Secciones
Política

Celeste, pero no de ultraderecha: habla el fundador del "justicialismo cristiano"

Gustavo Legname conversó con BigBang sobre el aborto, el cierre de listas y la candidatura de Alberto Fernández. 

Por Agusti­n Gulman

Nacieron formalmente en abril pasado, con la idea de crear un “peronismo celeste”: son dirigentes y militantes de diversas organizaciones del PJ que lanzaron una organización para desmarcarse de los discursos de derecha que suelen caracterizar a diversos sectores pro-vida. Respaldan la fórmula Fernández-Fernández, aunque quedaron afuera de las listas. . Su principal referente dentro del peronismo es Gustavo Legname, militante peronista y actual secretario de Culto de Hurlingham, que se define como un “sobreviviente” del aborto, señala que el Estado debe “romper los argumentos para que una persona no quiera abortar” y cuestiona la postura de Alberto Fernández, quien se mostró a favor de la legalización de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Por ahora, el movimiento evangelista no tiene ni por asomo la magnitud que adoptó en otros países como Brasil, donde fueron claves para la victoria de Jair Bolsonaro. Legname no lo duda: "Si vos le preguntás a cualquier cristiano, no lo representan ni Bolsonaro ni la ultraderecha", asegura.

El lanzamiento formal fue meses atrás en Merlo, ante unos 400 pastores evangelistas. En diálogo con BigBang, Legname asegura que la mayoría de los evangelistas se sienten representados por el peronismo, critica con fuerza los proyectos para legalizar el aborto y cuestiona la política económica del gobierno: “Vemos al país chocado, destruido y endeudado”.

-¿Qué es el “peronismo celeste"?

En realidad nosotros venimos trabajando dentro del peronismo hace muchos años. El año pasado, Macri impulsó la ley del aborto, se manejó muy bien en las redes y de pronto parecía que todos los peronistas eran verdes. Al representar a un gran sector cristiano no podíamos seguir estando dentro del espacio. Sabemos que la base del peronismo, si se ve un poco la historia, es la familia. Pienso que Perón y Evita no hubieran tratado nunca esta ley. ¿Cómo podemos sentirnos cómodos dentro de un partido sacando este tema? A un partido democrático lo fortalece tener distintos pensamientos. Hay un sector de la Iglesia, por lo menos de la evangélica, y de la católica también, que es de ultraderecha y utiliza eso como trampolín para la política. Si vos le preguntás a cualquier cristiano, no lo representan ni Bolsonaro ni la ultraderecha.

Si vos le preguntás a cualquier cristiano, no lo representan ni Bolsonaro ni la ultraderecha"

Le pusimos justicialismo cristiano porque no queremos encerrarnos en una sola causa. En una cosa no estaremos de acuerdo, pero en todo lo demás estamos de acuerdo. Hay que trabajar en lo que coincidimos, siempre tiene que haber un tema para que haya internas (risas). Yo sé que nos vamos a poner de acuerdo.

- ¿Qué balance hace el Frente Justicialista Cristiano del cierre de listas?

-Decidimos ceder ante la postura de Cristina, que también cedió. Nos mantenemos firmes para ganar las elecciones y ser protagonistas del próximo gobierno. Nos hubiese gustado ser parte del espacio en el armado de las listas, para debatir y derribar esa gran mentira de “con aborto no te voto”, es una gran mentira de marketing.

- ¿Hay evangelistas en las listas del peronismo?

-No. Se intentó que yo sea uno de ellos, pero decidimos no participar. Los primeros lugares están bien ocupados por referentes centrales. Preferimos mantenernos al margen y trabajar en otros proyectos para después del 10 de diciembre.

- Dentro de Cambiemos existen miradas completamente opuestas respecto al aborto, pero no se forman interbloques ni se crean nuevos partidos. ¿Por qué no militar en el PJ tradicional?

-Nosotros lo que lanzamos es el Frente Justicialista Cristiano, dentro de ese espacio hay un montón de organizaciones. Cambiamos el título del “peronismo celeste” para no seguir con la idea de la grieta. Hoy hay un sector que quiere tener una voz que no la tiene y nosotros queremos ser esa voz.

- Una voz que alza críticas al gobierno pero marcadamente en contra de la legalización del aborto.

-Sí, pero con una mirada de debate.

- ¿De debate respecto a qué?

Al aborto. Creemos que el Estado tiene que romper todos los argumentos para una persona que quiere abortar. La Asignación Universal por Hijo es romper un argumento, el chip bajo la piel en Jujuy es otro. Entregar pañales y una cuna es romper otro argumento. Que hoy no se lleven a cabo esos programas es otra cosa, pero existen.

-¿Y educación sexual integral en las escuelas?

-La educación sexual tiene que estar. Hay que prevenir y enseñar. Hay que promover la forma de cuidarse. Pero más allá del aborto, hoy el tema es otro: se va a morir más gente de hambre que por abortos si no nos ponemos a trabajar en serio.

-¿Cómo se sienten al ver a una líder como Cristina Kirchner que comanda un bloque en el Senado donde todos los legisladores votaron a favor de la legalización?

-Yo creo que soy, junto a diez personas, de los primeros pro-vida de la Argentina. Cuando Cristina fue presidenta no quiso debatir nada porque estaba en contra del aborto. No sé si es tan así: al lado de ella hubo pibes y pibas que opinaban a favor y no había una voz diferente. Ahora va a estar la voz distinta.

- ¿Ustedes están en contra de cualquier tipo de interrupción del embarazo, ya sea la voluntaria como la garantizada por el Código Penal de 1921, que despenaliza los casos de violación o riesgo de vida?

Hoy la ley autoriza los abortos por riesgo de vida. Soy un militante social, los verdes no son mis enemigos, milité con ellos toda la vida, ellos son mis compañeros, el debate fortalece. Me preocupa la mujer que quiere hacerse un aborto y corre riesgo. Hay que tratar de evitar que la gente llegue a esa instancia, nadie quiere abortar, nadie queda embarazada para abortar. Trabajamos en la calle para que la gente viva mejor y defendemos la vida. Hay un sector que trabaja, sin darse cuenta, para una idea global que quiere imponer esto por el gran negocio que hay detrás y por el crecimiento de la población.

-¿Cómo toman las declaraciones de Alberto Fernández, que se mostró a favor de la despenalización y legalización del aborto?

-Me parecen declaraciones innecesarias e inoportunas, pero también tiene que responder cuando le preguntan. Él sabrá por qué lo hace, ya tendremos oportunidad de llevarle nuestro punto de vista y él tendrá la posibilidad de darle una vuelta al tema. No somos los que planteamos un límite al aborto, nos preocupa más el hambre y el frio que el aborto, hay que ser amplio.

Soy un sobreviviente del aborto"

-El verde tuvo más lugar en las listas del peronismo.

-Me choca más que no hayamos tenido lugar en los primeros puestos que el hecho de que haya verdes. Si le preguntás a Alberto Fernández o a cualquiera si está a favor de matar a alguien diría que no. Hay hipocresía de los celestes, quieren ser voces de los que no nacieron y hablan mal de los que están vivos. La política es otra cosa. Parece que están a favor del aborto clandestino, porque ningún pro-vida denuncia dónde se hacen ni a quiénes se hacen.

-También durante el debate se han escuchado cientos de voces que marcaban una posición clara, comprendo que no sea la tuya, con argumentos vinculados a la salud sexual de las mujeres y el derecho a decidir que son muy evidentes. ¿Ustedes cómo vivieron el debate?

-Yo fui parte del debate, encabecé movilizaciones en contra. Yo soy un sobreviviente del aborto. En algún momento se va a volver a tratar y nos volveremos a sentar a debatir. Nadie tiene que ir preso, la penalización no sirve. Yo quiero trabajar mucho en la prevención, en educación sexual, estar cerca de la gente.

- ¿Como un “sobreviviente” del aborto?

