Secciones
Policiales

Un testigo declaró que escuchó al amante de Paula Perassi decir que había tirado su cuerpo "a los chanchos"

Se trata de un pescador que estuvo en la misma cárcel que el principal acusado del supuesto crimen.

Por Agustina Acciardi

El juicio por la desaparición, el aborto forzado y la posterior muerte de Paula Perassi ya cursa la tercera semana, y en cada nueva audiencia hay datos que resultan reveladores y estremecedores. Aunque pocos lo esperaban, este lunes un pescador que estuvo preso con el amante de la víctima declaró que escuchó como Gabriel Stumia confesó en la cárcel que había tirado el cuerpo de la mujer de 33 años "a los chanchos".

"Este dato lo tenía la Fiscalía y nosotros no lo esperábamos", aseguró a BigBang Adrian Ruiz, el abogado de la familia Perassi.

Según indicó el letrado, en la audiencia de este lunes declararon dos testigos, los cuales aportaron información sumamente valiosa para el proceso. En primer lugar, esta mañana habló un pescador y ex convicto, quien aseguró ante los jueces del Tribunal de San Lorenzo que escuchó como el amante de la fallecida, y el principal acusado por su desaparición, admitió en el Pabellón N°2 de la Unidad 11 de Piñero que había arrojado el cuerpo de Perassi "a los chanchos".

"El pescador dijo que estaban viendo la televisión en un espacio común, y que detrás de él estaba Strumia, y que escuchó que decía que a Paula nunca la iban a encontrar porque la habían tirado a los chanchos", dijo el letrado, quien además añadió que según el relato del testigo, el desagradable comentario del acusado fue dicho en tono jovial en el año 2016.

Aunque el pescador solo brindó este aporte, lo cierto es que esta información resulta fundamental para demostrar la culpabilidad del empresario metalúrgico. Además de él, en el juicio están imputados Roxana Michi, la esposa de Striuma, la partera Mirtha Rusñisky, el chofer Antonio Díaz, el comisario Adolfo Puyol y los policías Jorge KrenzGabriel GodoyAldo Gómez y María José Galtelli

Luego de este importante testimonio, habló también Juan Nóbile, miembro del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), y en su explicación aseguró que por todo lo que se investigó, la única opción es que Perassi esté muerta y que alguien haya hecho desaparecer su cuerpo.

"Él dijo que una chica de 33 años con dos hijos no pudo haber desaparecido porque sí. También descartaron la posibilidad de suicidio, porque indicó que cuando una persona hace eso, quiere dejar un mensaje a través de una carta o una marca en el cuerpo, y acá eso no pasó", dijo el abogado.

Según Ruiz, todo el equipo de EAAF analizó la posibilidad de que Perassi hubiera sido víctima de trata, cosa que finalmente se dio por descartada ya que llegaron a la conclusión de que esos grupos delictivos buscan mujeres más jóvenes y con otras características sociales.

"Lo que dejaron en claro desde el equipo de antropología es que detrás de esto hay un poder económico muy pesado, y que hubo todo un entorno que lo permitió. Esto fue un supermercado de la corrupción", indicó.

Desde el comienzo del juicio hasta ahora, hubo audiencias que resultaron muy significativas. Una de ellas fue cuando un mozo de la localidad de Timbúes, donde se cree que forzaron a Perassi a hacerse el aborto, declaró que horas antes de la desaparición de la víctima, la vio en compañía de su amante en el bar donde trabajaba.

Del mismo modo, otra día importante fue cuando el esposo de la mujer de 33 años admitió que estaban separados y que a pesar de que vivían juntos, no tenían relaciones sexuales porque dormían en camas separadas. En esa misma declaración, él también admitió que había encontrado una carta de su esposa para su Strumia, y que además había hallado un segundo celular que ella usaba para hablar con el empresario.

Como estos, hubo otros testimonios importantes, y durante la semana pasada también se presentó un médico, quien habló del medicamento abortivo que se encontró en la casa de la supuesta partera.

Un mozo reconoció que vio a Paula Perassi en el pueblo donde creen que le hicieron el aborto

En uno de los primeros allanamientos tras la desaparición de Perassi, los investigadores fueron hasta la vivienda de Rusñinky, y encontraron que ella tenía en su casa un fármaco que servía para provocar abortos. En aquel momento, la imputada aseguró que ese medicamento era para su hijo discapacitado, cosa que en el juicio un médico desmintió.

"El médico fue muy contundente. Ella argumentó que ese medicamento lo tomaba su hijo discapacitado para los dolores, pero el profesional dijo que eso no es posible por el valor que tiene. No te puede recetar un doctor algo que sale $6000 solo para dolores", explicó Ruiz.

Hacia el fina de la comunicación, el abogado contó a este portal que el viernes anterior entraron por primera vez a la sala la mamá de Perassi, Alicia Ostri, y su hermana, quienes declararon como testigos y contaron cómo fueron las horas previas a la desaparición. "Fue terrible, hubo dos personas clavadas, que se pararon ante la humillación. La verdad que fue desgarrador escucharlas hablar", dijo y agregó que antes de que ambas se presentaran, un hombre misterioso dejó una muñeca de plástico tirada en el estacionamiento del Centro de Justicia Penal de Rosario, donde se lleva a cabo el proceso.

Aunque en las imágenes de las cámaras de seguridad se pudo ver que un sujeto se bajó de un auto negro, dejó la muñeca y se fue, no se pudo comprobar todavía que el hecho haya tenido relación con el juicio de la desaparecida. De todos modos, se reforzó la seguridad del lugar, porque ya había policías que custodiaban, y se llamó a la Brigada de Explosivos, que preservó la zona para el trabajo del Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI).

"Los tendrían que condenar a todos a perpetua. Yo estoy acostumbrado a ver un derecho penal marginal, y en este caso nos encontramos con tipos que tienen las notas más bajas como policías pero que tienen un poder económico grande. Fíjate el estudio jurídico que tienen, vienen abogados de Santa Fe y otros lados y la pregunta es: ¿quién paga todo eso?", preguntó por último Ruiz.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Se trata de un pescador que estuvo en la misma cárcel que el principal acusado del supuesto crimen.