Secciones
Policiales

Una joven de 19 años fue golpeada salvajemente en la casa de un amigo: creen que fue un robo

Tiene un golpe en la cabeza y heridas en sus manos. Robaron dos celulares y 1.000 dólares. 

En la noche del sábado, Agustina Fernández, una estudiante de Medicina de 19 años y oriunda de La Pampa, fue a cenar al departamento de un amigo, ubicado en Confluencia al 1300, en Cipoletti, provincia de Río Negro. En un momento del encuentro, su amigo salió a comprar algo al kiosco y cuando regresó, la joven estaba desmayada, sobre un charco sangre. La ventana del patio estaba rota y faltaban dos celulares y 1.000 dólares. 

 

Cuando el chico dio aviso a la Policía provincial, varios efectivos llegaron al lugar y constataron la terrible paliza que le habían dado a la estudiante, que tenía un golpe en la cabeza, con un golpe, heridas en sus manos y en sus brazos. Por ello, creen que forcejeó con el o los agresores, hasta que la desmayaron. En las dos plantas de la propiedad, las habitaciones se encontraban revueltas y faltaban los teléfonos y el dinero. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Tras asistirla, una ambulancia trasladó a la víctima al Hospital Pedro Moguillansky, adonde se encuentra internada y en grave estado. En el parte policial, explicaron que Agustina fue a cenar a la casa de “un amigo y vecino, quien refiere que salió por 15 minutos para hacer una compra y al regresar se encontró con ese panorama”. 

 

Por ahora, las investigaciones no dieron resultados. No se encontraron rastros que sirvan para identificar a los responsables del hecho y tampoco hay grabaciones en las cercanías del lugar. Es que, según información oficial, las cámaras de seguridad que se encuentran en la zona no graban. Y la única que graba la puerta del complejo de viviendas, apunta hacia otro lado. 

 

Por otra parte, la triangulación de los celulares robados aún tampoco dieron datos porque siguen apagados. En cuanto a la hipótesis, se cree que la joven nunca notó que había delincuentes en el patio del departamento, la única propiedad que cuenta con ese espacio en el complejo de seis viviendas. Los investigadores creen que vieron salir al dueño y creyeron que no había nadie. Al entrar, se encontraron con la joven, a quien golpearon hasta desmayarla. 

 

Según los peritos, la puerta trasera que da al patio había quedado abierta porque el dueño de la casa había limpiado la parrilla por la tarde y la dejó sin llave. Frente a esa posibilidad, los ladrones no debieron forzar nada y tuvieron vía libre a la propiedad en donde estaba la chica. Tras un forcejeo, en el que le lastimaron las manos y los brazos, la golpearon en la cabeza. 

 


Por el momento, los peritos no encontraron el arma con el que desmayaron a Fernández. Los golpes le causaron varios cortes en la cabeza y hematomas internas que la dejaron en terapia intensiva. “Su pronóstico es muy malo”, afirmó Claudia Muñoz, la directora del hospital, sobre la joven que está en terapia intensiva, en coma farmacológico. Ahora, la causa quedó cargo del fiscal Martín Pezetta. 

 

El domingo, los padres de Agustina viajaron desde La Pampa a Cipoletti para estar con su hija y seguir de cerca la investigación. Según información de la Justicia, ambos son asistidos por funcionarios de la Oficina de Atención a la Víctima (OFAVI) perteneciente a la fiscalía.


 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!