Secciones
Política

Covid-19: Larreta espera tener más detalles sobre el aumento de casos antes de tomar nuevas medidas

La Ciudad no va a cambiar, por ahora, ninguna de las medidas que ya rigen.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tiene decidido que no hará cambios en la estructura de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO) que rige hoy en día en la Ciudad. Luego de varias charlas con su gabinete, el alcalde porteño sostiene que no hay aún motivos epidemiológicos para ir hacia restricciones en la movilidad y en la actividad.

Esto se debe a que todavía no se evidenció, según afirman, un pico mayor al que hubo el año pasado. Esa tesitura es la que repite desde hace varios días el ministro de Salud, Fernán Quirós, quien además alerta sobre la llegada de la segunda ola.

En los últimos días, el titular de la cartera sanitaria vio como en un fin de semana se triplicó la cantidad de dosis de vacunas contra el coronavirus que se entregaban por semana.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En cifras se pasó de 20.000 dosis que se entregaban semanalmente a 56.000 el último fin de semana. Con estos números ya se puede mantener, siempre y cuando las entregas sean regulares, la velocidad del ritmo de vacunación.

En cuanto al pico de ayer, en el que se registraron 2.109 casos en un día (el mayor registrado hasta ahora), explican que se debió a que el SISA cargó cinco horas más.

El corte de hoy, sostienen, debería dar una cifra menor ya que tiene menos horas que ayer. Sin embargo no por esto dejan de mirar la situación con preocupación. “Salvo las clases, todas las demás actividades están todo el tiempo en monitoreo y posibilidad de cambios”, remarcan en el Gobierno porteño.

Esto se nota en las últimas charlas que Quirós tuvo con el ministro de Desarrollo Económico, José Luis Giusti, quien transmitió la preocupación por la incertidumbre de varias de las cámaras de actividades comerciales. En una de las últimas se llevó la respuesta de que no habría cambios.

La inminencia de la segunda ola de coronavirus hizo que se vuelvan a tender puentes entre la administración porteña, la nacional y la de la provincia de Buenos Aires. Salvo en cuestiones ligadas a Seguridad y Salud, el diálogo estaba muy dañado después de los cruces desde septiembre en adelante. Sin embargo, el alcalde porteño se encargó de deslizar una frase que se tiene que leer entre líneas. “En la provincia tomaron las mismas medidas que teníamos nosotros”, dijo.

Hoy por la mañana el gobernador Axel Kicillof, mediante su jefe de Gabinete, Carlos Blanco, y el ministro de Salud, Daniel Gollán, anunció restricciones en la nocturnidad y en las reuniones sociales simulares a las que rigen en la Ciudad. De 2 a 6 de la mañana todos los locales tienen que estar cerrados salvo contadas excepciones. A eso se le suma que las reuniones sociales ahora pueden ser de 10 personas.

Luego del rebote de verano, la autoridades de la provincia de Buenos Aires habían avanzado en mayores aperturas que la Ciudad en lo que fue lo inverso a lo que acontecía durante el año pasado cuando el alcalde porteño era el que quería avanzar en menores restricciones. Ahora volvieron a quedar igualados.

La nocturnidad porteña

Antes de la conferencia del domingo por parte del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y sin tener idea de que cuáles iban a ser los anuncios, ya que nadie se había comunicado con los funcionarios del Gabinete porteño, una alta fuente gubernamental porteña daba por descontado que iban a tener que tomar medidas con respecto a la nocturnidad.

El anuncio de Cafiero, sumado a la decisión de la Casa Rosada de que el costo político de las decisiones impopulares sea compartido, hicieron que se deje afuera esa acción. Pero la mención a esa actividad no fue aleatoria.

Todo lo relacionado con la nocturnidad (bares, restaurantes y boliches) están en la primera línea de restricciones de complicarse el panorama sanitario. “En la Ciudad hay un polo gastronómico enorme, lo que no es un tema menor en esta situación”, agregan.

La semana pasada, varios de los empresarios del sector comenzaron con una campaña bajo el colectivo “Sillas al revés” para graficar la situación por la que pasa la industria en el país. Durante 2020 cerraron 10.000 locales gastronómicos en todo el país; concretamente pasaron de 50 mil a  40 mil; y si la tendencia se mantiene como hasta ahora sin recibir el apoyo que solicitan, estiman que en los próximos meses pueden quedar 25 mil. Además se perdieron en este último año 130 mil puestos de trabajo y que ese número se podría duplicar. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!