Secciones
100 años de su natalicio

"Estar unidos hace todo mucho más fácil": Alberto Fernández cerró el acto del PJ en homenaje a Antonio Cafiero

El Presidente fue el encargado de terminar el encuentro en homenaje al exgobernador bonaerense bonaerense, y darle un empuje electoral al encuentro pejotista.

El acto que realizó el Partido Justicialista (PJ) ayer a la noche en homenaje al natalicio 100 de su caudillo Antonio Cafiero, estuvo plagado de momentos felices para la militancia y las figuras del peronismo que se acercaron al Teatro ND a celebrarlo.

Desde la presencia del actor Víctor Laplace y sus videos personificando a Juan Domingo Perón "para las futuras generaciones que no lo conocieron", hasta los tangos que cantó Adriana "la Gata" Varela, como lo hacía en sus festejos de cumpleaños, la síntesis de quién fue Cafiero, fue efectiva y llena de historias y anécdotas.

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La alumna de Roberto "el polaco" Goyeneche protagonizó uno de los momentos más descontracturados de la velada, cuando le pidió al recién llegado presidente Alberto Fernández que adivine el segundo tema con el que cerró su show. "Soy rockero", le contestó el mandatario. "Yo soy más rockera que usted, pero canto tango porque es el pasaporte a viajar y para ganar en euros", retrucó entre la risa generalizada.

Uno de los que más emocionó al público fue el amigo personal de Cafiero, el sindicalista Lorenzo Pepe, quien ejerció como diputado nacional desde 1983 hasta 2003. Él se encargó de reivindicar la figura del líder como alguien vivo, "porque para nosotros Perón y Eva no murieron".

Pepe se posicionó respecto al atentado que sufrió Cristina Fernández de Kirchner el 1° de septiembre frente a su departamento en el barrio porteño de Recoleta.

"Le pregunté al Cafiero vivo, con el que sueño: ¿Qué hubieras hecho Antonio frente a la enormidad que ese sicario brasileño casi produce sobre la sociedad argentina? 'Hubiera corrido rápidamente a ponerme al lado de Cristina'. ¡Ese era Cafiero!", vitoreó.

 

También subió a participar del homenaje el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, quien durante sus palabras aseguró que existe una línea que se mantiene desde que la renovación peronista se hizo cargo de la provincia que gobierna. "Hoy continuamos las políticas de Cafiero", declaró ante los aplausos del auditorio.

"Yo lo recuerdo en aquel levantamiento carapintada, cuando sin necesidad de invitación, y con absoluto compromiso con la democracia, en un momento aciago, se puso al lado de Raúl Alfonsín para mostrar que la democracia se defiende siempre, y con generosidad", disparó Kicillof, en un palo por elevación a la oposición actual que titubeó en la defensa de CFK.

 

Fernández, quien tuvo el "honor" de cerrar el acto, aprovechó la oportunidad para hacer un paralelismo entre las críticas que recibió Cafiero y las que se le hacen a él.

"A él también le recriminaban que no tenía carácter", expresó cerca de finalizar su intervención. Allí fue que enumeró las dificultades que atravesó su mandato, con la pandemia de COVID-19 y la deuda externa que heredó de la gestión macrista.

"Yo recuerdo que se animó a hacer lo que todos creían que no se podía hacer: romper el partido", disparó, en una referencia agazapada a la interna peronista actual. Aunque, fiel a su estilo confuso, no pasó mucho tiempo hasta que aseguró lo contrario: "Romper no es una buena salida, irse menos. La solución es enfrentar los debates sin miedo, escuchar a la gente sin miedo y estar unidos, porque quebrados solo podemos perder".

"Yo no quiero ni la valentía de los prepotentes ni el coraje de los mercenarios. No quiero ser eso. Quiero seguir dialogando y construyendo", dijo Fernández. Y agregó: "Nosotros nos pusimos de pie en un momento donde la humanidad vivía la peor tragedia. Enfrentamos la pandemia, trajimos las vacunas que los argentinos necesitaban. Levantamos hospitales, salvamos muchas vidas y lamento cada vida que se perdió. Mientras fuimos capaces de resolver el problema de la deuda con el FMI. Y cuidamos el federalismo. Seguimos ampliando derechos".

Y completó: "No dije que yo pude, porque Antonio me enseñó que la política es un hecho colectivo. Esto lo hicimos con Cristina (Fernández de Kirchner), con Sergio (Massa) y cada uno de los argentinos. Estar unidos hace todo más fácil".

También llamó a los peronistas a "estar unidos porque quebrados solo podemos perder". Y agregó: "Tenemos que seguir dialogando y construyendo porque estar unidos hace todo más fácil". Enseguida declaró: "Lo que pasó con Cristina no puede pasar nunca más en Argentina. No es posible que la violencia vuelva a instalarse entre nosotros. No es posible que el discurso se radicalice de tal modo que solo sea posible hacer política descalificando al que está en frente. Eso nunca lo hicimos los peronistas ni lo vamos a hacer".

También hizo una referencia a la posición histórica que Cafiero tuvo ante el FMI, y con la que convenció a Perón de no participar como país porque "iba a restar soberanía". Casi como desconociendo que durante su mandato también hubo que agachar la cabeza ante el organismo internacional. "Hoy que lo padecemos sabemos cuánta razón tenía Antonio. Cuánta soberanía se cede cuando uno se convierte en deudor del FM. Cafiero fue alguien muy importante que marcó a fuego a todos".

 

Si bien el Presidente se encargó del cierre político, en términos ceremoniales fue Carlos Pascual Tula, el famoso hombre bombo del peronismo, quien se paró solito en el escenario donde Federica País había presentado a todos, para cantar y agitar la marcha peronista para las primeras filas cargadas de figuras de peso, como el expresidente Eduardo Duhalde, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, el premio nóbel de la paz, Adolfo Pérez Esquivel, y los dirigentes de la CGT Hugo Moyano y Rodolfo Daer.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!