Secciones
Al borde de las lágrimas, habló la docente de Moreno:
Política Luego del violento ataque

Al borde de las lágrimas, habló la docente de Moreno: "Estoy lo mejor que uno puede llegar a estar"

Corina de Bonis fue torturada en la tarde de ayer, cuando la secuestraron y le marcaron en su panza "ollas no", por las ollas populares que hacen.

Nerviosa y conmovida por la situación, este jueves Corina De Bonis, la docente secuestrada y torturada en Moreno, habló por primera vez de forma pública ante la prensa, aunque aseguró que aún no puede revelar muchos detalles del calvario que vivió para no entorpecer la investigación de la fiscalía.


Corina de Bonis fue secuestrada el miércoles cuando salía de la escuela donde trabaja.

"Vengo del hospital, me hicieron todos los estudios de protocolo que hay que hacer", dijo al comienzo de la charla, cuando fue sorprendida por las cámaras en la puerta de su casa.

"Me vio una doctora para darme contención, estoy bien, lo mejor que uno puede llegar a estar", aseguró con la voz quebrada, mientras que pidió que le tengan paciencia ya que de lo que pasó no puede "contar nada porque la policía lo está manejando". "No puedo dar detalles porque ellos están haciendo todas las investigaciones", sumó.

De Bonis dijo que no pudo verle la cara a sus atacantes porque le pusieron una bolsa en la cabeza.

Además, dijo que necesita encontrarse con sus compañeras y con su familia, ya que desde anoche estuvo bajo la custodia de la policía, y no tuvo tiempo de hablar con sus seres queridos para explicarles lo que pasó.

[VIDEO] Los docentes de Moreno se movilizan por Corina, la maestra secuestrada y torturada

"Uno trata de tener entereza, somos docentes, nada más. Lo que hacemos, lo hacemos por lo pibes", dijo y agregó que todo comenzó el 28 de agosto, cuando sus compañeros terminaron de hacer la olla popular y se dieron cuenta que sus autos estaban rayados.

Sobre eso, dijo que en lugar de asustarse, decidieron seguir con la olla para darle alimento a sus alumnos, aunque cuando recibieron la tercera amenaza, luego de una reunión con todos los docentes, optaron por parar.

Las ollas comunitarias comenzaron después de la explosión que se produjo en la escuela N° 49.

"La tercera amenaza decía que la próxima olla iba a ser en Güemes y Roldan, la puerta del cementerio. La nota continuaba diciendo ´no todas tienen auto', como diciendo, ya las de los autos recibieron algo, seguimos", contó.

Por último, acerca del violento episodio que vivió en la tarde de ayer, sostuvo que salió de trabajar y que como iba a pie, un auto la interceptó. "Me subieron y pasó lo que todos ya saben. No pude ver a nadie porque me pusieron una bolsa en la cabeza", comentó al borde de las lágrimas.

La docente fue torturada luego de hacer una olla popular para sus alumnos.

Las escuelas de Moreno permanecen sin clases desde hace más de un mes, después de que el pasado 2 de agosto la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez perdieran la vida en una explosión que se produjo en la escuela N° 49 por una pérdida de gas.

Ante la horrorosa situación, los docentes pidieron que se mejoren las condiciones edilicias de los colegios, y aclararon que iban a volver a dar clases hasta que eso no pasara. Como muchas instituciones tienen comedores, los maestros decidieron hacer ollas comunitarias en la puerta de las escuelas, pero empezaron a recibir amenazas hace más de 10 dias.

"Enemigos no tenemos, pero evidentemente a alguien le molesta", dijo para cerrar Corina de Bonis, al mismo tiempo que explicó que el episodio que vivió duró lo suficiente como "para asustar y mucho".

Temas

  • Luego del violento ataque
  • Corina de Bonis
  • Docente
  • Moreno

Comentarios