Secciones
Política

"¡Esto no es un feudo!": la interna de Manzur en La Rosada y el fracaso en Estados Unidos

El desembarco del jefe de Gabinete generó más caos que orden en el Gobierno. Las críticas internas y la insólita guerra por los "despachos" en Balcarce.

El desembarco de Juan Manzur en la Jefatura de Gabinete generó un fuerte impacto puertas adentro y afuera del Gobierno. Los manejos del gobernador licenciado de Tucumán no hicieron más que tensar los vínculos entre las distintas patas articuladoras del Frente de Todos. De la apuesta fallida en Estados Unidos, a la guerra por el "monopolio" de la liga de los gobernadores.

"No estás más en Tucumán, esto no es un feudo", le espetó uno de los principales asesores de Alberto Fernández al reemplazante de Santiago Cafiero, sólo días después del recambio de gabinete. ¿Qué le espetan desde el Ejecutivo? "No hay un norte. No tomó las riendas de la campaña. Nadie sabe hacia dónde va el Gobierno. No acomodó, todo lo contrario", reconocen por estas horas -aunque todavía en voz baja- por los pasillos de Balcarce.

Una de las primeras cocardas que el licenciado gobernador buscaba obtener para marcar su gestión fue el viaje a Estados Unidos. Por fuera de las críticas que recibió por utilizar el avión sanitario de su provincia para sumarse a la comitiva encabezada por Martín Guzmán en Nueva York, desde la cartera de Hacienda reconocieron que fue un "fracaso absoluto" su participación en la reunión que tuvo lugar en la sede del Consulado argentino en la Gran Manzana.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Ese día subió el riesgo país. Los empresarios e inversores, que supuestamente los tenía en un bolsillo, le cortaron el rostro. El planteo que le hicieron en la reunión fue: 'Muestren un plan. Antes sabíamos hacia dónde iba la Argentina, ahora ya no'", le espetan.

El diálogo monopólico con los gobernadores es otra de las decisiones que tomó Manzur y que ya genera críticas abiertas en el Gobierno. El primero en darle batalla directa fue Eduardo "Wado" De Pedro, quien desde que asumió como Ministro del Interior fue el encargado de coordinar la relación con los gobernadores provinciales. Pese a que el jefe de Gabinete esperaba quedarse con el proyecto de "capitales alternativas", el hombre de Cristina Fernández de Kirchner en La Rosada le ganó esa pulseada. 

El programa establece que todo el gabinete, o buena parte del mismo, viajen una vez al mes a trabajar en alguna capital provincial para avanzar en la federalización del Gobierno. Sin embargo, en el último encuentro que tuvo lugar en Chubut, Manzur brilló por su ausencia y fue "Wado" quien coordinó la visita. Pero el vueltito no tardó en llegar y el jefe de Gabinete respondió con un raid hiperactivo de reuniones unilaterales con gobernadores.

Sólo en los últimos tres días mantuvo encuentros con Gustavo Bordet (Entre Ríos), Ricardo Quintela (La Rioja), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Raúl Jalil (Catamarca), Gustavo Valdés (Corrientes), Mariano Arcioni (Chubut), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Gerardo Morales (Jujuy). ¿Hubo respuesta de "Wado"? La llegada de Gabriela Cerruti como portavoz del Gobierno le quitó el rol de vocería a Manzur. Y hay quienes dicen que De Pedro fue uno de los principales defensores de que se avance en ese sentido.

El manejo de la comunicación es otro de los puntos que alarman al Ejecutivo. "El planteo era que comunicábamos mal, ¿qué está pasando ahora?", se preguntan con ironía por la Casa Rosada, sede de una insólita guerra por las "oficinas" que incomodó de forma innecesaria a quienes ya trabajaban en el lugar por el modo intempestivo en el que fueron desalojados de sus lugares. "En el medio de lo que está pasando, ¿la urgencia es quién tiene la oficina más grande?", se preguntan.

Una de las ministras más desautorizadas por el nuevo jefe de Gabinete fue Carla Vizzotti, a quien le intervinieron el equipo de comunicación y le bajaron el perfil de forma abrupta. Hasta ahora, la Ministra de Salud se había ganado ser la voz autorizada para centralizar la comunicación sanitaria de la pandemia de Covid-19, lugar que incluso le procuró pelear sin éxito Ginés González García. Al parecer, los celos que el ex saliente ministro tenía por la imagen positiva de su por entonces secretaria de Acceso a la Salud se reinstalaron con la llegada de Manzur, quien además decretó el "fin de la pandemia" y desoyó en más de una oportunidad las recomendaciones sanitarias de Vizzotti

Otro de los cuestionamientos internos que pesan por estas horas sobre el jefe de Gabinete es la falta de apoyo al flamante secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, quien desembarcó en reemplazo de Paula Español con la misión de controlar los precios. "Lo dejó solo librando la batalla del congelamiento", le critican, al tiempo que señalan que, tal vez, su baja participación responde a que se trata de un proyecto impulsado por Axel Kicillof y que cuenta con la banca directa de la vicepresidenta.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!