Secciones
Política

La interna que generó la carta de Alberto y el boleto picado de Berni: le pedirían la renuncia post elecciones

La situación en Cuesta del Ternero, en Río Negro, marca el final definitivo de la relación entre el Frente de Todos y el ministro de Seguridad bonaerense.

“Desde el primer día en el cargo el gobernador Kicillof tiene a disposición mi renuncia”. La frase es de Sergio Berni, el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires. Y aunque la lanzó hace cuatro meses, esta vez parece que se la aceptarán. Las declaraciones públicas y los encontronazos con las figuras más fuertes del Frente de Todos determinaron que, en breve, habrá otro nombre a cargo de la Seguridad de la provincia.

 

¿Qué pasó en las últimas horas? Aunque desde el Gobierno Nacional nunca quisieron a Berni (solo hay que recordar las declaraciones públicas contra la ex ministra de Seguridad de la Nación, Sabrina Frederic), ahora es el gobernador Axel Kicillof quien le soltó la mano. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Esa decisión está íntimamente vinculada a las declaraciones que el ministro de Seguridad realizó sobre la situación que se vive en Río Negro. Un breve repaso de los hechos: El conflicto comenzó el  18 de septiembre, en Cuesta del Ternero, cuando un grupo de personas, que se identificaron como miembros de la comunidad Lof QuemQuemtreu, tomaron un sector de un campo explotado por Rolando Rocco.

 

Por la toma de los mapuches, cuatro hombres y dos mujeres de la comunidad fueron arrestados, acusados del delito de usurpación y luego liberados. En ese momento, la policía cortó la ruta provincial 6, entre El Maitén y Cuesta del Ternero. Los hechos recordaron a lo que sucedió durante la represión de noviembre de 2017 contra la lof Lafken Winkul Mapu de Villa Mascardi, en la que tropas de Prefectura dispararon a la muchedumbre, matando a Rafael Nahuel e hiriendo a otras dos personas.

 

Por la situación, la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, denunció a los mapuches en la Justicia Federal por “terrorismo”. Además le reclamó al presidente Alberto Fernández que envíe tropas de las fuerzas para resolver cualquier tipo de enfrentamiento en Cuesta del Ternero. 

 

“En el marco del tercer ataque incendiario que sufrió la ciudad de El Bolsón por parte de la organización Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). "Hemos solicitado, yo personalmente me dirigí al presidente Alberto Fernández, la intervención de las fuerzas federales que están presentes de manera permanente en la región", dijo la gobernadora. 

Fue entonces que, a través de una carta, Fernández le respondió la mandataria provincial que el Gobierno Nacional no enviaría a las fuerzas. El presidente le advirtió: “Es la propia Ley 24.059 de Seguridad Interior la que define que, las fuerzas federales y provinciales actuarán en conjunto, cuando se encuentren empeñados en el restablecimiento de la seguridad interior. No es este el caso ni mucho menos".

 

Por su parte, Aníbal Fernández, el ministro de Seguridad de la Nación, explicó: “El tema de los pueblos originarios lo tiene que ir resolviendo cada una de las provincias de la mejor manera. No es un problema de trasnochados argentinos que no encuentran la forma de salir, sino que se ve con claridad en lo que ha pasado en el mundo respecto de cómo resolver el tema”.

Y completó: “Esa es la visión que uno tiene y yo no amparo ningún tipo de gesto. Por eso puse un tuit que dice que estos lugares incendiados no se pueden considerar como la búsqueda de reivindicación de un derecho. Es un delito”.


¿Qué dijo Berni en ese contexto? Contradijo al presidente y al ministro de Seguridad de la Nación. Esta mañana, en una entrevista con radio Del Plata, el ministro dijo: “Acá se discute si es una acción vandálica o terrorismo. Cuando el bien vulnerado que se ha atacado es la vida, hablamos de homicidios. Cuando el bien vulnerado es la libertad, hablamos de secuestro. Y cuando el bien tutelado es la paz social, hablamos de terrorismo; no hay que siquiera que dudarlo”.

Sin dudas, esas declaraciones marcaron una división entre él y el resto de la fuerza política que integra. Especialmente, en el kirchnerismo, donde siempre recibió apoyo, ahora no hay ni silencio. De hecho, desde el núcleo duro explicaron: "Es mentira que Kicillof lo respalda a Berni, hasta Cristina le soltó la mano después de la pelea en la que casi se va a las manos con Máximo".

 

También criticaron la actitud del funcionario bonaerense que acusó de “terrorismo” a una comunidad de pueblos originarios. “Berni sale a hablar públicamente en contra de una postura su propio espacio: desde el kirchnerismo defienden que los mapuches tengan acceso a las tierras”, explicó otra fuente. 

