Secciones
Política

Con cambios de actos y formas, el Frente de Todos apunta a una polarización fuerte en la última semana

Actos, recorridas y los retoques finales en las campañas ya están a la orden del día. El 11 de noviembre será el acto final en Merlo.

Los dos principales frentes electorales que compiten en las elecciones de medio término se aprestan a terminar sus respectivas campañas. A poco más de una semana de que más de 20 millones de argentinos se vuelquen a las urnas, en el Frente de Todos y en Juntos por el Cambio ultiman los detalles finales.

El oficialismo, después de varios idas y vueltas, dio marcha atrás con su idea de cerrar la campaña mañana con un acto en Merlo. El lugar elegido es el mismo en el que en 2019 se lanzó la fórmula presidencial Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner. Esa cábala busca oficiar como un mensaje interno a las filas del Frente de Todos en unos comicios en los que admiten que después de la derrota en las PASO todo fue cuesta arriba.

Sin embargo, los planes originales se cambiaron y el acto se pasó para el 11 de noviembre; mucho más cerca de las elecciones. Es que nadie entendía del todo dentro del espacio los motivos por los cuales Fernández quería hacerlo un sábado. En privado, el jefe de Estado remarcaba que se debía a que buscaba darle aire y tiempo para los cierres provinciales y locales. No buscar eclipsarlos con uno nacional, o más bien de la provincia de Buenos Aires.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

No obstante ello, puertas adentro no se entendía del todo. “Te podría dar una explicación que suene muy bien, pero la verdad es que ni siquiera nosotros entendemos bien el motivo detrás”, le decía el martes a BigBang uno de los ministros nacionales más cercanos a Fernández. Pero con el correr de las horas dentro de la Casa Rosada se decidió dar un giro.

El acto finalmente no será el sábado y se pasará para el jueves, más cerca de los comicios. Mucho se especuló con los motivos y dentro de las primeras versiones surgió la posibilidad de que se debía a la operación a la que se tuvo que someter la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. “No tiene nada que ver con eso, el reposo que tiene que hacer seguramente generará que falte al acto el jueves”, explican desde el entorno de la titular del Senado.

La verdadera razón es mucho más simple, menos rebuscada. Candidatos, dirigentes, intendentes y gobernadores le pidieron el cambio a la Casa Rosada para poder aprovechar el último sábado de campaña. Ese pedido, terminó por convencer al propio Fernández que dio la directiva de que se cambie el esquema original y se traslade todo al jueves. “Era un problema chiquito de mensaje dentro del quilombo que tenemos”, se sinceró uno de los principales candidatos del espacio ante la consulta sobre si no era raro un cierre de campaña a más de una semana del comicio.

Asimismo, la chance de poder polarizar y constrastar ese mismo día con Juntos por el Cambio era un eje que Fernández, y sus asesores políticos, no querían dejar pasar. 

 Es que una de las estrategias de campaña apunta a remarcar la confrontación con la coalición opositora, poniendo al expresidente Mauricio Macri y lo que fue su gestión frente a lo que tuvo que enfrentar Fernández con el manejo de la pandemia. 

Por estas horas, el acto del 11 de noviembre no tendrá como único orador al Presidente. Sí será uno de los que tome la palabra. Esto se debe a que ponerlo frente a todos los candidatos como la única voz daría el mensaje de que los comicios del domingo son una forma de refrendar su gestión, que es justamente el eje contrario que quiere dar la Casa Rosada.
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!