Secciones
Política

"El número mágico es tres": lo que no se vio del cierre de Macri, que apuesta "a todo o nada" por Vidal

En el oficialismo se encuentran confiados de lograr un buen resultado, pero remarcan que el resultado final depende de la reacción de los mercados.

Con un llamado a que lo voten y con el eje puesto en la importancia de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el presidente Mauricio Macri cerró su campaña hoy en Vicente López junto a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Por primera vez, de forma pública, el jefe de Estado remarcó la importancia de las PASO, como así también el pedido a sus votantes de que acudan a las urnas. Es que históricamente primero en el PRO y luego en el ex Cambiemos se catalogó como un "gasto innecesario" a las primarias.

"El domingo es muy importante. Se definen muchas cosas. Porque esta incertidumbre nos ha hecho mucho daño", manifestó Macri, luego de quebrarse al hablar sobre Vidal.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El domingo se definen muchas cosas, porque esta incertidumbre nos ha hecho mucho daño"

Tanto la referencia, como el llanto por la mandataria provincial no fueron librados al azar. Una de las claves de las aspiraciones de reelección del presidente es la victoria de Vidal en octubre. “Sin victoria en la provincia, no hay en la nacional", remarcan cerca de Macri.

Lee también | 

Vidal entiende a la perfección esa situación. Por eso mantuvo la misma prédica. "El próximo domingo vamos a poder reafirmar que este es el lugar desde donde queremos construir los próximos veinte años. Nos habían dicho durante muchos años que esta provincia era inviable, imposible, que nos teníamos que acostumbrar a que las cosas no se hicieran, que la resignación era la única salida. Sentíamos una soledad que no queremos volver a sentir. Por eso, en 2015, hicimos un voto valiente, para dejar atrás esa indiferencia, esa resignación, esa desidia, ese abandono, esa soledad, para demostrar que se podía”, manifestó.

En un escenario de paridad, la pregunta que se hacían en el seno del oficialismo pasaba más por la distancia entre Macri y Alberto Fernández, y la de Vidal y Axel Kicillof. “El número mágico es tres puntos o menos. Con eso nos sentamos con los intendentes peronistas y damos vuelta el resultado en octubre tal y como hizo River en Madrid”, le dijo a BigBang uno de los funcionarios de máxima confianza que tiene Vidal.

Macri también mira la distancia. El motivo detrás de cambio discursivo sobre las PASO y la interpelación al voto sentimental tiene su explicación en que se redujo el límite de tolerancia del mercado. Si el borde era 6 puntos hace dos meses ahora son cuatro, o menos dependiendo de la mirada del interlocutor.

“El partido se termina de definir el lunes a las 10 de la mañana. Ni antes, ni después”, agrega uno de los armadores del oficialismo, que mira con mucho detalle la franja centro del país y en donde esperan que se mantenga la tendencia en la diferencia con la oposición.

A todo o nada. Esa es la impresión final que dejó Macri al irse del escenario. A partir del lunes, de tener un resultado favorable, Macri empezará a lanzar la segunda etapa de la campaña con mayores concesiones hacia la clase media y baja; con la certeza de que tendrá que hacer equilibrio entre Peña y Rodríguez Larreta, y entre los nuevos socios del radicalismo y Elisa “Lilita” Carrió.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!