Secciones
Conventogate

Confesó la monja María: "La hermana Alba nos avisó que iba a venir López"

El remordimiento finalmente pudo más: la hermana María confesó hoy que ella debía estar atenta la madrugada del 14 de junio a la inminente llegada del ex secretario de Obras Públicas al monasterio de General Rodríguez. Lo grabado por las cámaras de seguridad ya lo sugería. Ahora, la Justicia lo pudo confirmar.


Las hermanas María y Marcela responsabilizarían de todo a la "monja" mayor: Alba.

Sin embargo, la estrategia de las monjas MaríaMarcela, pareció ser responsabilizar de todo a la hermana mayor, Alba, que por sus severos problemas de salud a sus 95 años evitó que el fiscal federal Federico Delgado la convocara para prestar declaración testimonial.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
López estuvo una hora en el monasterio de General Rodríguez antes de que lo detuviera la Policía.

"Alba, me avisó por intermedio de Marcela que estaba por llegar José", reveló hoy María ante el juez federal Daniel Rafecas. Pocos minutos después de las 3 de la madrugada, finalmente López llegó en su Meriva con US$ 9 millones, relojes y un fusil para intentarlo ocultarlos en el monasterio. Por la presencia del arma, el testigo Jesús llamó al 911.

Operativo monjas

Las hermanas María y Marcela, según pudo saber BigBang, salieron del monasterio en una Ecosport vestidas de monjas, pero los periodistas no las vieron llegar porque ingresaron a los Tribunales en un Corsa negro con ropa de civil. En tanto, la hermana Inés hará lo propio la primera semana de agosto.

Por su parte, Marcela también apunto contra Alba: "Cuando le fui a renovar el oxígeno a las 20 horas me ordenó que estuviera atenta al portón porque iba a llegar López". Las hermanas conocieron al por entonces secretario de Obras Públicas cuando allí mismo tomaba el té con el obispo emérito de Luján, Rubén Di Monte, quien murió en abril.

Hermana Marcela: "Pensamos que los bolsos eran de comida y ropa para donar.

Finalmente, las hermanas confirmaron que la superiora monitoreaba todos los movimientos alrededor del monasterio a través de un televisor conectado al sistema de videovigilancia instalado hace un año luego de que sufrieran un robo. Como sea, las hermanas abandonaron su clausura para confesar parte de lo que saben ante la Justicia terrenal.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!