 

 

Otro punto en contra de Berni es que Juntos por el Cambio aprovechó estas diferencias internas del Gobierno, pero que ya se hicieron públicas, para pegar donde más duele: en la gestión de la seguridad en el Conurbano Bonaerense. En los últimos días, varios asesinatos y diversos hechos delictivos ocuparon las noticias en los medios nacionales. 

En ese punto, a las críticas de Patricia Bullrich, presidenta del PRO y ex ministra de Seguridad durante el gobierno de Mauricio Macri, se le sumó la ex gobernadora de la provincia y ahora candidata a diputada por la Ciudad, María Eugenia Vidal, quien tiró un palo al oficialismo: “Cuando gobernamos en la Nación, en la Provincia y en la Ciudad hubo menos muertes por inseguridad”.


En medio de la campaña electoral y luego de lo que significó la derrota en casi todo el país, desde el Frente de Todos están cansados de las movidas públicas de Berni. “Molesta mucho la actitud que tomó Berni. Juega para la tribuna mientras desde Juntos por el Cambio le reclaman más seguridad. Debería ocuparse de hacer su trabajo y punto”, aseguran desde el oficialismo. Para colmo, Diego Santilli, el candidato a diputado de Juntos por el Cambio, lo llenó de elogios en un recorrida con Bullrich.

 

Para la mayor parte del Frente de Todos ya quedó claro desde 2020, en la etapa más dura de la pandemia de coronavirus, que Berni tiene como objetivo ser candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires. Por algo, sus entrevistas en diversos medios y sus declaraciones de alto impacto, con críticas al Gobierno incluidas. 

De la misma manera, desde su mínimo entorno dejan entrever diversas internas que él agita. Por ejemplo, la semana pasada, el diario Clarín publicó que el ministro había dicho:  "Hasta acá llegué. El Frente de Todos es un cachivache. Lo dije antes de las PASO y ahora ya todos lo saben: me voy. No quiero saber más nada. No voy a participar más de un lugar que se parece más a un cabaret que a un espacio político comprometido para mejorarle al vida a la gente. El día después de las elecciones, que no cuenten conmigo en el Frente de Todos". Al ser consultado sobre esa supuesta frase, el ministro eligió el silencio. 

 

En el medio de eso, el supuesto encontronazo con Máximo Kirchner, el diputado y líder de La Cámpora, y las diferencias con Martín Insaurralde, el flamante jefe de Gabinete de Kicillof, cobraron cada vez más fuerza. En ese contexto, Berni declaró: “Es imposible generar planes de seguridad por fuera de un marco de contención social. Sobre mi renuncia, después de las elecciones vamos a hablar. Yo he sido muy crítico de este gobierno prácticamente desde su inicio pero soy una persona que, para la política, tengo el peor de todos los defectos que es la lealtad, por lo tanto mi única ocupación de aquí al 18 de noviembre, por fuera de nuestra responsabilidad como ministro de seguridad, políticamente es trabajar para que el Frente de todos pueda revertir la situación”.

Los enemigos internos de Berni se guardan un as bajo la manga. Para ellos el apoyo a Cristina Castro, madre del joven Facundo Astudillo Castro, quien fue encontrado en un cangrejal de General Cerri, en Bahía Blanca, es fundamental. El joven estuvo desaparecido durante tres meses, luego de cruzarse con un grupo de Policías de la Bonaerense cuando viajaba a visitar a su novia, en medio de la etapa más dura de la cuarentena por el coronavirus. 

 

Tras la autopsia, se supo que murió por “asfixia por sumersión” y cuatro policías están bajo la mira de la Justicia. La mamá de Facundo está convencida de que agentes de la Policía bonaerense mataron a su hijo y que Berni, por acción o por omisión, los protege. Ese caso podría marcar el final de su carrera política. Por ahora, ya está prácticamente afuera del gobierno de Kicillof. 

En tanto, dentro del Frente de Todos, la carta del presidente a la gobernadora de Río Negro también sumó críticas. Desde la Casa Rosada cuenta: “Por su lado, Arabela es pro Benetton. No tiene la capacidad de resolver nada. No puede hacer como en Neuquén, que les entregaron tierras y se terminó el conflicto”. 

 

Y completan la publicación de esa misiva es un “grave error de comunicación” y dejaron entrever que la decisión estuvo a cargo del flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur. “Por el otro, sobre la carta de Alberto hay muchas críticas internas. ¿Era necesario hacer eso? No. Si manda a Gendarmería, deja en claro que la gobernadora no mueve un dedo para resolver el conflicto. Una pésima jugada política y, sobre todo, comunicacional”, finalizaron. 
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!