus alegatos finalmente solicitó que se le atenúe la pena a la imputada, ya que el crimen se cometió bajo una "circunstancia extraordinaria", dado que fue comprobado que fue víctima de violencia de género durante más de 30 años.

En sus palabras finales, Cortéz dijo que era inocente y aseguró: "Estoy acá por tantas mujeres que están muertas por no haberse podido defender".

Tras haber sido liberada, la mujer de 49 años dialogó este jueves con TN, y aclaró que nunca quiso matar a su marido, y que su muerte fue un accidente, producto de su defensa. "Estoy arrepentidísima de lo que pasó. Yo no quise que fuera así, fue ese momento, en el cual no me di cuenta que le había clavado el cuchillo", aseguró, al mismo tiempo que también contó que vivió violencia de género durante todo su matrimonio, pero que en el último tiempo todo se puso peor porque el fallecido también maltrataba a sus hijos.

"Esa noche él me golpeó y quiso tener relaciones. Esto pasó muchas veces. Es una manipulación que va creciendo de a poco, como lo hizo para que no tuviera amigos ni celular. Fue todo de menor de mayor. Lo que yo viví no está bueno. Lo voy a llevar de por vida. Si yo no hubiera podido defenderme, quizás estaría muerta, y mis hijos solos", cerró.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Durante el proceso judicial se logró determinar que la acusada sufrió de violencia de género durante todo su matrimonio.