Secciones
Política

Antes de irse al Mundial, Macri tiró una bomba en el PRO: “No es lo mismo que gane Bullrich o Larreta”

El líder de la oposición también aseguró: “Este es el fin del kirchnerismo como lo hemos conocido”.

La gran preocupación de Mauricio Macri durante estos días son los cambios en la lista del plantel de la Selección Argentina. Allegados al ex presidente dicen que al enterarse de que Nicolás González y Joaquín Correa quedaron desafectados del equipo inscripto en la Copa del Mundo, se puso muy nervioso y lo único que le importaba era saber quiénes serían los nuevos convocados.

 

Por estas horas, Macri llegará a Qatar para presenciar el Mundial en su rol de presidente de la Fundación FIFA y está más tranquilo. El líder del PRO les cuenta a sus amigos que Ángel Correa es uno de sus futbolistas favoritos y que la joya Thiago Almada es un “crack total”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Ojalá la mayoría de los argentinos y las argentinas pueda vivir con los problemas que Macri debe enfrentar en este momento: el mayor dolor de cabeza del líder del PRO se debate entre las bajas o a las altas en el equipo nacional de cara al Mundial y las horas que tardará el avión que lo deposite en Qatar, a pesar del miedo que genera en la hinchada argentina por su ya conocida “mala suerte” en torno a los equipos de Argentina cada vez que él está presente.  

Muy en el pasado quedó la durísima interna del PRO, en donde él se encargó de organizar una reunión para dejarles a todos bien en claro quién es el que manda. En ese sentido, Macri aplacó el duro enfrentamiento que tienen Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta, y los instó a que bajen las armas, al menos en público.

 

Según suele comentar el ex mandatario, a partir de ahora, su rol estará más ligado a la organización política desde el PRO y no pretende exponerse en las próximas elecciones. A menos que las encuestas marquen que él es la figura que la oposición necesita para vencer. Algo que parece imposible por su pésima imagen.

En ese sentido, el PRO ya cuenta con tres candidatos, que fueron informados oficialmente: María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, la favorita de Macri. Es que desde el PRO saben que deben “derechizar” su discurso para robarle votos a los libertarios, representados por Javier Milei. Por ese motivo, los tres precandidatos se encargan, día a día, de volverse más extremistas al momento de declarar.

 

Pero, por una cosa u otra, Macri siempre sorprende. Y antes de subirse al avión con rumbo a Qatar, tiró un bombazo que sacudió la interna del PRO. En una entrevista en Radio Mitre, el ex presidente lanzó: "No es lo mismo que gane uno u otro porque cada uno tiene su estilo. Yo también quiero reflexionar acerca de qué pasa con el candidato a presidente".

 

Luego hizo un insólito análisis político con un tono autocrítico hacia su Gobierno: “El miedo a la ruptura institucional total que teníamos antes del 2015 por la semejanza con lo que venía pasando en Venezuela nos aglutinó fácilmente, tanto que llegamos al gobierno sin siquiera haber discutido mínimamente qué modelo económico queríamos para la sociedad”.

Y agregó: “Nosotros tenemos un pequeño intercambio de cosas y es un escándalo, en un momento del país en que nadie sabe quién gobierna, si es el ministro de Economía, si es el presidente o la vicepresidenta. Esto está provocando el colapso del populismo, este es el fin del kirchnerismo como lo hemos conocido. No va a volver a ser una expresión mayoritaria, va a venir un nuevo cambio de paradigma”.

 

Por último aseguró: “Creo que hoy hay una tensión positiva porque se está discutiendo el para qué vamos a volver al poder. Estamos discutiendo que no alcanza con ser educados, ser honestos. Acá hay que terminar con un sistema prebendario, de privilegios terribles”.

 

Para finalizar, lanzó críticas hacia el Peronismo en general, y Cristina Fernández de Kirchner y los militantes en particular: “Creo que lo que vimos anoche es otro capítulo de la Argentina de la insensatez de la que nos tenemos que alejar. Si ella será candidata o no, cada vez tendrá un porcentaje menor pero todavía hay gente que la sigue y que repite las cosas que dice sin ningún sentido”.

Y agregó: “Ella habla del diálogo, del futuro, y destruye algo más de la institucionalidad. Lo que hizo en el Congreso el otro día no tiene precedentes. No tiene precedentes sublevarse ante un fallo de la Corte e insistir en nombrar a alguien que no le corresponde estar en un Consejo de la Magistratura. Hoy hay una creciente conciencia que estos discursos como los que escuchamos anoche no nos llevan a ningún lado. Son ideas anacrónicas que han destruido uno de los países más maravillosos del mundo”.

 

Por último, jugó al misterio en cuanto a una probable candidatura de su parte: "Mi convicción es que hay que defender ciertas ideas y no estoy convencido de que se necesite que yo las protagonice. Ya hay dos candidatos muy lanzados y firmes dentro del PRO que transmiten su vocación de llevar a cabo un cambio, y otros dos o tres del radicalismo, y que tienen que ir creciendo".

Y agregó: "Me siento comprometido con la gente que me fue a despedir aquel 7 de diciembre. Siento que lo estoy haciendo desde el lugar donde hoy estoy convencido, clarificando ideas. Si Argentina no va a un profundo cambio no tiene futuro".

 

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!