Secciones
Policiales

Cómo rescataron a Laura, la chica que viajó engañada de Chaco por una red de trata

Se salvó gracias a que un operario de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte notó que algo raro pasaba y la llevó a la policía.

Laura tiene 20 años, es chaqueña y aunque ahora ya está a salvo, la semana pasada vino a Buenos Aires engañada por una red de trata de personas. Según contó a BigBang Daniel Agnone, el Jefe de operaciones de Caba y del área metropolitana de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), el miércoles 15 de mayo la joven fue vista por un supervisor del área de fiscalización mientras lloraba desconsoladamente en la plataforma número 30 de Retiro.

Cuando Eloy Baleani la vio tan angustiada, se acercó a preguntarle qué le pasaba, y ella sólo se animó a decirle que había llegado de Chaco, que esperaba a una persona que no llegaba a buscarla, y que estaba perdida desde hacía horas. 

Además de su equipaje, la chica tenía en su poder un celular que funcionaba únicamente con WIFI. Por eso mismo, Baleani llamó al número de la supuesta persona que la había traído hasta Buenos Aires, y en lugar de atenderlo, le cortaba las llamadas. En esa breve charla, la joven solo pudo decir que alguien la esperaba, y que estaba en la terminal desde las 7 de la mañana.

Según declaró el supervisor, mientras hacía sus tareas habituales cerca del mediodía, encontró a Laura angustiada, y cuando escuchó su historia, supo que algo raro pasaba. Sin dudarlo, acompañó a la chica hasta una sede policial, y horas después, los investigadores lograron descubrir que la joven había sido contactada por una red de trata, la cual tenía como objetivo venderla.

"Hay un hombre detenido, quien se encargaba de reclutar chicas de muchas provincias de país. Lo que hacía era venderlas, las tenía en su casa, y luego vendía a las mujeres a una persona que además le pagaba los gastos del pasaje", explicó a este portal el Jefe de operaciones de Caba y del área metropolitana de la CNRT, Daniel Agnone.

En este sentido, añadió que según lo que pudieron descubrir hasta hora los oficiales de la Policía Federal, el acusado se contactó con la chica a través de redes sociales, y durante un año, habló con ella para poder ganar su confianza y luego engañarla con una falsa oferta de trabajo.

La causa quedó a cargo del Juzgado Federal 11, y para preservar cierta información, se dispuso el secreto de sumario, con el objetivo de poder hacer nuevos allanamientos que logren dar con los cómplices de este hombre que se encargaba de reclutar a las víctimas.

La Justicia uruguaya procesó y dictó la prisión preventiva para El Cachila, el único acusado por el crimen de Lola Chomnalez

"La chica tuvo suerte, porque se bajó en otra parada y porque se topó con nuestro supervisor. Para que no ocurran estas cosas, tiene que haber un compromiso no solo del Estado, sino de todas las personas. Es muy importante visibilizar, y este un hecho que demuestra lo que se puede hacer con solidaridad", dijo por último Agnone.

Afortunadamente, Laura ya volvió a Chaco con su familia, y por su parte, el reclutador se encuentra detenido. Aunque la investigación está en su etapa inicial, la Justicia ya ordenó nuevos allanamientos y una serie de medidas para dar con otros miembros de esta red.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Se salvó gracias a que un operario de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte notó que algo raro pasaba y la llevó a la policía.