Secciones
Terrible

Violencia sin fin: murió luego de ser atacado a patadas en la cabeza a la salida de un boliche

Lucas Emanuel Rodríguez tenía 22 años y falleció este último fin de semana producto de la feroz golpiza que recibió a la salida de un boliche en la ciudad de El Dorado.

Lucas Emanuel Rodríguez tenía 22 años, era oriundo de la ciudad misionera de San Pedro y falleció este último fin de semana producto de la feroz golpiza que recibió a la salida de un boliche en la ciudad de El Dorado. El joven estuvo internado durante varios días en el área de terapia intensiva del Hospital Samic con golpes en todo el cuerpo, especialmente la cabeza y el tórax, y le diagnosticaron un cuadro de meningitis bacteriana que se generó por la agresión sufrida.

Finalmente, Rodríguez falleció este último domingo a causa de la “meningitis bacteriana” - una inflamación de las membranas de la médula espinal y el cerebro, usualmente a causa de una infección-, pero su madre exigió en la Justicia que se investigue de manera exhaustiva los motivos de la muerte de su hijo y que, además, se busque por todos los medios identificar a los agresores.

El ataque ocurrió durante la madrugada del domingo 17 de abril a la salida de un local bailable en la zona céntrica de El Dorado, ubicada 200 kilómetros al norte de la capital provincial. Tal y como se pudo reconstruir a través de las cámaras de seguridad de la zona, Rodríguez quedó involucrado en una pelea que, al parecer, se había originado dentro del local bailable y que se trasladó a la calle.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En las imágenes se pudo observar como, de un momento a otro, al menos cinco personas rodearon al joven de 22 años que estaba con el torso desnudo: lo golpearon, lo tiraron al suelo y le propinaron fuertes patadas en la cabeza. Tras la feroz golpiza, Rodríguez se dirigió por sus propios medios hasta su casa, pero su familia comenzó a preocuparse cuando dejó de contestar los llamados y los mensajes que le mandaron durante el lunes y martes.

A su vez, el joven se ausentó a trabajar en un conocido supermercado de la Capital del Trabajo, algo que no era usual en él, por lo que un compañero fue hasta su casa a buscarlo y lo encontró desvanecido el miércoles en el departamento que alquilaba en el kilómetro 4. El lunes posterior al atraque, Rodríguez se había presentado en su lugar de trabajo con un fuerte dolor de cabeza y al contar lo ocurrido, obtuvo una licencia médica por 48 horas.

Sin embargo, al no presentarse ese miércoles a trabajar, un compañero lo fue a buscar a su casa y al ver por la ventana, notó que el joven estaba tendido en el piso. Dio aviso a la Policía y a personal médico, y fue entonces que se decidió trasladarlo de urgencia al hospital, donde los médicos constataron los golpes en todo el cuerpo y le diagnosticaron un cuadro de meningitis bacteriana que le terminó costando la vida. 

A raíz de la denuncia de su familia, la causa quedó en manos de Nuria Allou del Juzgado de Instrucción Nº 2 de El Dorado, quein dispuso que la causa sea investigada como un homicidio y ordenó el traslado del cuerpo a la morgue de la ciudad de Posadas para que se lleve a cabo la autopsia que confirme las causas de la muerte. También le ordenó a la Policía de Misiones que intensifique las maniobras para identificar a los agresores.

La madre del joven, Hilda Olivera, angustiada, contó que su última comunicación con Lucas fue el mismo día del feroz ataque, en horas de la noche, aunque su hijo no le contó lo que había pasado. “Será que no había ningún padre que en vez de filmar el ataque llamara a la policía ese día”, señaló durante una entrevista que brindó al programa Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7 al ver el video en donde se observa a su hijo siendo atacado por varios jóvenes.

Tras no saber nada de su hijo desde el domingo 17, le pidió a su yerno si podía viajar hasta El Dorado para saber qué sucedía con Lucas. El hombre llegó el mismo miércoles que Lucas fue internado y pudo averiguar algunos datos de lo que le había sucedido tres días antes. “La Policía llegó, tumbaron la puerta, entraron y le llevaron con una ambulancia ese miércoles al hospital”, contó la mamá de la víctima. 

A su vez, remarcó que “los médicos dijeron que fue una meningitis por los golpes, por la paliza que le dieron, por todos los golpes que tuvo en el cuerpo, en la cara. La cabeza estaba toda hinchada, su brazo roto, su clavícula rota”. “Hago toda la fuerza para hablar, mi corazón está partido, hecho pedazos. Lo que le hicieron a mi hijo es una burla, el maltrato que le hicieron a mi hijo", agregó.

Y cerró: "¿Qué padre va querer ver a su hijo de la manera que yo lo vi? ¿Qué padre va a tener el coraje de permanecer ahí, en terapia intensiva esperando a su hijo morir? Yo no le crié a mi hijo en la calle, no le crié a mi hijo robando, crié a mi hijo en familia, dentro de la iglesia. Hay personas que quieren tapar lo sucedido, pero ya se conoce el video donde se ve todo, cómo lo golpean y nadie lo ayuda. Lo patearon, lo destrozaron a golpes y no había nadie para defenderlo”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!