Secciones
Caso fortunato

Viaje a la mente de Julieta Silva, la joven que podría ser condenada por atropellar a su novio

Julieta Silva tiene 30 años y permanece detenida -aunque desde hace algunos meses con el beneficio de la domiciliaria- desde septiembre del año pasado, por el “homicidio agravado” de quien era su novio, Genaro Fortunato. Al momento de morir atropellado en la madrugada del sábado 9 a la salida del boliche La Mona de la ciudad de San Rafael, el rugbier mendocino tenía sólo 25 años y esperaba un bebé de una ex pareja.


Julieta Silva quedó detenida en septiembre tras atropellar a Genaro Fortunato.

Esa noche, según testigos presenciales, la pareja discutió en el boliche y continuó su pelea en la puerta. Silva se subió a su Fiat Idea. Genaro, que según ella se había bajado minutos antes del auto, intentaba hablarle desde la ventanilla. Ella arrancó, hizo 150 metros, pero retrocedió y lo atropelló. Luego, alertada según ella por las señas del trapito del lugar, volvió a retroceder y lo arrolló: le hundió el cráneo en el pavimento.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Esa madrugada, los niveles de alcohol en sangre de ambos superaban lo permitido. Sin embargo, Silva decidió manejar igual. No llevaba puestos tampoco sus lentes, algo a lo que se aferra su defensa para explicar por qué pensó que el cuerpo de su novio se trataba, en realidad, de una “loma de burro”.

La salida del boliche La Mona en la que Silva atropelló a Fortunato

"La relación entre ellos era un tanto enfermiza. La mayoría de las personas que estaban alrededor decían que él y ella se agredían siempre, como pasó en el boliche en el que estuvieron la última noche", advirtió Viviana, una amiga de la víctima.

Lo que sucedió esa noche, según Silva, fue un accidente. "Estaba ya cansada de toda la situación, de lo mismo toda la noche, me quería ir. Me crucé al asiento del conductor, puse el auto marcha atrás, cuando lo acomodé en dirección a Las Vírgenes, él me aparece por mi ventanilla y me golpea con las manos abiertas; me golpeó como dos veces y yo salí. La última vez que me golpea él se despega del auto haciéndose para atrás, como dejándome ir. Fue la última vez que lo vi", declaró Silva ante el tribunal.

"Tuve la sensación de que había pisado un pozo y seguí".-

Pero Silva regresó al lugar. Hizo 150 metros de reversa. ¿Por qué? No se lo pudo explicar al Tribunal. “No lo sé”, esquivó entre lágrimas. ¿Qué sintió en el momento en el que atropelló a su novio? “Tuve la sensación de que había pisado un pozo y seguí”, respondió con frialdad.

En su testimonio, Silva reiteró que se enteró de que había atropellado a Genaro por voz del trapito del lugar. “Vi que venía cruzando un chico en diagonal, en el medio de la calle, hacia mí. Cuando llegué un poco más cerca de él, me di cuenta de que era el de la playa de estacionamiento. Él me hace una seña, me levanta la mano. Yo agarré mi mochila porque pensé que me quería cobrar porque me había ido sin pagar. Pero me dijo: '¡Atropellaste a chico que estaba con vos!'. No entendía nada”.

Genaro Fortunato tenía 25 años al momento de morir.

Durante su alegato, el fiscal Fernando Guzzo reveló la declaración de Pablo Tabanera, ex pareja de Silva y padre de sus dos hijos. “Describió su relación como un ‘quilómbo’, una ‘vida caótica’, un ‘calvario’. ‘Ella minimizaba todo. Era una manipuladora, mentirosa, de personalidad fuerte y compulsiva. No es una mujer responsable’”.

El Tribunal, compuesto por los jueces Rodolfo Luque, Julio Bittar y María Eugenia Laigle, darán a conocer hoy el veredicto por el crimen. Las opciones penales van desde la absolución, solicitada por la defensa de Silva ; los 14 años reclamados por el fiscal por el atenuante de la “emoción violenta” y la perpetua ó 20 años si se toma el agravante de homicidio doloso por parte de la querella.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!