Secciones
En su discurso en tucumán

En medio de incidentes, Alberto habló del FMI, las vacunas y reiteró las disculpas a Bolivia

El presidente encabezó el acto central por la conmemoración del 205° aniversario de la Declaración de Independencia en la ciudad de San Miguel de Tucumán.

El presidente Alberto Fernández encabezó este mediodía el acto central por la conmemoración del 205° aniversario de la Declaración de Independencia en la ciudad de San Miguel de Tucumán. Allí, aseguró que "pelea" todos los días "contra los que quieren ver a la Argentina arrodillada" y cuestionó a quienes "hicieron una enorme campaña para hacer creer que la vacuna era veneno".

En ese sentido, sostuvo que, de esa manera, "hicieron daño y postergaron el proceso de vacunación" contra el coronavirus. "Todos los días peleo contra los que quieren ver la Argentina arrodillada", dijo el mandatario al encabezar un acto por el 9 de julio en Tucumán donde, emocionado, agregó: "Mi modelo no está en los que mandan balas de goma a Bolivia. Nunca esperen que firme algo que arruine la vida de los argentinos, o que claudique ante los acreedores o los laboratorios".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El presidente no dudó en hacer referencia a la denuncia de parte de las autoridades de Bolivia al ex gobierno de Mauricio Macri, por proveer de manera clandestina "material bélico" al régimen de Jeanine Áñez para reprimir las protestas sociales que tuvieron su punto máximo en las llamadas "masacres de Sacaba y Senkata".

Tras destacar en su discursos la figura de Juan José de San Martín, Manuel Belgrano, Martín Miguel de Güemes y Juana Azurduy, el Presidente pidió "disculpas al pueblo de Bolivia porque un Gobierno argentino haya mandado armamentos para la protesta de un pueblo que se levantaba contra un golpe militar".

En torno a la pandemia y al destacar la campaña de vacunación que lleva adelante el gobierno nacional, Fernández hizo referencia la "enorme campaña para hacerle creer a la gente que las vacunas eran veneno" y se preguntó:" No se dan cuenta del daño que hicieron. El odio nos nubla y no nos damos cuenta que siempre vuelve".

Además de resaltar que su decisión siempre fue y sigue siendo "defender los intereses de la Argentina", aclaró: "No me importó. Soporté todo lo que me dijeron. Dijeron que tenía un problema ideológico con una empresa que es la mayor proveedora de medicamentos en Argentina. Todos los días peleo porque Argentina se ponga de pie y peleo contra los que quieren ver de adentro a la Argentina arrodillada y no paro y sigo".

El mandatario dijo que "cada vida que se fue" por la pandemia la cargaba con "mucho pesar". "Cada vida que se fue la cargo con mucho pesar en mí. A todos los que han perdido un afecto, sepan que en mí van a encontrar siempre solidaridad y cariño", dijo y garantizó que "el país que merecemos vamos a construirlo entre todos aunque algunos insistan en dividirlo".

En otro tramo del discurso se refirió a la negociación de la deuda externa y la adquisición de las vacunas. "Nunca esperen de mí que firme algo que arruine la vida del pueblo argentino, nunca. Espero que me entiendan, porque si alguien espera que yo claudique ante acreedores o laboratorios se equivoca, no lo voy a hacer, antes me voy a mi casa. No tendría cara para entrar a esa sala (en alusión a la Casa de Tucumán) si hiciera algo semejante”, resaltó.

Y continuó: “Simplemente nos costaba ponernos de acuerdo en los términos de un contrato. Cuando pongo mi firma, estoy comprometiendo a generaciones. Me hubiera encantado que piensen así quienes se endeudaron con el FMI. Si hubieran pensando en el futuro, hoy millones de jóvenes no lo tendrían hipotecado".

Acto seguido, se preguntó si "¿Argentina sabe que de acá a fin de año tenemos compromisos por $5.000 millones de dólares con el Fondo Monetario por un gobierno que asumió esos compromisos hace dos años atrás?”. “Todos los días peleamos para que la Argentina se ponga de pie y contra los que quieren ver al país arrodillado. "Si tenemos coraje, valentía y nos unimos, todo va a ser más fácil”, concluyó el mandatario junto al gobernador de Tucumán, Juan Manzur.

El presidente encabezó el acto en medio de un contexto de suma violencia: un grupo de manifestantes intentó ingresar a la Plaza de Independencia de Tucumán, donde se realizó el acto, y si bien lograron superar las vallas, se enfrentaron con el personal de Infantería, de Grupo CERO y de otras áreas de la Policía de la Provincia que lograron rechazar el avance de este grupo a base de forcejeos y golpes.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!