Secciones
Política

Azotes, lapidación y sumisión: las misóginas reglas del régimen talibán para las mujeres

Cabe resaltar que se trata de una visión "ultra ortodoxa" de la ley islámica y que no representa a todo el Islam.

Después de que las tropas estadounidenses abandonaran de forma intempestiva Pakistán ante el avance del ejército talibán, quienes tomaron el gobierno de Kabul brindaron una conferencia de prensa en la que anunciaron una amnistía general para todo el territorio de Afganistán e instaron a las mujeres a integrar su Gobierno, pese a la interpretación "ultra ortodoxa" del Islam que profesan. 

Zibihullah Mujahid, quien llevaba años en la clandestinidad, fue el encargado de comunicarle al mundo los nuevos lineamientos del régimen. Si bien aseguró que se resguardarán los derechos de las mujeres y aclaró que mantendrán la "independencia de los medios privados de comunicación", apuntó contra los periodistas y les recomendó que "no deben trabajar contra los valores nacionales".

Enamullah Samangani, un miembro de la comisión cultural de los talibanes, también prometió la amnistía y aseguró: "Las mujeres han sido las principales víctimas de los más de 40 años de crisis de Afganistán. El Emirato Islámico de Afganistán está dispuesto a brindarle a las mujeres un entorno de trabajo y estudio, así como la presencia de las mujeres en las diferentes estructuras (de gobierno) de acuerdo con la ley islámica y según nuestros valores culturales".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Las imprecisiones dadas en torno a qué derechos tendrán las mujeres en el nuevo régimen provocó la respuesta inmediata de la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán, que publicó el listado completo de las 29 prohibiciones que deberán cumplir tras el avance talibán, cuya lectura ortodoxa del Islam las despoja incluso hasta del derecho a poder salir al balcón de sus casas.

  • Completa prohibición del trabajo femenino fuera de sus hogares, que igualmente se aplica a profesoras, ingenieras y demás profesionales. Solo unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul.
  • Completa prohibición de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de casa a no ser que sea acompañadas de su mahram (parentesco cercano masculino como padre, hermano o marido).
  • Prohibición a las mujeres de cerrar tratos con comerciantes masculinos.

  • Prohibición a las mujeres de ser tratadas por doctores masculinos.
  • Prohibición a las mujeres de estudiar en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa (los talibanes han convertido las escuelas para chicas en seminarios religiosos).
  • Requerimiento para las mujeres para llevar un largo velo (burqa), que las cubre de la cabeza a los pies.
  • Azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las reglas talibán o contra las mujeres que no vayan acompañadas de su mahram.
  • Azotes en público contra aquellas mujeres que no oculten sus tobillos.
  • Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio (un gran número de amantes son lapidados hasta la muerte bajo esta regla).

  • Prohibición del uso de cosméticos (a muchas mujeres con las uñas pintadas les han sido amputados los dedos).
  • Prohibición a las mujeres de hablar o estrechar las manos a varones que no sean mahram.
  • Prohibición a las mujeres de reír en voz alta (ningún extraño debe oír la voz de una mujer).

  • Prohibición a las mujeres de llevar zapatos con tacones que pueden producir sonido al caminar (un varón no puede oír los pasos de una mujer).
  • Prohibición a las mujeres de montar en taxi sin su mahram.
  • Prohibición a las mujeres de tener presencia en la radio, la televisión o reuniones públicas de cualquier tipo.

  • Prohibición a las mujeres de practicar deportes o entrar en cualquier centro o club deportivo.
  • Prohibición a las mujeres de montar en bicicleta o motocicletas, aunque sea con sus mahrams.
  • Prohibición a las mujeres de llevar indumentarias de colores vistosos. En términos de los talibanes, se trata de “colores sexualmente atractivos”.

  • Prohibición a las mujeres de reunirse con motivo de festividades con propósitos recreativos.
  • Prohibición a las mujeres de lavar ropa en los ríos o plazas públicas.
  • Modificación de toda la nomenclatura de calles y plazas que incluyan la palabra “mujer.” Por ejemplo, el “Jardín de las Mujeres” se llama ahora “Jardín de la Primavera”.

  • Prohibición a las mujeres de asomarse a los balcones.
  • Opacidad obligatoria de todas las ventanas para que las mujeres no puedan ser vistas desde fuera de sus hogares.
  • Prohibición a los sastres de tomar medidas a las mujeres y coser ropa femenina.

  • Prohibición del acceso de las mujeres a los baños públicos.
  • Prohibición a las mujeres y a los hombres de viajar en el mismo autobús. Los autobuses se dividen ahora en “solo hombres” o “solo mujeres”.
  • Prohibición de pantalones acampanados, aunque se lleven bajo el burqa.
  • Prohibición de fotografiar o filmar a mujeres.
  • Prohibición de imágenes de mujeres impresas en revistas y libros, o colgadas en los muros de casas y tiendas.

Además, entre las prohibiciones que aplican a la población en general, se destaca la prohibición de escuchar música, ver películas, televisión o videos; los jóvenes deberán raparse el pelo, todos tendrán que cambiarse el nombre si no es islámico y deberán acudir cinco veces al día a la mezquita.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!