Secciones
Política

Estilo Bolsonaro: Mauricio Macri dijo que el coronavirus es "una gripe un poco más grave"

Además, aseguró que se vacunó en Estados Unidos para "liberar" una dosis en nuestro país.

"Gripezinha". En marzo de 2020, cuando la pandemia de COVID-19 azotaba al mundo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que el virus era una "gripecita". El tiempo le demostró lo equivocado que estaba. A él y a todo el planeta. Pero hay alguien que no comprendió. Ese es el expresidente Mauricio Macri, que señaló que el coronavirus es una "gripe, un poco más grave" y no es un tema por lo que" uno tiene que estar sin dormir".

"Dije que no me iba a vacunar hasta que lo hiciera el último de los argentinos que necesitase la vacuna y lo cumplí: yo no viajé para vacunarme, viajé por una conferencia", aseguró, además sobre su vacunación en Estados Unidos, en una entrevista con el Sol de Mendoza. "Me entero de que en una farmacia a dos cuadras estaban vacunando. Pagué y me vacuné".

En el mismo sentido, añadió que ya que no puede "comprar millones de vacunas" porque no es presidente hizo "una contribución" vacunándose.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Mi vacuna ya no hace falta, yo ya me vacuné. Cumplí, no usé una vacuna de las que entraron a la Argentina, y no la hubiese usado. Lo que dije es: 'En vez de esperar que está por llegar a mi turno, voy a aprovechar y me vacuno acá así libero una vacuna'. Lo hice como una contribución", aseguró. 

Macri también sostuvo que si le hubiera tocado ser presidente durante la pandemia habría "comprado todas las vacunas que había disponibles" ya que "un día de país cerrado cuesta miles de millones de pesos o más de cien millones de dólares".

Al mismo tiempo, expresó que "la pandemia es una desgracia, pero la cuarentena, los abusos de autoridad y el cercenamiento de las libertades solamente trajeron más problemas". 

En ese sentido, elogió al gobernador mendocino Rodolfo Suárez por no seguir "la línea que marcó el Presidente" y manejarse "con libertad para que los mendocinos pudiesen sobrevivir a esta desgracia". Aunque obvió que esa provincia debió adherir a las medidas sanitarias dictadas por el Gobierno Nacional por la suba en los contagios y el riesgo de colapso sanitario. 

Cambiando de tema, aseguró que no se arrepentía de revelar que durante su presidencia dejaba de trabajar a las siete de la tarde para ver Netflix.

"Creo que el equilibrio emocional de un presidente es fundamental. Un político que trabaja desde las 7 de la mañana hasta las 7 u 8 de la noche, hizo su máximo esfuerzo y llega un momento el que debe volver a su equilibrio. Y para eso están los afectos. Tiene que estar con su familia, aislarse del tema. No puede seguir enganchado todo el día, porque si no en equis cantidad horas o en equis cantidad días, va a empezar a tomar decisiones equivocadas", explicó. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!