Secciones
Cumbre en montevideo

Alberto asumió el mando del Mercosur, cuestionó a Lacalle Pou, pero reconoció que "habrá que hacer correcciones"

El mandatario capeó las diferencias, pero criticó la decisión uruguaya de hacer acuerdos por su lado.

Luego de que las cancillerías argentina, brasileña y paraguaya, anunciaran que evaluaban sanciones para imponer a Uruguay por negociar por fuera del Mercosur acuerdos comerciales con China y el Acuerdo Transpacífico que conducen Nueva Zelanda y Australia, el mandatario argentino, Alberto Fernández, asumió la presidencia del organismo regional, en el marco de la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Estados Asociados que se realizó hoy en Montevideo.

Y si bien no se definió ningún castigo por las negociaciones individuales, sin aval de los demás miembros, que prohibe el Tratado de Asunción con el que se fundó el organismo, las críticas y los contrapuntos que Fernández mantiene con el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, se escucharon durante la intervención inaugural que dio este mediodía.

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Querido Luis, no tengo la impresión de que el mundo sigue como vos decís. Creo que definitivamente, tras la pandemia, lo que vimos es otro hecho muy nocivo para el mundo, que fue la guerra entre Ucrania y Rusia. Que en el norte se tiran misiles, pero en el sur se pasa hambre. Y todo el hemisferio está padeciendo ese problema", cuestionó el argentino cuando tuvo la palabra, quien aclaró que tras del Covid quedó expuesta "la fragilidad del sistema sistema económico mundial".

Antes había hablado sobre la problemática de que "10 personas en el mundo tienen el ingreso del 40% de los habitantes", y que "el 90 por ciento de las vacunas quedó para el mundo central", mientras que la periferia tuvo el otro 10.

 

"Tenemos que hacer una lectura cuidada y correcta, respetando todas las opiniones. Y creo que el Mercosur debe potenciar su unidad para ver de qué modo enfrentamos estos dilemas del presente. El gran secreto es ver cómo nosotros podemos sumar esfuerzos. Porque lo he dicho siempre, el gran problema del Mercosur es la asimetría de los países miembros, que nunca resolvimos. Es hora de sentarse a hablar y ver cómo las resolvemos. Ahora, si la solución es que cada uno haga lo que quiera y el sálvese quien pueda, no sé cuánto camino tiene para transitar", esbozó Fernández en una crítica directa a Uruguay y la postura de su canciller, Francisco Bustillo, quien sufrió una trombosis y no pudo acudir a la cumbre.

 

"La solución no es que cada uno haga la propia. No creo que sea el mecanismo. A nosotros las acciones unilaterales nos preocupan. Y acá quiero poner un punto, Luis, para seguir el debate franco que me has propuesto. Una de las condiciones es cumplir las reglas, y las reglas del Mercosur dicen que esos acuerdos deben tener otro mecanismo de tratamiento", cuestionó el nuevo mandatario del Mercosur.

 

"Vos decís 'nadie quiere romper', bueno cuando en una sociedad las reglas se incumplen, alguien está rompiendo. Si hay que cambiar las reglas discutámoslo, estoy dispuesto a dar esa discusión, porque tal vez Luis tenga razón en algunas cosas o en muchas. Pero hoy las reglas del Mercosur dicen algo distinto y tenemos que respetarlas. Porque el principio de convivencia en cualquier sociedad es que las reglas se respeten. Estoy abierto a llevar esta discusión que es sana", reconoció Fernández.

El presidente argentino también dio lugar a las discusiones de los dos acuerdos que Uruguay busca hacer, pero a su vez no los respaldó. "Hace un año discutimos con China y es complejo construir un tratado de libre comercio entre todos. Es muy difícil hacerlo desde la soledad. Claramente Uruguay es un país libre y autónomo y puede hacerlo, pero por qué no nos ponemos a pensar en lo que nos conviene como región y cómo unimos esfuerzos para hacer lo que estás planteando, porque yo necesito del Mercosur un Brasil, un Uruguay y un Paraguay potente", señaló.

"Nadie quiere más que yo un acuerdo con la Unión Europea, pero un acuerdo digno, porque el que hubo no ha tenido en cuenta todas las asimetrías de las economías europea y argentina. Y claro, si firmamos el acuerdo que se firmó y lo seguimos adelante, podemos seguir echándole la culpa a que no tratan bien a la amazonia. Pero la verdad es que en Europa hay países proteccionistas que no quieren que entren nuestra carne, granos y alimentos. No nos engañemos más y pidámosle a Europa que dejen de mentir", cuestionó al tratado firmado en tiempos del macrismo.

"A toda Europa le hago el mismo planteo. Un acuerdo de esa naturaleza es una sociedad, y ahí ganan los dos. Cuando gana uno y el otro pierde, eso no es una sociedad. Es otra cosa, y en eso te entiendo, Luis. Pero creo que el camino no es el que proponés, sino revisar y corregir las asimetrías que existen en el Mercosur, y que inquietan a Uruguay y Paraguay", reparó el argentino.

"El Mercosur tiene 31 años de vida. Tiene un valor incalculable, habrá que hacer correcciones. Por supuesto. Pero no perdamos de vista que somos la región que se institucionalizó y que más tiempo perduró en América Latina. Y eso no es poco, debemos seguir ese camino", concluyó Fernández.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!