-Antiguamente había muchas formas de abortar, como té de yuyos. Yo me enteré a los 12 años, cuando en una charla mi tía le dijo a mi mamá: “¿Te acordás cuando tomaste ese té y no funcionó?” En ese momento no me causó nada, pero años después, cuando tuve un encuentro con Dios a los 28 años me llevó a ese día, a acordarme que fue cuando mi vida se desvió. Todos tenemos un propósito en la vida, lo importante es encontrarlo. Capaz las que usan el pañuelo verde todavía no se enteraron. A veces hay un montón de pensamientos que te hacen pensar que uno no va a poder, quizás eso pensó mi mamá cuando no me quería tener. La mamá de (Cristiano) Ronaldo tampoco lo quería tener y hoy es feliz, y en ese momento no tenía un peso.

- Comprendo que tu posición no sea extremista y tal vez por tu historia política no vas tanto al choque, como lo hace Alfredo Olmedo, el diputado salteño...

-Lo que pasa es que algunos lo usan de trampolín y es un tema mucho más profundo. Hay personas que hablan así porque necesitan tener algo de protagonismo o porque trabajan para el gobierno y no pueden criticar la crisis social y económica, o no tienen la menor idea qué es gobernar. Hay un sector oligarca de la Iglesia que tiene odio, ve en el pañuelo verde un enemigo. No defendemos una vida o dos, sino toda la vida.

- ¿Qué opinión te merecen casos como el que ocurrió en Tucumán hace unos meses, donde una nena fue obligada a parir a pesar de que fue violada por el marido de su abuela y que ella misma expresó su voluntad de someterse a una interrupción voluntad del embarazo y desde el gobierno se dilató?

-Está mal. Pero digo más: ¿vos viste lo que son los hospitales? Hay que ver otras cosas primero. No hay gasas ni alcohol. Hoy hay otras prioridades, los mismos que defienden el aborto van a ser cómplices de un montón de otras muertes por el hambre y la crisis social.

- Durante el debate por la legalización del aborto Cristina fue bastante enfática y votó a favor...

-Sí, pero ella dijo “me convencieron los pibes”.

Si hubiera un candidato macrista provida y un peronista abortista, yo votaría al peronista. No se gobierna con este tema solamente"

- ¿Cómo tomaron ustedes cuando ella en Clacso, en noviembre del año pasado, dijo que era necesario sumar a los verdes y celestes?

-A mí no me sorprende. Es la líder del peronismo, creo que después de Néstor es la líder con una visión estadística, de ver más allá. Lo que expresó es realmente cierto. A mí me pareció bien, necesitábamos mucho sentirnos también parte del proceso de unidad.

- ¿Si ella no hubiera dado esa señal hubiera cambiado tu posición a la hora de votar en las elecciones?

-Si hubiera un candidato macrista provida y un peronista abortista, yo votaría al peronista. No se gobierna con este tema solamente.

- ¿No pensás que teniendo en cuenta el crecimiento y el impacto de la lucha feminista indudablemente va a ser un tema de agenda predominante en los próximos años?

-Yo comparto muchas de las luchas de las mujeres, no compartiré lo que tiene que ver con la legalización del aborto, pero en el resto comparto. A nosotros nos preocupan mucho otros temas. La gente necesita que ganemos, yo trabajo en un municipio donde estamos acostumbrados a que la gente suele venir a pedirnos cosas, pero que pida llorando no estábamos acostumbrados. Tenemos un gobierno que nos está chocando contra la pared.

-¿Cómo ve el país el Frente Justicialista Cristiano?

-Lo vemos chocado, destruido, endeudado. Lo que más me duele es la angustia y la desesperación de la gente.

-¿Cómo imaginan el país si la fórmula Fernández-Fernández gana las elecciones?

-Con mucho trabajo, no va a ser de un día para el otro. Seguro que nos vamos a preocupar porque todos tengan para comer, trabajar para sacar adelante el país en lo económico, en lo social.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Temas

  • Peronismo celeste
  • Frente Justicialista Cristiano
  • Gustavo Legnane
  • Elecciones 2019
  • Alberto Fernández
  • Partido Justicialista
  • Aborto Legal Seguro y Gratuito
  • Aborto legal
  • aborto
  • Gobierno

Comentarios

Gustavo Legname conversó con BigBang sobre el aborto, el cierre de listas y la candidatura de Alberto Fernández.