Secciones
Política

Argentina y Bolivia cerraron el acuerdo por el gas: "Tenemos garantizado el suministro"

Bolivia entregará en el invierno 14 millones de metros cúbicos diarios (m3/d), el mismo volumen que en 2021.

Bolivia mantendrá el mismo volumen de gas que despachó en el invierno pasado y se comprometió en darle prioridad al país a la hora de enviar más, en caso de que Brasil no lo necesite. Así lo confirmó el presidente Alberto Fernández tras la visita de su par en Bolivia, Luis Arce. De acuerdo con el mandatario, el país vecino respetará el contrato vigente que le permitirá recibir a la Argentina 14 millones de metros cúbicos (MMm3) diarios como en 2021.

Además, resaltó que en el caso de un incremento en la producción de los yacimientos del vecino país la Argentina "tendrá prioridad". "El contrato vigente se mantiene en las mismas condiciones", señaló Fernández durante la conferencia de prensa conjunta con el presidente de Bolivia en la Casa de Gobierno, tras una reunión que mantuvieron durante visita oficial del jefe de Estado boliviano.

De esta manera, Bolivia entregará en el invierno (época de mayor demanda) 14 millones de metros cúbicos diarios (m3/d), el mismo volumen que en 2021. Sin embargo, habrá dos precios escalonados. Por los primeros 10 millones de m3/d, se pagarán entre US$8 y US$9 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector), mientras que por los 4 millones restantes, el precio se duplica y podría alcanzar los US$18.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Este volumen resulta hasta un 50% superior a lo que llegó a ofrecer Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en las negociaciones desarrolladas durante los últimos meses. De forma adicional, Bolivia le dará prioridad a la Argentina para entregar 4 millones de gas extra y alcanzar un volumen de 18 millones, si Brasil no los necesita, a un precio también de US$18.

De acuerdo con el presidente argentino,  "en el caso de que Bolivia incremente su producción de gas, la Argentina tendrá prioridad", aunque no se precisó el eventual excedente que se genere a futuro. "Celebramos contar con ese gas seguro, en función de que en los últimos años Bolivia tuvo un decline en su producción, por lo tanto aspiramos que el incremental pueda llegar lo antes posible", dijo el jefe de Estado durante la rueda de prensa.

Cabe señalar que la Argentina pagó en promedio US$6 el millón de BTU por el gas de Bolivia durante el año pasado y, para este invierno, la Secretaría de Energía había estimado un precio promedio de US$7,5.  Sin embargo, la invasión de Rusia a Ucrania hizo disparar por los cielos el valor del GNL. Si el gas llega por buque, el Gobierno calcula que cada metro cúbico extra que entrega Bolivia es un ahorro de US$9000 por día.

A su turno, el presidente Arce recordó que "mantienen negociaciones con Brasil para firmar un nuevo contrato" de abastecimiento de gas a ese país. "El gobierno de facto que nos antecedió firmó un contrato contrario a los intereses del pueblo boliviano. Estamos haciendo un esfuerzo para mantener los niveles de la gestión pasada, y en el caso de una producción adicional, la Argentina tendrá prioridad", dijo el mandatario boliviano. 

En una declaración conjunta, ambos presidentes acordaron avanzar en la consolidación de la agenda energética bilateral, la cual conlleva, entre otros puntos, garantizar el suministro de gas en volúmenes significativos para la presente gestión Además, se desarrollarán mecanismos específicos entre YPFB y la empresa nacional Integración Energética Argentina (Ieasa) que permitan conciliar saldos en beneficio de ambos países. Ambos presidentes coincidieron en la importancia de realizar acciones concurrentes para que el Contrato de Compra Venta de Gas Natural entre YPFB e IEASA refleje un nuevo régimen de entrega garantizado de 14 millones de metros cúbicos diarios de gas.

 

De esta manera, se estará "priorizando en función de la disponibilidad volúmenes adicionales en el período de invierno", y el cese de derechos y obligaciones antes de la gestión 2025, a cuyo efecto encargaron a los Ministerios y entidades responsables concretizar los documentos correspondientes, según los entendimientos rubricados durante la jornada. Finalmente, acordaron avanzar en el análisis de las oportunidades de inversión para YPFB en Vaca Muerta y trabajar de manera conjunta en la identificación de alternativas de suministro de hidrocarburos líquidos en procura de la seguridad energética de ambos Estados.

En el invierno, la demanda total de gas aumenta de un promedio de 130 millones a 180 millones de m3/d. Según las proyecciones de la Secretaría de Energía, se estimaba cubrir ese consumo con un 73% de producción nacional, 9% por parte de Bolivia y el 18% restante con GNL, aunque este cálculo cambió por la disparada de precios internacionales y la escasez de reservas en el Banco Central.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!