Secciones
Policiales

"Vengo de matar a una amiga": violó a su compañera y la apuñaló 43 veces con un destornillador

La víctima se encuentra "estable" y "recibe asistencia del equipo de psicólogas y psiquiatras". 

Facundo Nicolás Britez tiene tan solo 18 años y fue detenido por abusar sexualmente y apuñalar 43 veces con un destornillador a una compañera de la escuela en el barrio 131 Viviendas, en San Luis. La joven, de la misma edad y cuyo nombre no se da a conocer para preservar su identidad, fue violada reiteradas veces por Britez en un descampado de la zona norte de la ciudad de San Luis y permanece internada "estable" y bajo "observación" en el hospital Ramón Carrillo.

Este miércoles se llevará adelante la audiencia de formulación de cargos contra al acusado. Por ahora, la agresión fue calificada por la Justicia como "tentativa de femicidio". “Su madre refirió que él tenía un retraso madurativo, y que había sido diagnosticado por una psicopedagoga. Mostró un certificado que parecía haber sido impreso media hora antes. También que iba al psicólogo, pero no pudo decir el nombre y el lugar”, detalló  la fiscal del caso, Virginia Palacios Gonella.

El hecho ocurrió el lunes por la tarde en un descampado ubicado en el Barrio 131 Viviendas, pegado al Anexo III del barrio Eva Perón de la ciudad de San Luis. Lo ocurrido es investigado por Palacios Gonella, coordinadora de la Unidad de Gestión Fiscal en turno; la fiscal adjunta María Fernanda Del Cerro; y el fiscal de Instrucción 3 de San Luis, Esteban Roche, quienes brindaron detalles de lo ocurrido en una conferencia de prensa.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

De acuerdo con la fiscal Palacios Gonella, el hecho comenzó a investigarse luego de que la víctima ingresara al área de urgencias del Hospital Carrillo con serias heridas en su cuerpo y en un completo estado de shock. La joven "presentaba múltiples lesiones", aunque los "médicos dijeron que, en principio, estaba estabilizada y lúcida, ubicada en tiempo y espacio, por lo que era posible tomarle una entrevista".

Cuando lograron estabilizarla, la víctima le contó a las autoridades que cursa el quinto año y "que había quedado con un compañero en encontrarse en un lugar a tres cuadras de la escuela, y que en dicho lugar esta persona arremetió contra su integridad sexual, la abusó y le asestó 43 golpes con elementos punzo cortantes, y ella dijo que el agresor utilizó un destornillador", indicó la fiscal, aunque los médicos creen que pudo haber sido utilizado "una llave Phillips". "Estaba desfigurada y se visualizaban heridas en tórax y espalda, hematomas múltiples en el rostro, cortes múltiples en cráneo", agregó sobre las lesiones, que también se detectaron en miembros superiores e inferiores.

Las heridas fueron confirmadas por la médica forense Marcela Gómez, quien refirió que la mayoría son superficiales, pero que cuatro o cinco de ellas tuvieron mayor profundidad, aunque no comprometieron órganos vitales, dijeron los informantes.  Según Palacios Gonella, la joven "no podía hacer otra cosa que llorar durante la entrevista, pedía una Virgen y los médicos le acercaron la imagen de una que había en el hospital" y solicitaba "ayuda porque tenía mucho miedo". En el centro asistencial, personal de Criminalística secuestró las prendas de la joven "con sangre" con el objetivo de buscar algún fluido que no sea de ella para un cotejo de ADN.

A partir de los datos aportados por la víctima, los hallados luego por personal de la comisaría 39na. en la escena del crimen y los dichos de al menos cuatro testigos presenciales, ese mismo lunes por la noche el juez Ariel Parrilli ordenó el allanamiento de la casa del compañero de escuela de la joven atacada y su detención en el barrio Cerro de la Cruz. "Al principio no abrían la puerta. La situación se puso un poco tensa. Pensábamos que podía escapar, pero finalmente abrió el papá, se le leyó el oficio, se procedió a la detención, al secuestro de telefonía celular y, lo más trascendente, el hallazgo de prendas de vestir con manchas sangre y con signos de haber sido quemada, no en su totalidad", relató Palacios Gonella.

La fiscal añadió que en la vivienda "había una serie de manuscritos sobre lo que él había hecho ese día". Palacios Gonela explicó que el acusado no presentó resistencia cuando fue detenido y que su madre aludió que el joven padecía "retraso madurativo", lo que no pudo ser confirmado aún. "Creemos que fue una acción defensiva por parte de su madre, ya que no contaba con ningún certificado, y además al consultar a sus docentes de quinto año, manifestaron que desconocían ese dato y que su desempeño académico era muy bueno", remarcó. A pesar de esto, la funcionaria judicial manifestó que el acusado "estaba en óptimas condiciones" y "no presentaba agresiones externas".

Una vecina contó a Reporte San Luis que tuvo un breve intercambio con Britez cuando éste escapaba del lugar del hecho. “Me lo encuentro al muchacho que sale de frente. Lo único que atiné a hacer es quedarme quieta. El muchacho también se frenó, me miró. Le pregunté: ‘¿qué pasó?’. Me dice: ‘nada, vengo de matar a una amiga’”, relató la testigo, tras lo cual remarcó que “no se veía alterado”.

Este miércoles será sometido a la audiencia de formulación de cargos por "tentativa de femicidio", ya que consideró que "hubo una intención deliberada de extinguir la vida de esta mujer". Además, la fiscal resaltó la acción de los vecinos en socorrer a la joven, llamar a la ambulancia y colaborar con la investigación. "Por suerte los vecinos de la zona ayudaron a la joven que pedía auxilio y llamaron a la ambulancia, ya que, si nadie se hubiera percatado de lo que sucedía, podría haberse desangrado. Además, aportaron datos significativos para identificar al agresor", destacó.  El último parte médico de la víctima indicó que "la paciente se encuentra estable" y que "recibe asistencia del equipo de psicólogas y psiquiatras".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!