Secciones
Consenso a los palazos

El ministro de Seguridad porteño no da marcha atrás: "La Policía no se fue, espero no tener que utilizarla"

El fin de semana hubo detenidos, oficiales heridos y palazos y gases para todos. Ahora, el ministro de seguridad porteño, Marcelo D'Alessandro, amenazó con continuar con la represión.

El pedido de prisión de 12 años para la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner por parte del fiscal federal Diego Sebastián Luciani, quien atiende la causa conocida como Vialidad, abrió un nuevo escenario en la realidad política de la Argentina.

La apelación a la movilización por parte del oficialismo nacional, y de la concentración frente al departamento de su máxima figura política en el barrio porteño de Recoleta, se transformaron en en centro de la vida política local, aún en el marco de un brutal ajuste a la Educación y la Salud.

"Esto es un juicio al peronismo", había dicho en su defensa desde su despacho CFK. Y así fue tomado por gran parte de la militancia y de los dirigentes de su espacio, cuatro de los cuales fueron detenidos, y muchos de ellos reprimidos, como el diputado nacional Máximo Kirchner, cuando buscaba ingresar al departamento de su madre.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

D'Alessandro no da marcha atrás

Con la intención de apagar el fuego con nafta, el ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro, ayer habló frente a las cámaras de televisión y aseguró que tiene todo preparado para continuar con la represión: "Sobre Uruguay está Infantería. Espero no tener que utilizarla. Si no liberan la calle, vamos a trabajar con Infantería para hacerlo y mañana haremos lo mismo".

“No me va a temblar el pulso para usar la fuerza pública cuando tenga que hacerlo para recuperar la paz social, pero nuestra responsabilidad como funcionarios es agotar todas las instancias de diálogo antes de llegar a esa medida. La Policía no se fue. La infantería está a 100 metros y va a seguir ahí para mantener la paz social en el barrio”, aclaró en diálogo con el periodista Eduardo Feinmann.

El funcionario realizó un análisis bastante belicoso y confrontativo cuando aseguró que no le van a "entregar la calle" a los manifestantes. "Vos no vas a dirimir o resolver la cuestión judicial en la calle. Por eso lo que están buscando es el caos, la violencia", argumentó.

"Lo que están buscando ellos es un escenario que les favorezca. ¿Cuál es? El de tener mucha violencia", explicó D'Alessandro. Paradójicamente, si esa es la intención de los manifestantes y del oficialismo nacional, el funcionario opositor a ese sector es el principal impulsor de lograrlo, ya que fue el encargado de todos los operativos de seguridad en Recoleta, donde la violencia institucional se puso firme frente a todas las cámaras de televisión.

Le pidieron la renuncia

Por su parte, el bloque de Legisladores del Frente de Todos expresó en un comunicado su "absoluto repudio a la represión sufrida" por Máximo Kirchner " y los manifestantes que se acercaron al domicilio" de CFK este sábado. Aunque no se quedaron sólo en eso.

"Exigimos la renuncia del ministro de Seguridad Marcelo D'Alessandro, y el día lunes vamos a presentar un proyecto para que el  jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, venga a dar explicaciones a la Legislatura", precisaron en el comunicado.

"Es inadmisible la provocación planificada y la violencia institucional ejercida por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Un acto de enorme irresponsabilidad que puso en peligro la integridad física de ciudadanxs que se acercaron pacíficamente a mostrar su apoyo", sintetizaron.

La Cámpora acusó el show mediático

Desde la agrupación La Cámpora realizaron una serie de tuits para polemizar contra la represión "injustificada" del gobierno de la Ciudad. "¿La respuesta de Larreta para dejar contentos a sus jefes? 20 camiones de la policía de Il capo Macri, infantería y el hidrante para amedrentar a 20 pibes sentados pacíficamente en la vereda", expresaron.

Además, denunciaron que todo el operativo tuvo la intención del larretismo de mostrarse como la fuerza política que más golpea al kirchnerismo, cuando aseguraron que después de que se fueron las cámaras, también lo hizo la Policía.

El orgullo de Larreta por su fuerza local

Ante las críticas, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, también realizó declaraciones para defender a los 20 agentes heridos durante el fin de semana frente al departamento de CFK.

"La Policía de la Ciudad, una vez más, actuó con firmeza y profesionalismo, porque en la Ciudad, la violencia es el límite. No vamos a permitir situaciones de violencia, siempre que las haya, la Policía va a actuar", declaró.

Lejos de querer salir de la lógica confrontativa, Larreta también acusó a su rival política de querer mantener el escenario de violencia: "La vicepresidenta, el propio presidente (Alberto Fernández), con sus declaraciones, no hacen más que echar nafta al fuego".

Mientras tanto, como parte de la campaña política del mandamás porteño para presidente, celebra cada palazo como si fuera un voto. De hecho, desde su entorno especulan con que el enfrentamiento con la vicepresidenta lo hace crecer en las encuestas. Lo cierto es que en medio de los enfrentamientos políticos, la realidad es que la gente la está pasando mal; con hambre y sin plata en los bolsillos.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!