Secciones
Elecciones 2019

El día después del 27 de octubre: los frentes internos que ya enfrenta Alberto Fernández

El candidato presidencial sabe que tiene las mejores chances de cara a octubre, pero también que dentro de su armado confluirá con varias tensiones.

El Frente de Todos se encamina a lo que sería una doble victoria electoral del candidato presidencial, Alberto Fernández, y del postulante para gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof. Pero luego de la denominada unidad del 80% del peronismo empiezan a aparecer las primeras grietas dentro del espacio y hay quienes sostienen que se profundizarán en breve. Es que todavía quedan algunos problemas internos de los que nadie habla en público, pero que se encuentran latentes y podrían salir a luz después del 10 de diciembre.

La cercanía de Fernández con el Grupo Clarín, el mantenimiento de Diego Bossio dentro del círculo chico de Sergio Massa y los coqueteos con modelos económicos como el de Portugal, que se sostiene bajo un férreo control fiscal y políticas de ajuste -acompañado con reformas estructurales- empiezan a generar algunas dudas internas sobre qué pasará después del 10 de diciembre.

“A Alberto vamos a estar pateándolo seguramente en marzo, pero ahora hay que ganar, después se verá eso”, se sinceró una fuente del círculo más cercano a la candidata a vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner. Esa prédica se repite incluso en los sectores más tradicionales del peronismo que esperan que se continúe con algunas de las políticas de reducción del gasto.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Si bien Alberto procura de forma constante bajarle el tono a las filtraciones sobre futuros encontronazos con la dirigencia de La Cámpora, suele remarcar que el motor de peso de su futuro gobierno, de resultar electo, será la relación con los gobernadores. Y eso no es algo menor.

“Esa foto (la anterior al cierre de campaña) con todos los gobernadores y Massa fue la señal que se tenía que mandar para adentro y afuera. Fue la más importante hasta ahora”, señaló uno de los colaboradores del sector del kirchnerismo más cercano al candidato presidencial, que tiene como baluartes a los diputados nacionales Eduardo “Wado” de Pedro y Juan Cabandié.

“Déjense de embromar con los demonios de La Cámpora, sólo quieren un país mejor”, remarcó desde Portugal en respuesta a una nota del diario La Nación, en donde se remarcó el peso de un ex directivo de Télam para dar de baja un spot de campaña en donde se hablaba de no cometer “los errores del pasado”.

“Hay que dejarse de joder y ponerse a laburar. Todos los gobiernos tuvieron internas. Fíjate lo que pasa ahora entre el PRO y la UCR”, remarcaron cerca del candidato presidencial en donde ponen el foco en que el objetivo ahora es ganar.

Aún con la reconciliación entre Alberto y Cristina no son pocos los dirigentes que lo ven como un hombre del establishment y dudan efectivamente si buscará llevar adelante una agenda más parecida a los reclamos de La Cámpora. Por otro lado, Fernández sabe que esa tensión estará en si es electo y por eso procura armar una barrera de contención con los gobernadores.

Incluso, quien se vislumbra como uno de los jefes de la oposición de darse una victoria del Frente de Todos en octubre, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, apuesta a eso: tener una buena relación con la Casa Rosada en vistas de su plan presidencial en 2023.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!