Secciones
Coronavirus en argentina

“Stop and go”: la estrategia para reducir los contagios y los 3 datos que el Gobierno sigue con mayor atención

Consiste en abrir y cerrar la cuarentena a medida que aumentan los casos. Nación, Provincia y Ciudad mira al detalle la tasa de contagiosidad, la ocupación de camas y la letalidad.

“Stop and go. Es algo así como ir y venir, empezar y volver para atrás dependiendo de los contagios”. Esta semana, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, le puso nombre a la estrategia que comenzó a ser desplegada en el área metropolitana y que podría repetirse hasta tanto se deje atrás la pandemia de coronavirus, ya sea gracias a una vacuna, un tratamiento o el aplanamiento total de la curva de contagios que tiene en vilo a un territorio con casi 15 millones de habitantes.

Se trata de una estrategia clave para la contención de los contagios de coronavirus y está basada en el análisis objetivo y duro de al menos tres datos que siguen con obsesión y atención en Nación, Provincia y Ciudad: la tasa del R0 (que marca el ritmo de reproducción de los contagios), la ocupación de camas de terapia intensiva (en el AMBA es del 63,3 por ciento) y la tasa de letalidad, que a nivel país es de 45 personas por millón de habitantes, pero en la Ciudad es de 249 y en el AMBA, de 104. En Chaco, el tercer distrito con más casos, trepa a 96.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La idea del stop and go (frenar y avanzar) o “abrir y cerrar” la cuarentena no es para nada novedosa y en parte fue la estrategia utilizada a principios de julio para para endurecer el aislamiento en el AMBA. Países como China, que salieron de la cuarentena hace varios meses, el mes pasado tuvieron brotes de contagios y retomaron las restricciones, pero focalizado en 11 barrios de Pekín, la capital del gigante asiático. En Israel, donde desde hace un mes hubo un incremento de contagios, se habla de una “cuarentena nacional inminente”. En la segunda ciudad más importante de Australia, Melbourne, se ordenó el confinamiento en 36 áreas.

En el AMBA, la idea es que tras la reapertura que se anunciará este viernes no haya que volver a dar una marcha atrás por el incremento de los contagios en las próximas semanas. “Creemos que si esta desandada la hacemos con cuidado y muchos testeos para identificar rápido los casos no se va a requerir un nuevo stop”, le dijo a BigBang un alto funcionario del Gobierno de la Ciudad. Al otro lado de la General Paz, una autoridad del Ministerio de Salud bonaerense indicó a este medio que si bien el “stop and go” es una alternativa, el objetivo es que con el correr de las semanas se avance a una mayor reapertura y no a nuevas restricciones.

Además, las autoridades miran con preocupación el "efecto rebrote", incluso más que la llegada del pico de contagios. Eso podría obligar a reabrir y cerrar de acuerdo al ritmo del R0, las camas y la mortalidad. 

De todos modos, la evolución del R0, la ocupación de camas y la mortalidad parecieran ser tres indicadores que las autoridades sanitarias de todo el país mirarán con especial detalle ya no sólo de cara a las próximas semanas, para definir nuevas reaperturas, sino pensando en los próximos meses, incluso al menos hasta que haya una vacuna, lo que de acuerdo a los expertos llegaría, con suerte, en el primer trimestre de 2021.

Ciudad y Provincia coinciden en que si bien hubo un incremento de contagios, la curva de casos se está aplanando. Desde el gobierno de Kicillof detallaron ante la consulta de BigBang que el 1° de julio la duplicación de infectados era cada 12 días y que el endurecimiento sirvió para llevarlo a 17. “Disminuyó la rapidez de los contagios, aunque sigue siendo un número alto”, reconocen. A nivel nacional la duplicación es cada 19, y en la Ciudad es cada 23, hasta el 8 de julio.

“LA MARCHA ATRÁS PUEDE SER SEGMENTADA”

El ex secretario de Salud de la Nación durante el gobierno de Mauricio Macri, Adolfo Rubinstein, aseguró a BigBang que la idea de “abrir y cerrar” la cuarentena a medida que aumenten y desciendan los contagios podría ser una de las constantes hasta el hallazgo de la vacuna. “La marcha atrás puede ser segmentada, por ciudad o por actividad”, sostuvo Rubinstein, quien cuestionó la decisión de algunas provincias como San Luis que ante la aparición de focos de contagio decidieron regresar a la Fase 1.

“Estamos en condiciones de retornar a la fase previa a este endurecimiento. Ahora hay que monitorear, ver qué ocurre, que no aumenten la ocupación de camas de terapia, siempre que eso suceda se podrá pensar en abrir actividades que permitan reactivar el consumo”, sostuvo el ex funcionario.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!