Secciones
Política

La olla a presión del Conurbano: el plan de testeos que Olivos le pidió a Kicillof y las diferencias con los barrios vulnerables de la Ciudad

En Olivos hay preocupación por la forma en la la provincia de Buenos Aires lleva adelante las campañas de testeos en las villas del conurbano.

Por Gonzalo Prado

La situación en la provincia de Buenos Aires por la pandemia del coronavirus (Covid-19) comenzó a generar una fuerte preocupación cerca del presidente Alberto Fernández, sobre todo por la poca cantidad de testeos que se vienen realizando. Sin ir más lejos, el último número que se tiene disponible de toda la provincia que gobierna Axel Kicillof corresponde al 16 de mayo y señala que se hicieron 520 análisis. 

El día anterior, la cifra estaba en 737; mientras que el 14 se realizaron 821 y el 13 otros 588. Para que se entienda el número, tan sólo en la Ciudad se hicieron en los barrios de emergencia más análisis que en todo el territorio bonaerense. No obstante ello la capacidad, según afirmaron desde la cartera de Salud provincial que conduce Daniel Gollán, estaría cerca de 2.000 testeos diarios. 

Lee más | Drama en la Villa 31: con 913 casos confirmados, vecinos reclaman más asistencia y la Ciudad asegura que ya hay agua

“El problema está a quién se testea”, le dijo a BigBang un jefe comunal del Frente de Todos. Una de las cuestiones que vieron en los últimos días las autoridades sanitarias -y que despertaron algunas alertas tanto en Olivos como en Uspallata-, fueron los reclamos de organizaciones sociales sobre la falta de testeo no sólo dentro de los barrios de emergencia, sino también a los pacientes asintomáticos en todo el territorio provincial.

El dato no es menor, si se tiene en cuenta que el Ministerio de Salud de la Nación amplió el concepto de "caso sospechoso" después del testeo que se realizó en el Centro de Inclusión Social para población en situación de calle del barrio porteño de Retiro. En el mismo, 79 de las 92 personas que cumplían allí la cuarentena dieron positivo, pero sólo una de ellas tenía síntomas.

La situación estructural en la villas de emergencia de la provincia -y en el Conurbano en especial- difiere de las que están ubicadas en la Ciudad. Si bien hay mayor cantidad en territorio bonaerense, la densidad poblacional por metro cuadrado de los barrios vulnerables porteños es superior. 

Tampoco hay falta de reactivos, ya que en Buenos Aires la capacidad máxima (por ahora) es de 2.000 por día. Sin embargo, el promedio diario que tienen las autoridades ni siquiera se acerca a la mitad de la capacidad.

Distribución geográfica de los barrios populares

  • De acuerdo al ministerio de Desarrollo Social, hay cuatro mil barrios de emergencia en el país.
  • 1.656 se encuentran en la provincia y de esa cifra 952 se encuentran en el Conurbano.

“El problema está en que tampoco se va activamente puerta a puerta. No en todos lados la penetración del mensaje es la misma”, agregó otro intendente peronista, quien directamente llevó sus preocupaciones hasta Olivos. Cabe destacar que la Provincia recién la semana pasada empezó a dar a conocer sus cifras de contagios y cantidad de testeos después de ser la única jurisdicción en no hacerlo. Todavía tampoco se desglosa el número municipio por municipio.

La rosca política detrás de la problemática en los barrios vulnerables

Los paralelismos con la situación en las villas porteñas no se acaban en que los positivos comenzaron a aparecer con los testeos. En el municipio de Quilmes se encuentra una de las villas más grandes del país, la Itatí, en dónde desde que comenzó la pandemia hay problemas con el suministro de agua, tal y como sucedió en el Barrio 31. Vecinos de ese asentamiento denunciaron que los problemas se intensificaron y hace tres días que directamente están sin agua. El propio Kicillof admitió esa situación ayer por la noche durante una entrevista con el canal A24.

“Con la 31 hay un tema especial de fijación. La situación por ejemplo en la 1-11-14 es peor, pero está instalada como 'el barrio de emergencia' por la ubicación que tiene”, sostuvo una alta fuente de la Ciudad, que no podía dejar de mostrar su enojo por las declaraciones del gobernador y de algunos intendentes del conurbano contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y las medidas que decidió tomar para empezar a flexibilizar la cuarentena. “Están haciendo esto para poder culpar a la Ciudad en caso de que suban los casos en el Conurbano”, razonó uno de los dirigentes que dialogó con Rodríguez Larreta en estos días.


El propio alcalde porteño, después de todo un fin de semana en el que diferentes colaboradores le remarcaron la estrategia que tomó Kicillof y otros dirigentes del oficialismo bonaerense, mantuvo un encuentro con algunos de los principales referentes de Cambiemos. Ellos tuvieron la misma impresión. Del encuentro, Rodríguez Larreta salió convencido de que el mandatario bonaerense comenzará a aplicar la “fórmula Néstor Kirchner” de atacar en público y "contener" en privado.

“Del Presidente lo puede llegar a aceptar para no chocar, de un par no lo veo posible”, agregó uno de los colaboradores más cercanos al alcalde porteño. El enojo con el gobernador bonaerense es incluso mayor luego de toda la colaboración que hubo entre ambos ejecutivos en cuestiones de contención social; sobre todo después de la polémica por las compras de alimentos del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que, según confirmaron fuentes nacionales, hicieron que en muchos lugares no se pueda cubrir la cantidad de raciones necesarias. Algo en lo que, para que el faltante no sea mayor, se solucionó con las autoridades de la Ciudad y la Provincia haciéndose cargo de lo que se necesitaba.

No por nada, el propio Kicillof mantuvo un encuentro con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para poner en marcha el mega operativo de testeo en el Conurbano. El encuentro coincidió también con el tuit del ministro de Salud provincial, Daniel Gollán, en donde apuntó directamente a la Ciudad.

Esa declaración no cayó del todo bien en Olivos, en donde tienen otro panorama sobre lo que sucede en la provincia de Buenos Aires. “En el Conurbano bonarense las villas tienen algo diferente, que son más extendidas, más pobres, pero con más distancia entre personas y construcciones. Yo creo que la provincia se va a empezar a notar el aumento. Tienen que ir puerta a puerta a testear. Si no hay datos es porque no se testea”, sostuvo el infectólogo y miembro del equipo de asesores del Presidente, Eduardo López.

Lee más | Padre de cinco hijos y fanático de River: quién era Víctor Giracoy, el militante social de la Villa 31 que murió por coronavirus

Un dato no menor es que luego de las primeras quejas por la flexibilidad en la Ciudad, Alberto Fernández invitó a Rodríguez Larreta a Olivos para mostrarle el kit rápido de testeo desarrollado por los científicos del Conicet. Es que la tasa de letalidad (cantidad de contagios sobre víctimas fatales) en la Provincia es algo que empieza a preocupar a las autoridades. Con las últimas cifras esta se ubica en 5,8% en territorio bonaerense contra 3,8% en la Ciudad.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Temas

  • Coronavirus
  • villas
  • Conurbano bonaerense
  • Axel Kicillof

Comentarios

En Olivos hay preocupación por la forma en la la provincia de Buenos Aires lleva adelante las campañas de testeos en las villas del conurbano.