Secciones
Policiales

Versiones de infidelidad, peleas y un sinfín de hipótesis: a tres meses de la desaparición de Gabriel Gurrea

La Policía de la Provincia de Buenos Aires llevó a cabo siete allanamientos en Bahía Blanca para continuar con la búsqueda del verdulero de 46 años desaparecido el 20 de mayo. 

Este viernes se cumplieron tres meses exactos de la desaparición de Gabriel Enrique Gurrea García, el verdulero de 46 años  que es intensamente buscado en Bahía Blanca desde el pasado 20 de mayo. “Se cumplen tres meses de la desaparición de Gabriel y queremos que esto no quede en la nada, que lo sigan buscando por donde tenga que ser pero que no bajen los brazos", pidieron desde el entorno de Gurrea García.

El hombre trabajaba en un verdulería de Punta Alta y fue visto por última vez aquel 20 de mayo, cuando decidió irse de su casa tras una discusión con su pareja, Pamela Antúnez. Fueron los compañeros de trabajo del joven conocido como "Tibu" los que advirtieron su ausencia tras llamar a su casa y notificar que no había concurrido a su espacio laboral. Desde entonces, un fuerte operativo policial lo busca sin descanso. 

De hecho, la Policía de la Provincia de Buenos Aires llevó a cabo siete allanamientos en Bahía Blanca a pedido del fiscal Rodolfo de Lucía y por orden de la jueza de Garantías Marisa Promé. De esta manera, personal de la división Casos Especiales de la Policía bonaerense llevó a cabo los allanamientos e investigaciones junto a efectivos de varias comisarías y perros de la división K9 en Punta Alta.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En el lugar se hicieron presentes representantes de la Policía Científica para recopilar datos y aportar a la investigación. Uno de los allanamientos fue hecho en el departamento de Antúnez, ubicado en la Avenida General Paz. Allí fue detenido  Marcelo Campetella, que se encontraba en la vivienda en ese momento y se sospecha desde el inicio de la investigación que sería el amante de Antúnez.

A pesar de esto, en cuestión de horas recuperó su libertad por pedido de la Fiscalía de Flagrancia. Según explicaron, Campetella “fue aprehendido debido a que se quiso resistir a la diligencia ordenada por la Justicia” y a pesar de su liberación, la causa, caratulada como “atentado y resistencia a la autoridad”, seguirá abierta. Al mismo tiempo, durante las diligencias policiales se secuestraron dos camionetas y un vehículo, que son propiedad del hombre y la hija de la mujer.

La prueba de luminol se hará en las próximas horas, para determinar posibles indicios que puedan cooperar para encontrar a Gabriel. También, los efectivos policiales sustrajeron elementos importantes, como documentación, celulares y tarjetas de memoria. Cabe recordar que al inicio de la causa, tanto Campetella como Antúnez habían sido detenidos por falso testimonio, pero ambos recuperaron su libertad por no contar con antecedentes penales.

Si bien el fiscal De Lucía afirmó que no se descarta ninguna hipótesis, afirmó que baraja la posibilidad de que “la persona se haya ido por propia voluntad y no quisiera aparecer”. De todas formas, los investigadores trabajan por estas horas bajo la hipótesis de que “Tibu” pudo haber sufrido un accidente o que una persona “le haya hecho algo”.

Desde su desaparición, los familiares de Gabriel Enrique Gurrea García llevaron adelante varias movilizaciones para pedir que la búsqueda del hombre de 46 años no se detenga. Cristina Gurrea, madre del desaparecido, había contado que se había reunido con el fiscal que investiga el caso para interiorizarse sobre el avance de la investigación. "Nos dijo que estaba trabajando y mucho", afirmó la mujer.

En el marco de la causa, efectivos de la policía bonaerense, bomberos y una división de perros realizaron durante los primeros días de julio un rastrillaje en un establecimiento agropecuario, ubicado sobre la ruta 35, en cercanías de Chasicó, que sería propiedad de Campetella. "Hoy lo que nos pesa es no poder dar una respuesta a la familia sobre que es lo que pudo haber pasado", había señalado el fiscal De Lucía.

Y según explicó, "no hay una hipótesis que se destaque demasiado por encima de las demás". En el marco de distintos operativos, la policía junto a integrantes de la División perros K9 de Punta Alta también habían realizado rastrillajes en sectores aledaños a la estación del ferrocarril, en busca de algún indicio, como así también en Punta Alta, lugar donde trabajaba García Gurrea y en General Cerri, donde vive su familia. Todos arrojaron resultados negativos.

Según consta en la causa, la pareja de García Gurrea se habría enterado de su ausencia por un llamado realizado por sus compañeros de trabajo, aunque los investigadores no descartan una eventual participación de la mujer en la desaparición del verdulero.  "Esta persona se ausentó de su casa luego de una discusión de pareja y hasta el momento no hay datos sobre su paradero actual", agregaron las fuentes.

Vale destacar que la madre del desaparecido contó que intentó comunicarse con su nuera y que no lo logró. También informó que Antúnez habría ido a pedir las filmaciones de las cámaras de un hotel, frente a su domicilio, pero no saben “con qué fin”. El hombre es de contextura delgada, 1,75 de altura aproximada, tez trigueña, de cabellos cortos de color oscuro, posee tatuajes en el brazo derecho completo (del tipo manga), otro en la espalda y uno en el pecho con la inscripción "Papi te amo".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!