Secciones
Policiales

Una zapatilla y otro cuerpo calcinado: las claves sobre la desaparición de los chicos de Varela

Encontraron un cuerpo calcinado e investigan si es de alguno de los jóvenes desaparecidos.

Este viernes se cumplieron siete días de la desaparición de Lucas Escalante, de 26 años, y Lautaro Morello, de 18, los dos jóvenes que son buscados por la Policía desde el 9 de diciembre. Las autoridades buscan rastros o alguna pista que determine qué le ocurrió a los chicos a unos 2.000 metros de donde apareció calcinado el auto en que viajaban, un BMW de color azul.

Lo cierto es que en las últimas horas apareció otro cuerpo calcinado en la localidad bonaerense de Guernica y los peritos se encuentran en la zona investigando si se trata de alguno de los dos jóvenes que están desaparecidos desde hace una semana en Florencio Varela. Según se informó, fue un vecino de Longchamps el que halló en la noche del jueves un cuerpo boca abajo calcinado a la vera de la autopista en construcción "Buen Ayre", en Guernica.

Por ahora se trata de determinar si pertenece a Lautaro o a Lucas ya que junto al cuerpo había una zapatilla Vans color negra, similar a las que usaba Lautaro. Aquel viernes, a las 23.30, la madre de Lautaro, Estefanía Nataly Morello, denunció la desaparición de su hijo en la comisaría cuarta de Florencio Varela. Según consta en la denuncia, Lautaro se fue con su amigo Lucas en un auto marca BMW de color azul, luego del partido que la Argentina le ganó a Países Bajos.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En ese momento, Morello vestía camiseta de la Selección Argentina, jeans modelo Mom celeste, y zapatillas negras marca Vans. Es delgado, cabello negro corto, tez blanca, ojos color café, mide 1,60 y no posee tatuajes. Al día siguiente, sábado 10 de diciembre, se encontró el BMW incinerado a un costado de la ruta 6, en la zona platense de Abasto, pero no había rastros de los jóvenes.

Según contó Romina Escalante, hermana mayor de Lucas, los adolescentes estaban siendo buscados "cerca del auto". Asimismo, protestó ante la falta de evidencia que ayude a conocer el paradero de su hermano. "Seguimos sin saber nada y ya van cuatro días", argumentó. Un día después, el domingo 11 de diciembre, se hallaron dos cuerpos dentro de un vehículo en la localidad bonaerense de Guernica. 

Los cadáveres estaban en el interior de un utilitario Renault Berlingo incendiado, frenado en un descampado situado en Néstor Kirchner y la ruta 16. Según fuentes policiales, por el momento no se había podido establecer el sexo de las víctimas debido al mal estado de los cuerpos. Además, señalaron que el coche incendiado había sido robado en la localidad de Villa Luzuriaga, el pasado mes de abril.

La Justicia convocó a los familiares de los jóvenes para determinar si podían identificar a los cuerpos. Estefanía Nataly Morello, la mamá de Lautaro, había dicho que la aparición de los cadáveres le "destrozó el corazón", pero que después le aclararon "que tenían bracket y ellos no tenían”. Además, contó en medios televisivos que llamaron a su hermana "por WhatsApp y le preguntaron si era la hermana de Lautaro y de atrás se escuchaba alguien que tenía la boca tapada”.

Además de Lautaro y Lucas, también desaparecieron Diego Segura, de 30 años, y Silvio Vitullo, de 40. Los dos mecánicos fueron vistos por última vez cuando iban a trabajar en la mañana del sábado pasado en Burzaco. De hecho, la esposa de Vitullo reconoció el anillo que utilizaba su pareja entre los elementos encontrados en la camioneta donde estaban los restos calcinados.

Sin embargo, se aguarda el resultado de los estudios de ADN para confirmarlo. La pericia odontológica realizada a los cadáveres carbonizados determinó científicamente que se trata de dos hombres de 25 y 40 años, razón por la cual la Justicia cree que se tratan de los mecánicos. Con respecto a la desaparición de Lautaro y Lucas, hay una cámara de seguridad que muestra al joven de 18 años subirse al auto de Lucas: un BMW deportivo modelo 2009. “Si alguien lo tiene a mi hijo que me lo devuelva, es un nene que va al colegio, que lava autos en mi casa, que me dice 'mamá estoy acá o allá', hablo con mi hijo todo el tiempo, no puede pasar esto”, suplicó la mamá de Lautaro.

El siguiente dato que recolectó la fiscal Mariana Dongiovanni fue que el BMW apareció completamente quemado en La Plata. ““Algo pasó a los pocos minutos de que el segundo chico se sube al vehículo. Creemos que los interceptaron, aunque desconocemos quienes y el motivo. Mafia pura. Está quemado por alguien que sabe cómo hacerlo. De adentro hacia afuera para quemar huellas y con suficiente combustible para dejarlo irreconocible al vehículo. También quemaron las adyacencias para que no encontráramos rastros. Por suerte, adentro no había nadie”, expresó un investigador.

A raíz de la cercanía geográfica entre el hallazgo del BMW quemado en La Plata y la camioneta utilitaria con los cadáveres adentro en Guernica, desde la fiscalía creyeron que podrían ser Lucas y Lautaro. Sin embargo, la pericia odontológica le fue suficiente a la fiscal Dongiovanni para descartar oficialmente que se trate de ellos. En las últimas horas hubo allanamientos en la casa de un comisario mayor de la Policía bonaerense cuyo hijo estaría vinculado con los jóvenes desaparecidos. Según fuentes policiales, investigan un posible tráfico con vales de combustibles. Un vecino afirmó haber visto el auto de Lucas frente a la casa el viernes por la noche.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!