Secciones
Política

La lujosa mansión de Macri en San Isidro: con pileta climatizada y vista al río por la que paga 10 mil dólares mensuales

El ex presidente se mudó a una enorme casona de 1.200 metros cuadrados, con pileta y un enorme jardín con adornos en mármol.

En medio de la causa sobre presunto espionaje ilegal a dirigentes políticos durante su gobierno, Mauricio Macri pasa sus días junto a su mujer, Juliana Awada, y la pequeña Antonia en una muy elegante mansión ubicada en Acasusso, San Isidro, a sólo 20 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El ex presidente se mudó hace pocos días y ahora sólo usa la quinta Los Abrojos para descansar durante los fines de semana.

La casona de 1.200 metros cuadrados, tiene pileta y un jardín enorme con adornos en mármol. Allí, el ex mandatario logra la tranquilidad que tanto necesita en medio de las causas por espionaje ilegal en su contra y comienza elaborar lo que será su regreso a la arena política.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El ex presidente alquila el inmenso inmueble en Acasusso y a pesar de que sostiene que “no es tanto” el alquiler mensual, lo cierto es que para el resto de los mortales es una suma difícil de alcanzar: la mansión de 1.200 metros, con una cochera con capacidad para cuatro autos y tan solo ocho años de antigüedad, le cuesta 10 mil dólares por mes al ex mandatario.

Lo cierto es que al igual que en la Casa de Gobierno y la residencia presidencial de Olivos, las cuales abandonó cuando tuvo que dejarle el mandato lógicamente al actual presidente Alberto Fernández, la casona de Acasusso le brinda completa tranquilidad a Macri, lejos de las preguntas incómodas y el acoso de los medios en uno de los momentos más difíciles de su carrera política.

La mansión, como ya dijimos, tiene 1.200 metros cuadrados, de los cuales 620 metros están cubiertos. Tiene una zona de acceso amplia, parquizada y con pequeña fuente incluida, y ya en la casona, un hall de entrada con pisos de mármol Travertino con detalles –o tozetos– de mármol Portoro. Al estilo quinta, tiene un inmenso jardín con la posibilidad de tener su propia huerta.

El living es amplio, con vista al jardín y, más lejos, al Río de la Plata. Cuenta con varias chimeneas y pisos de roble de Eslavonia, inclusive en el comedor. Por su parte, la cocina cuenta con el acceso a un patio más íntimo y con una antesala al jardín, que tiene una galería minimalista adornada con cuatro columnas. A su vez, la escalera que conecta los dos pisos es de piedra Paris y hierro forjado.

Ya en el segundo piso se encuentran las innumerables habitaciones, pero la principal tiene amplio vestidor, una sala de baño con diseño especial a los otros cuartos, y sobre todo salida a un inmenso balcón aterrazado con la mejor vista de todas al jardín, piscina y el río. 

En el segundo piso, además, se ubica un enorme y luminoso playroom, con chimenea y también vista al río. Y como detalle, un dormitorio adicional en suite para huéspedes. Más abajo, en el sótano, están la despensa, el elegante lavadero, dos dependencias en suite, y una cava.

Llena de árboles y un escenario muy natural, la piscina climatizada suele ser uno de los puntos más elegidos por el ex presidente. Por la ubicación de la misma respecto de la casa, se dispuso un vestuario revestido –o disimulado– con cañas. 

A través de su cuenta de Instagram, Awada compartió algunas postales de lo que es su nuevo hogar, luego de pasar por la Quinta de Olivos, por Los Abrojo sy decidir no volver a vivir a vivir en el cuarto piso frente a Plaza Alemania.

“Uno de mis rincones favoritos”, publicó, en uno de sus tantos posteos, exhibiendo parte de su dormitorio, el balcón y, por qué no, sus costosas carteras.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!