Secciones
Política

“Cachivache de pacotilla”: Aníbal apuntó contra Chiqui Tapia y defendió la seguridad de la caravana

El ministro de Seguridad dio a entender que el presidente de la AFA no estaba en condiciones de tomar una decisión. 

Claudio “Chiqui” Tapia encendió la mecha y Aníbal Fernández terminó de estallar la bomba. La masiva cantidad de gente que acompañó la caravana de los campeones del mundo el martes provocó que la misma tuviera que ser interrumpida: el desfile del seleccionado argentino campeón en Qatar 2022 duró largas horas y se frustró antes de llegar al centro porteño, tal como quería el plantel y las casi cinco millones de personas que salieron de sus casas. 

Molesto por esta situación, el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se desligó de toda responsabilidad, elogió al ministro de Seguridad bonaerense y cargó contra el gobierno encabezado por el presidente Alberto Fernández. "No nos dejan llegar a saludar a toda la gente que estaba en el Obelisco, los mismos organismos de Seguridad que nos escoltaban, no nos permiten avanzar. Mil disculpas en nombre de todos los jugadores Campeones. Una pena", escribió Tapia.

Y a través de Twitter, sumó: "Agradecemos a la provincia de Buenos Aires, encabezada por su ministro de seguridad Sergio Berni, que fue el único que acompañó durante toda la recorrida hasta la entrada a la capital sin registrar ningún incidente, permitiendo a los jugadores abrazarse al pueblo argentino". De esta manera, los campeones del Mundo no pudieron llegar a la 9 de julio y se interrumpió el festejo.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Tras la salida desde el predio de Ezeiza que tiene la Asocación del Fútbol Argentino, el micro con los campeones del mundo estuvieron durante cuatro horas y media por la autopista Ricchieri. La multitud los pudo ver. Pero el plan de bordear la Ciudad de Buenos Aires y la Illia hasta el Bajo y volver por la autopista 25 de mayo rumbo a Ezeiza se hizo imposible. La idea inicial de los jugadores era llegar al Obelisco.

Pero cerca de las cuatro de la tarde, y después de 15 kilómetros a paso de hombre, el plantel entero subió a siete helicópteros —cuatro de la PFA incluyendo el H1 del Presidente, dos de la Provincia de Buenos Aires y uno de la CABA—los hicieron dar unas vueltas arriba del Obelisco y de Plaza de Mayo y volvieron al predio de la AFA en Ezeiza. Furioso por la actitud de Tapia, Aníbal salió con todo y calificó al pope de la AFA como “un cachivache de pacotilla”.

El ministro habló este miércoles temprano con radio 10, defendió la decisión de transportar a los futbolistas en helicópteros afirmando que no estaban dadas las condiciones para continuar el recorrido por tierra y aseguró que en varias ocasiones no le entendía lo que decía Tapia por teléfono, queriendo dar a entender que no se encontraba en buenas condiciones producto de los festejos y el alcohol que había dentro del bus.

Luego de la arremetida pública del dirigente deportivo, el ministro, visiblemente molesto porque Tapia le había dicho que habían “traicionado” a la delegación de la selección nacional al decidir que el micro no iba a pasar por el Obelisco, destacó: “Esas son las expresiones que tiene este señor, que no es precisamente un libro abierto. Dice lo que le parece y mientras que él insistía en que nosotros estábamos traicionando, (Lionel) Messi, (Rodrigo) De Paul y (Ángel) Di María ya estaban sobre el H17. Ninguno se quejó, todo lo contrario, subieron gustosamente a los helicópteros”, replicó el funcionario.

Lejos de poner un freno, Aníbal también no dudó en quitarle a Berni el protagonismo que le había dado el propio “Chiqui” Tapia: “Él no planificó nada, yo tomé la decisión de sacarlos en helicópteros porque ‘no se podía avanzar’. Sabíamos que en algún momento íbamos a tener que hacerlo, por eso los teníamos preparados. Lo que le planteé a Tapia (a la mañana en el predio de Ezeiza) fue que nosotros ni loco acompañábamos que fueran al Obelisco. Miren las fotos , pongan en el medio al micro y se van a dar cuenta de que se iban a quedar a vivir ahí seis días, ni loco íbamos a entrar nosotros hasta el Obelisco, tenía que ser un trayecto periférico para poder salir”, argumentó el ministro.

Y siguió, con duras palabras para con Tapia “Si pretende seguir su jugada, que la haga él, pero nosotros no ponemos en riesgo la vida de los jugadores. La aglomeración era cada vez mayor, la posibilidad de avance era nula y se venía la noche. El objetivo era proteger a los jugadores, no porque fueran a hacerles daño sino porque tanta gente queriendo acercarse puede terminar en cualquier cosa. Después aparecen estos cachivaches de pacotilla (por Tapia) queriendo inventar la cuadratura del círculo. Nosotros fuimos los que tomamos las decisiones”.

Sobre la decisión de parte de los futbolistas de no ir a Casa Rosada, Aníbal fue claro y explicó que la invitación de parte del Gobierno se mantuvo abierta siempre. "El Presidente lo ofreció y en el grupo había jugadores que querían ir y había otros que... la expresión que ellos sostenían era que no querían ligarse a la política. Igual, nadie decía que se comprometan... El mensaje que mandó el Presidente fue muy claro: ‘Allí está el balcón para que puedan comunicarse’, para que quede ese ícono de la misma foto maradoniana en 1986. Por la mañana yo tenía señales de que se iba a estar decidiendo en el transcurso del día si iban a Casa Rosada, me lo dijeron varios que están como testigos", sentenció.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!