Secciones
Política

La educación no cambia al mundo: cambia a las personas que van a cambiar el mundo

La necesidad de mantener niveles altos de inversión en Educación para generar la movilidad social.

Educarse forma parte de un proyecto de vida que requiere años de inversión, esfuerzos y recursos. Pero al final del camino hay recompensa. Y es, en parte por esa recompensa futura, que los argentinos hemos aprendido que vale la pena el esfuerzo presente

Tomás Bulat solía decir que: “Cuando se nace pobre, estudiar es el mayor acto de rebeldía contra el sistema, porque el saber rompe las cadenas de la esclavitud”, y no se equivocaba.

Pero sostener la premisa de Bulat y no hacer nada para lograr que su afirmación sea objetiva, es una farsa. Desde la sanción de la ley 1420, impulsada por Sarmiento y sancionada en 1884, la educación ha demostrado ser la mayor herramienta de movilidad social, pero ¿qué estamos haciendo para que todos puedan acceder a esa herramienta?.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Soy hijo y producto de la educación pública. Primero como alumno y militante, y luego como  docente y Vice Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. No elegí ser parte del sistema educativo para adaptarme a él, sino para transformarlo.

Tenemos un Sistema Universitario Nacional federal y de vanguardia, con Universidades que ranquean a nivel internacional. La UBA ocupa el puesto 66º entre las mejores Universidades del mundo, según el último índice del QS World University, y se posiciona como la mejor Universidad de Latinoamérica. Estamos haciendo las cosas bien y, en el camino, transformamos positivamente la vida de miles de jóvenes, pero no alcanza. Debemos garantizar que la educación, reconocida en la ley 26.206 como “un bien público y un derecho personal y social, garantizados por el Estado”, sea una herramienta al alcance de todos y no solo de los sectores más privilegiados de la sociedad.

Cuando una familia invierte en la educación de sus hijos está invirtiendo en el futuro de la Nación. La falacia de la Educación Gratuita queda al descubierto cuando vemos la inversión necesaria para que niños y jovenes permanezcan en cualquiera de los niveles educativos. Gastos en transporte, viandas, libros, materiales escolares, clases particulares para reforzar contenidos, y una larga lista de etcéteras. 

La brecha educativa y las inequidades entre los sectores más privilegiados de la sociedad y aquellos que menos tienen no para de crecer en todos los niveles educativos y, en estos tiempos de pandemia, ha catalizado cuestiones estructurales que tenemos la obligación de resolver. Por todo esto es que he decidido presentar en el Congreso de la Nación un proyecto de ley para que todas las erogaciones relacionadas con la educación sean deducibles del impuesto a las ganancias.

Espero, con este proyecto, cambiar la idea que tenemos sobre la Educación. Porque ningún ser humano debe ver afectada su posibilidad de estudiar o perfeccionarse en ningún momento. Porque la Educación en ningún caso es un gasto, sino una inversión a futuro.

Emiliano Yacobitti
Diputado Nacional UCR CABA

Temas

  • Educación
  • Educación pública
  • Emiliano Yacobitti
  • Opinión

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios