Secciones
Longchamps

Una nena de 10 años fue asesinada de 32 puñaladas e investigan a las ex parejas de su mamá

Fueron imputados por el hecho Carlos y Rubén Correa, padre e hijo. Ambos tuvieron una relación amorosa con la mamá de la menor.

Angustia, conmoción y bronca se vivió el lunes en la localidad bonaerense de Longchamps, partido de Almirante Brown, cuando una nena de tan solo de 10 años fue encontrada sin vida en su casa.


La menor recibió en total 32 puñaladas -17 en su rostro y pecho, y 15 en su espalda- por lo que se investiga si se trató de un femicidio vinculante, según informaron fuentes policiales.

Se investiga si la niña fue asesinada por las ex parejas de su mamá. 

Los investigadores sospechan de un hombre con el que la madre de la niña mantuvo una relación sentimental durante diez años y del hijo de éste, del que también fue pareja, por lo que ambos quedaron imputados, pero en libertad, mientras se recolectan más pruebas.

La autopsia realizada a Joselin Mamani –el nombre de la menor- dio como resultado que sufrió 17 puñaladas en el rostro y otras 15 en la espalda con un cuchillo. Su madre, llamada Saira Mamaní (33), declaró ante la fiscal de la causa Fabiola Juanatey, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Violencia de Género del Departamento Judicial Lomas de Zamora.

En su testimonio, la mujer dijo que mantuvo una relación sentimental con un hombre llamado Carlos Correa (44) durante 10 años, aunque desde hacía seis meses estaban separados. Al mismo tiempo, Mamani agregó que luego formó una nueva pareja con el hijo de Correa, Rubén (25) lo que llevó a la fiscal a investigar a ambos como sospechosos.

De esta manera, los pesquisas a trabajan sobre la hipótesis de que alguno de ellos haya cometido el crimen de Joselin, quien había nacido como producto de otra relación. Tras el asesinato, los investigadores realizaron un allanamiento en la casa de Carlos Correa y secuestraron dos computadoras y un teléfono celular, los cuales serán analizados.

Las fuentes informaron que si bien también se corroboró que la madre de la niña tuvo hace más de un año una relación con un hombre de 39 años, de nacionalidad peruana, la fiscal Juanatey solo imputó por el momento a los Correa.

Ambos serán sometidos a pericias psicológicas para determinar si participaron en un posible "femicidio vinculante", figura penal que se aplica al homicida que haya tenido "el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación".

Las fuentes añadieron que la madre de la niña también señaló que Carlos Correa ejerció violencia de género contra ella cuando se enteró que mantenía una relación con su hijo, pero los pesquisas confirmaron que no hubo denuncia al respecto.

La nena presentaba 17 puñaladas en el rostro y 15 en su espalda. 

El cuerpo de la nena fue descubierto el lunes por la tarde, en una vivienda situada en la calle Silva al 1500, del barrio 14 de Febrero, de Longchamps, donde Joselin residía con su madre de nacionalidad boliviana. La mujer denunció que ella se retiró del inmueble a las 10.30 para dirigirse a un banco en el centro de dicha localidad y que dejó a su hija sola.

Según la denunciante, cuando regresó poco después del mediodía halló la puerta de rejas abierta y a su hija muerta a puñaladas en el piso de la cocina, por lo que llamó al 911. Cuando los efectivos policiales arribaron al lugar constataron el fallecimiento de la menor y que ésta presentaba manchas de sangre en la ropa, el rostro y miembros superiores e inferiores.

En la casa no se detectó desorden ni la falta de elementos de valor, excepto un juego de llaves que la mujer había dejado sobre la mesa de la cocina antes de irse al banco. Los peritos de Policía Científica y médicos forenses determinaron que las manchas que presentaba la niña eran producto de lesiones y que fueron provocadas intencionalmente por un tercero.

Temas

  • Longchamps
  • Nena
  • 10 años
  • Puñaladas
  • Rubén Correa
  • Carlos Correa
  • Femicidio

Comentarios