Secciones
Política

El Gobierno apuesta a diálogos "sectoriales" sin la CGT tras el contundente paro de ayer

Tras el masivo paro nacional que motorizó la CGT, el Gobierno apostará a negociar con los gremios sector por sector, y evitaría una pronta reunión con la cúpula de la mayor central obrera del país. El primer indicio lo dio ayer el propio presidente Mauricio Macri, durante una entrevista en Tandil, donde apostó a acuerdos sectoriales como el alcanzado con petroleros y empresarios en Vaca Muerta, así como con el sector de la carne.


En el Gobierno se mostraron muy críticos del paro general que ayer tuvo fuerza en todo el país. A las declaraciones del presidente se sumaron las de otros ministros, como el titular de la cartera laboral, Jorge Triaca, quien destacó los encuentros “sectoriales” con representantes gremiales y empresarios.

La medida de fuerza de ayer encabezada por la CGT fue contundente.
¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El primer round será con la UOCRA, un gremio cuya conducción se ha mostrado "macrismo friendly",  en un encuentro que mantendrá hoy el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. El segundo, también esta semana, será el viernes, cuando Triaca se reúna con la mesa sectorial de la industria automotriz, que incluye a SMATA La semana que viene le llegará el turno a la energía eólica.

Dentro de la CGT, esa decisión no caería para nada bien. Tras la medida de fuerza, un dirigente de peso sindical dentro de la central obrera le resume a BigBang el cuadro de situación con una analogía futbolera: “La pelota la tiene el Gobierno. Los diálogos sectoriales no funcionaron”.

Ocurre que en la central obrera están convencidos de que la fuerza que tuvo el paro general de ayer amerita una convocatoria que englobe a todos los gremios y no un diálogo sectorial. “El acuerdo con los petroleros en Vaca Muerta no funcionó, no es un logro que pueda mostrar el gobierno”, agrega, con cierto malestar por el objetivo de alcanzar acuerdos sector por sector que pretende concretar la Casa Rosada.

La postal del paro general.

Triaca dijo ayer que no existe “ningún problema en dialogar con la CGT”, aunque aclaró: “Siempre y cuando encontremos ese mecanismo por el cual podamos sostener lo que tenemos para decir, y también que se entienda que hay que cuidar los recursos fiscales”. Se trata de un punto clave. Ayer Macri señaló desde Tandil que “la paritaria es libre” y que si hay sectores privados que acordaron por encima de las metas inflacionarias previstas antes de la crisis cambiaria se respetarán esos acuerdos.

De hecho, el acuerdo del 25 % al que llegó Camioneros la semana pasada ahora podría ser la nueva referencia paritaria para los sectores que aún no sellaron aumentos, o para aquellos que lo hicieron por debajo pero con la cláusula de revisión. Además de Triaca y Frigerio, también podría sumarse el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, en las negociaciones.

Sin embargo, fue tajante respecto al sector público: “Distinta es la posición de los gobiernos, que tienen la mochila del déficit fiscal”. “Cada gobierno puede pagar a sus empleados lo que puede pagar, por más que merecerían ganar mucho más”, agregó el presidente.

Mientras tanto, los sindicatos insisten en exigirle al gobierno una “corrección” del rumbo económico. Lo planteó ayer en una conferencia de prensa el triunviro de la CGT, Juan Carlos Schmid, pero también los jefes de las dos CTA, Pablo Micheli y Hugo Yasky, quienes cuestionaron el “modelo económico que nos lleva a la destrucción de la Argentina”. Incluso, no descartan endurecer la postura y dicen que habrá más conflictividad.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!